publicidad

El gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, hablo de su caso ante la prensa

El gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, hablo de su caso ante la prensa

En tanto, ayer un abogado del gobernador dijo a los legisladores estatales que las grabaciones telefónicas

No se dará por vencido

CHICAGO, Illinois - El gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, se defendió hoy ante acusaciones de corrupción.

En su primera declaración oficial desde que fue detenido la semana pasada, Blagojevich dijo que no ha "hecho nada malo", y que por lo tanto no renunciará a su cargo.

"Lucharé, lucharé, lucharé hasta tomar mi último suspiro", aseguró Blagojevich durante la rueda de prensa en el edificio federal Thompson Center en Chicago. "Y no voy a renunciar a mi trabajo, al cual fui elegido por la gente, a consecuencia de acusaciones falsas y una banda de linchadores", aseguró el gobernador.

Los fiscales han acusado a Blagojevich de tratar de vender al mejor postor la banca del Senado que dejó vacante el presidente electo Barack Obama.

El gobernador demócrata dijo que su intención es "responder a todas las acusaciones en un tribunal".

En tanto, ayer un abogado del gobernador dijo a los legisladores estatales que las grabaciones telefónicas sobre las que pesan las denuncias contra su cliente fueron obtenidas ilegalmente y no deberían ser utilizadas en su juicio político.

Blagojevich fue arrestado por agentes del FBI la semana pasada, acusado de conspirar para vender el escaño al Senado que dejó vacante el presidente electo Barack Obama. Las conversaciones grabadas son cruciales para sustentar el caso de la fiscalía federal.

publicidad

El abogado Ed Genson dijo al comité del juicio político que no debería considerar material alguno procedente de las escuchas, y afirmó que las pruebas fueron "obtenidas ilegalmente".

El comité de la Cámara de Representantes de Illinois que reanudó sus trabajos el jueves escuchará las declaraciones de los primeros testigos, incluyendo al auditor general William Holland. Sus investigaciones previas del gobierno de Blagojevich han descubierto contratos inapropiados, registros incompletos y mal manejo de fondos fiscales.

Holland además se ha quejado frecuentemente de que el gobierno estatal demora la entrega de información y trata de obstaculizar sus revisiones.

Mientras tanto la procuradora general de Illinois, Lisa Madigan, negó la petición de Genson para que el estado pague la defensa de Blagojevich en el juicio político. La medida es aún más significativa porque Genson indicó que las autoridades federales intentan congelar el fondo de campaña del gobernador, 3.6 millones de dólares en junio, una fuente a la que Blagojevich pudiera recurrir para pagar sus facturas legales.

La oficina de Madigan dijo que la revisión que se está efectuando para una posible impugnación versa sobre la capacidad de Blagojevich para ejercer como gobernador, y no es una acción de la corte, por lo que el gobernador no puede gozar de una defensa legal costeada por los contribuyentes.

publicidad

Genson también se presentó el miércoles ante el panel de la Cámara Baja y recomendó retirar a tres de los miembros de dicha comisión, modificar las normas de ésta y no considerar las acusaciones como una denuncia penal contra el gobernador.Blagojevich, que el jueves por la mañana abandonó su residencia sin hablar con los periodistas, se ha visto acosado desde su detención la semana pasada. El miércoles, un tribunal rechazó la exigencia de Madigan de que los problemas legales del gobernador le incapacitan para seguir ocupando el cargo. La decisión judicial hizo que los republicanos volvieran a solicitar una elección especial para elegir al sucesor de Obama en el Senado. Sostuvieron que ni Blagojevich ni el vicegobernador Patrick Quinn, que ocupará el cargo si dimite Blagojevich, deberían designar al sucesor.

Detalles de la acusación formal

El acta de acusación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) afirma que Blagojevich -según una grabación de sus conversaciones autorizada por la justicia- discutió sobre qué beneficios podría obtener del hecho de que cuando un lugar del Senado queda vacante le compete al gobernador elegir al próximo ocupante.

En una de las conversaciones grabadas, Blagojevich se compara a sí mismo con un empresario deportivo vendiéndole el puesto al mayor apostador, afirma el acta.

publicidad

Además, el gobernador pasa gran cantidad de tiempo evaluando la posibilidad de postularse a sí mismo, agrega.

En esta evaluación, Blagojevich afirma que los motivos para postularse son la posibilidad de evitar un juicio ante la legislatura estatal de Illinois, trabajar en su imagen para una potencial candidatura a presidente en 2016 y "considerar que será capaz de obtener mayor cantidad de recursos siendo senador que siendo gobernador", acusan los fiscales.

Además -continúa el texto- evalúa la posibilidad de recibir un importante pago de un sindicato o de una asociación sin fines de lucro, ubicar a su mujer en la administración de empresas donde podría ganar hasta $150 mil dólares por año, promesas sobre fondos para hacer campaña electoral e incluso recibir un puesto de embajador a cambio de la designación al Senado.

"Los cargos anunciados hoy [martes] revelan claramente que el puesto de gobernador se ha transformado nada más ni nada menos que en un vehículo para el enriquecimiento propio, sujeto a afiliación partidaria y llevando a la política de Illinois a sitios cada vez más bajos", dijo Robert Grant, agente especial del FBI a cargo de Chicago.

Tanto Blagojevich, de 52 años, como Harris, de 46, fueron acusados de conspirar para cometer fraude y de pedir sobornos.

Tony Rezko, un antiguo recaudador de fondos y que fuera amigo de Obama y tiene nexos cercanos con Blagojevich, fue condenado este año por corrupción y cargos de soborno.

publicidad

Los cargos también incluyen la acusación de que Blagojevich trató junto a Rezko de recibir beneficios para sí mismo, su familia y otros a cambio de contratos estatales, puestos de trabajo y acceso a fondos públicos.

Blagojevich resultó electo en 2003 tras prometer reformar la cultura de corrupción que rodeaba a su antecesor, el republicano George Ryan, actualmente en prisión cumpliendo una condena de seis años por corrupción.

Rápidamente se vio involucrado en sus propios escándalos de corrupción, con fiscales federales investigándolo por acusaciones de sobornos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad