publicidad

El "Fountain Tower" de 60 pisos en Dallas, era el blanco del terrorista de 19 años.

El "Fountain Tower" de 60 pisos en Dallas, era el blanco del terrorista de 19 años.

Arrestaron a un jordano al que mantenían vigilado desde hace meses y que colocó lo que él creía era una carro-bomba en un edificio.

Quería servirle a Al Qaeda

DALLAS, Texas - Agentes federales de Estados Unidos arrestaron a un joven jordano al que mantenían vigilado desde hace meses y quien el jueves por la tarde colocó lo que él creía era una carro-bomba afuera de un edificio de 60 pisos en el centro de Dallas.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) informó en un comunicado que Hosam Maher Husein Smadi, un indocumentado jordano de 19 años, se encontraba bajo continua vigilancia de la FBI, fue detenido cerca del Fountain Place, un edificio de oficinas ejecutivas en el centro de Dallas, tras haber colocado en ese lugar lo que él creía se trataba de un carro-bomba.

"Smadi buscó e intentó bombardear el Fountain Place, pero una acción coordinada encubierta de las agencias de seguridad pudo descarrilar sus esfuerzos y asegurar que nadie resultara lesionado", dijo David Kris, subprocurador general para Seguridad Nacional de Estados Unidos

En su primera comparecencia este viernes, la magistrada federal Irma Ramírez preguntó a Smadi si entendía la gravedad de los cargos en su contra y comprendía sus derechos, a lo que el sospechoso contestó en tono suave que sí.

Smadi también informó a la juez que entendía el inglés, pero que prefería el idioma árabe, por lo que le será asignado un traductor al igual que un abogado de oficio para alistar su próxima omparecencia programada para el próximo 5 de octubre.

publicidad

Smadi, quien compareció esposado y vestido de negro, desechó su derecho a una audiencia de detención, por lo que permanecerá bajo custodia del Servicio del Alguacil de Estados Unidos.

De ser hallado culpable, pasaría el resto de su vida en la cárcel, además de pagar una multa por 250 mil dólares.

El joven jordano que llegó de manera ilegal a Estados Unidos en el 2007, trabajaba en una gasolinera en la pequeña ciudad de Italy, a 45 millas al sur de Dallas.

Y apenas el pasado 11 de septiembre había sido arrestado por un alguacil del Condado Ellis por manejar sin licencia de conducir y no tener seguro vehicular, pero salió libre tras pagar una multa de 550 dólares.

Su padre, dijo en entrevista con la agencia informativa AP, que esto se trata de una acusación fabricada.

Y es que según el padre, Hosam Maher Husein Smadi habría ingresado al país con visa de estudiante en el 2007 junto con su hermano que radica en California y que también ha sido arrestado por otro delito.

De acuerdo con la acusación, Smadi fue descubierto desde hace meses tras expresar abiertamente sus deseos de cometer actos de violencia, por lo que la FBI desarrolló un plan para determinar si sus intenciones eran verdaderas.

Operación encubierta

El FBI informó que Smadi dejó en claro en repetidas ocasiones sus intenciones de servir como soldado de la red terrorista Al Qaeda y a su dirigente Osama ben Laden.

publicidad

Haciéndole creer que eran miembros de una célula de Al Qaeda, agentes encubiertos de la FBI lograron hacer contacto con Smadi, quien les comentó, en junio y julio pasados, sobre varios blancos en el área de Dallas.

En agosto pasado, habló con los oficiales sobre los detalles de colocar un carro-bomba en el edificio Fountain Place el 11 de septiembre, aunque después decidió esperar a que concluyera el mes del Ramadán, que finalizó el pasado 20 de septiembre.

A escondidas del presunto terrorista, los agentes de la FBI se aseguraron de que el explosivo que sería colocado estuviera inactivo. De hecho la presunta bomba no contenía material explosivo.

La detención de Smadi ocurre el mismo día en que un inmigrante afgano fuera acusado en Nueva York de conspiración para usar armas de destrucción masiva, en un caso que las autoridades sospechan podría estar ligado a un posible atentado orquestado por Al Qaeda.

Las autoridades sospechan que Najibullah Zazi, de 24 años y conductor de taxis en un aeropuerto de Colorado, podría haber estado planeando junto con dos cómplices más reproducir en Estados Unidos ataques como los perpetrados a los sistemas de transporte en Londres y Madrid.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad