publicidad
.

El Gobernador Schwarzenegger vetó el plan presupuestario demócrata logo-...

El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes presupuestarios para luchar contra el déficit del estado.

El Gobernador Schwarzenegger vetó el plan presupuestario demócrata

El Gobernador Schwarzenegger vetó el plan presupuestario demócrata

El gobernador Arnold Schwarzenegger rechazó una última propuesta demócrata a menos de dos días de que el estado use pagarés para cubrir salarios.

El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes pres...
El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes presupuestarios para luchar contra el déficit del estado.

Peligran las finanzas del estado

SACRAMENTO, California - El año fiscal 2009-2010 comenzó el miércoles 1ro de junio sin que se llegara a un acuerdo entre la legislatura estatal y el gobernador Arnold Schwarzenegger sobre cómo cerrar el multimillonario déficit que enfrenta California.

Durante la jornada del martes, senadores republicanos rechazaron tres propuestas demócratas que buscaban lidiar específicamente con la inmediata falta de efectivo en las reservas y evitar que el estado emitiera pagarés en vez de cheques de pago a partir de esta semana.

Las tres propuestas hubieran reservado dinero para cubrir estos gastos temporalmente con una reducción en el presupuesto escolar de este año fiscal y el aplazamiento de pagos a gobiernos locales.

publicidad

Las sesiones en ambas cámaras legislativas fueron demoradas por varias horas después de este rechazo; las juntas se extendieron hasta pasadas la medianoche, se informó.

Asimismo, la oficina del gobernador Schwarzenegger dijo que, aunque las medidas hubieran sido aprobadas, el mandatario las hubiera vetado, ya que no resuelven el déficit en su totalidad.

"El gobernador ha sido muy claro. No va a firmar ningún plan de gasto incompleto, o que trate de cerrar el déficit en fases, o que tenga impuestos", dijo Aaron McLear, portavoz del gobernador en Sacramento.

Lo que Schwarzenegger sí hizo fue delinear una lista de soluciones presupuestarias alternas para el liderazgo demócrata, las cuales abandonan planes para eliminar por completo programas como Healthy Families, la asistencia social, o las becas Cal Grant, para en vez reducir su elegibilidad y beneficios, mientras a la vez impone reformas, entre otras al sistema de pensiones de nuevos empleados estatales.

Específicamente, el plan contempla reformar las pensiones y reducir beneficios de salud para empleados contratados a partir del comienzo del año fiscal, o este miércoles, sin afectar esos mismos beneficios de empleados actuales.

La edad de jubilación aumentaría de 55 años a 60 años y aumenta el tiempo de servicio para recibir seguro médico de por vida de 10 años a 25 años, entre otras cosas.

Se estima que estas reformas ahorrarían al estado unos $2 mil millones de dólares tan sólo en su primer año, y, según McLear, no ataría a California en gastos futuros.

publicidad

Empleados estatales ya han sido afectados por los problemas fiscales de California, con una reducción en sus sueldos y la imposición de dos días sin pago al mes. Un tercer día sin pago también está siendo considerado por la Administración.

En total, el plan alterna del gobernador reduciría el presupuesto estatal en $14,900 millones de dólares, en comparación con los $16 mil millones de dólares que propuso en mayo.

Los líderes demócratas de ambos el Senado y la Asamblea se mostraron renuentes al nuevo plan y el senador Darrell Steinberg dijo que no era justo "presentar un plan de este género al último minuto".

Entretanto, la Comisión de Compensación de los Ciudadanos de California votó a favor de reducir beneficios para los 120 legisladores y altos funcionarios como el vicegobernador, contralor, secretario de Estado, tesorero y comisionado de Seguros partir del 1 de diciembre.

El voto de la comisión fue unánime, y reducirá la cantidad que reciben los legisladores por cada día de estancia en Sacramento en un 18 por ciento.

Actualmente, los legisladores reciben $173 dólares por cada día que estén en la capital. Asimismo, la comisión, la cual está compuesta por cinco miembros, aprobó la reducción del 18 por ciento en beneficios de salud, así como la mensualidad que reciben para el mantenimiento y operación de su vehículo, el cual también es proporcionado por el estado.

publicidad

Schwarzenegger culpó a los demócratas

Schwarzenegger vetó el lunes dos propuestas de presupuesto que le entregaron por separado las mayorías demócratas en el Senado y la Asamblea de Representantes de California.

Ambas iniciativas proponían reducir el presupuesto en $12 mil millones de dólares y dejaban a discreción del gobernador decidir una cantidad similar en aumentos de impuestos.

El gobernador declaró categórico que "no aprobaré ningún presupuesto que contenga aumentos de impuestos", y acusó a los demócratas de agotar el tiempo como medida de presión.

Sin embargo, la presidenta de la Cámara Baja, Karen Bass, expresó su sorpresa de que "el gobernador prefiera dejar sin liquidez al estado cuando puede solucionar a esta hora el problema si lo desea".

Kevin de León, un asambleísta demócrata dijo a Notimex que "lo que no es justo es que el gobernador juegue con las vidas de los más vulnerables porque no quiere aumentar impuestos a las compañías tabacaleras y a las petroleras".

Además de incrementar tributaciones a quienes ganan más de medio millón de dólares anuales en ingresos personales, elevar tenencias vehiculares e incrementar impuestos a la venta de cigarrillos.

Schwarzenegger dijo que aumentar impuestos a las empresas hará que se muden del estado cuando el desempleo alcanza el 11.5 por ciento.

publicidad

Otra legisladora latina, Norma Herrera, cuestionó si "entonces para el gobernador es preferible enviar a millones de californianos a la calle a pedir limosnas".

El plan del gobernador para aliviar el déficit de $24,300 millones de dólares implica dejar sin servicios de salud a unos 2 millones de niños.

Así como dejar sin ayuda a enfermos de Sida, de Alzheimer, a las madres solteras desempleadas, eliminar becas, reducir la ayuda médica a los californianos más pobres, liberar a decenas de miles de presos y concluir toda ayuda a unos 40 mil discapacitados.

Los legisladores demócratas son mayoría en ambas cámaras estatales pero carecen de autoridad para aprobar medidas diferentes a las que exige el gobernador porque necesitan unos seis votos republicanos para tener las dos terceras partes de votación que exige un protocolo.

Mientras que los republicanos insisten en rechazar cualquier presupuesto distinto al que demanda Schwarzenegger.

Debido al estancamiento, el contralor John Chiang dijo que comenzará a pagar ente miércoles y jueves con pagarés las reposiciones tributarias.

Así como las aportaciones financieras del estado a los gobiernos de los condados y las ciudades, las becas y algunos apoyos financieros sociales.

Tanto el gobernador como el contralor han dicho que será la peor crisis por escasez de liquidez en la historia de California.

Mientras tanto, el gobernador quedaría como violador de una ley que él mismo impulsó hace tres años.

publicidad

En 2006 Schwarzenegger impulsó una ley que aprobó el electorado en referendo con la idea de evitar que California volviera a retrasarse en aprobación de presupuesto. Esa ley exigía al gobernador firmar el presupuesto anual fiscal para el miércoles a primera hora.

El gobernador podría argumentar que el presupuesto fue aprobado en febrero pasado, pero de entonces a la fecha se generó un nuevo déficit multimillonario y al presentar su propuesta, el gobernador aceptó que el presupuesto requiere de aprobación.

Para cumplir con la ley, en teoría Schwarzenegger tendría que elegir entre las dos propuestas, ambas demócratas, que le fueron entregadas en los últimos días.

Al el gobernador no cumplir con firmar el presupuesto, cualquier ciudadano estadounidense residente en California puede demandar tanto a Schwarzenegger como a la legislatura estatal, según la misma ley.

El acalorado debate continúa

Las medidas demócratas rechazadas por legisladores republicanos, quienes se oponen a un aumento en ciertos impuestos, fueron calificadas en ambas sesiones de "simulacros".

Ante esto, el liderazgo demócrata optó por implementar algunas maniobras legales para eliminar el requisito del voto súper mayoritario necesario para aprobar cualquier plan de gasto, y así aprobar las propuestas antes del comienzo del año fiscal, este miércoles.

publicidad

"No tenemos más tiempo que perder en simulacros realizados un día antes de la fecha límite. Ya es hora de que el Legislativo me envíe un plan presupuestario que resuelva nuestro déficit sin impuestos", dijo Schwarzenegger.

Resolver el déficit sin impuestos, argumentan los demócratas, significa eliminar la cobertura médica para niños de familias de bajos ingresos, becas para estudiantes con necesidades económicas y programas de asistencia social.

"Tenemos poco tiempo para pasar un plan que evite que California se quede sin dinero. (Los demócratas) no vamos a reducir estos programas más. Estamos muy cerca, pero no podemos degollar programas que perjudicarían a los miembros de nuestras comunidades", dijo el senador Steinberg.

Las medidas contemplaban lidiar con el hoyo fiscal de más de $24 mil millones de dólares con más de $11 mil millones de dólares en recortes, ciertos pagos diferidos, y unos $2 mil millones de dólares en impuestos, incluidos los cigarrillos, producción de crudo y registro automotriz durante visitas a parques estatales.

Los demócratas cambiaron algunos requisitos legales para la aprobación de las propuestas en un intento por enviar un plan al gobernador que evitara una inmediata crisis monetaria en California, la cual podría resultar en la emisión de pagarés en vez de cheques de pago a programas, contratistas, y empleados.

publicidad

Sin embargo, los republicanos calificaron la maniobra de "ilegal".

"Tradicionalmente, cuando el partido de la minoría, en este caso los republicanos, obstaculizan al partido de la mayoría (los demócratas) de progresar en asuntos legislativos, los de la minoría comienzan a ser marginados, y eso es lo que está ocurriendo en este caso", dijo a EFE Tim Hodson, del Centro de Estudios de California de la Universidad Estatal de California en Sacramento (CSUS).

La Legislatura aprobó un plan de gasto el pasado mes de febrero, el cual incluía una serie de impuestos para generar ingresos. Sin embargo, estos impuestos fueron rechazados por los votantes. Asimismo, la caída de la economía mundial ha afectado al estado, así como el declive de ingresos por impuestos.

El debate en el Senado estatal este lunes se centró en las diferencias políticas de republicanos y demócratas sobre cómo cerrar el déficit.

El senador republicano Abel Maldonado pidió a sus colegas negociar, en vez de obstaculizar el proceso.

"En febrero, hice lo que los demócratas y el gobernador me pidieron, que fue aumentar impuestos, y lo hice para evitar que mi estado se fuera a la bancarrota. Ahora, les pido que no perdamos tiempo acusándonos unos a otros, que nos ofendamos. No quiero que se eliminen Healthy Families, o el programa Cal Grant. No quiero que se elimine la asistencia social. Estamos muy cerca de un acuerdo. Tenemos tiempo para resolver nuestras diferencias", dijo Maldonado, representante de Santa María.

publicidad

El contralor Chiang ha advertido que si California comienza el año fiscal sin un plan para cerrar el déficit, el estado no tendrá suficiente dinero en sus reservas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad