publicidad
.

El duradero impacto de la desaparición de Etan Patz logo-noticias.6bcb52...

Dos mujeres en Nueva York miran un altar en memoria de Etan Patz, desaparecido hace 33 años.

El duradero impacto de la desaparición de Etan Patz

El duradero impacto de la desaparición de Etan Patz

El secuestro de Etan Patz en 1979 transformó la vida de muchos niños y niñas que hoy son padres de familia.

Dos mujeres en Nueva York miran un altar en memoria de Etan Patz, desapa...
Dos mujeres en Nueva York miran un altar en memoria de Etan Patz, desaparecido hace 33 años.

El secuestro de Etan Patz en 1979 --que volvió a la mente de muchos este viernes, cuando un jurado de Manhattan concluyó que no se podía llevar a un veredicto en el juicio de Pedro Hernández--, transformó la experiencia de la infancia de muchos niños y niñas de su edad y dejó el molde para la clase de padres y madres en que éstos se convertirían.

Cuando desapareció, Etan no era ni pertenecía a una familia famosa, lo cual hizo que el caso fuera todavía más inquietante. “En cierto modo, es el caso más importante culturalmente hablando. Sirvió como base a la idea de que cuando los niños y las niñas son sustraídos es casi seguro que hay un pedófilo detrás”, dijo a The New York Times Paula S. Fass, historiadora y autora del libro Secuestrado: sustracción de menores en América, publicado en 1997.

publicidad

Estadísticamente, los secuestros de extranjeros siguen siendo escasos. Según el Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados, en 2013 fueron emitidas 194 alertas Amber involucrando a 234 niños. Buena parte de los secuestradores eran familiares u otras personas que conocían a los niños. Pero el caso de Etan fue el primero de un pequeño número de casos que se extiende más allá de una generación.

Paula S. Fass se convirtió en madre en Nueva York dos años después de la desaparición de Etan Patz. “La razón por la que empecé a investigar para este libro es porque me convertí en lo que describo como una víctima de esa locura cultural”, señaló.

Niños que hoy son padres

Los niños que crecieron en la ciudad en el momento en que Etan desapareció recuerdan la búsqueda, el constante sobrevuelo de los helicópteros, recuerdan a grupos de voluntarios gritando el nombre del chico por las calles. “Esos carteles (con su nombre y rostro colocados) por todas partes”, dijo al medio Elizabeth Blake, una redactora de 42 años.

Eddie Spaedh, hoy de 42 años, era un chico de Brooklyn. “Todo el barrio ha cambiado. Pasamos a esa etapa con las luces encendidas y con los padres siempre mirándonos, por las ventanas o en las calles”, recuerda.

La mayoría de estos niños crecieron hasta volverse “padres helicóptero”, según su propia definición. Spaedh, con un hijo de 11 años, dijo que está consciente de que se comporta con su hijo como sus padres lo hacían después de la desaparición de Etan Patz.

publicidad

Blake, por su parte, tiene un hijo de 11 años y difícilmente le permite caminar solo a la parada del autobús, pues confiesa que tiene mucha desconfianza en las calles.

Lenore Skenazy, una madre y escritora de Queens, dijo que la crianza típica antes del día en 1979 en que Etan desapareció contrastaría de una forma impresionante con las normas actuales de los padres de familia.

El debate por la libertad en general se ha convertido en un tema constante de conversación en los patios de la ciudad, pues los padres dicen que cada uno tiene definiciones distintas de “libertad”. Emily Nicolson, de 39 años dijo que sus hijos, de 7 y 9 años respectivamente, no van solos ni al parque. Su amiga, Aimee Dahan, en cambio, deja a su hija de 10 años caminar alrededor de la cuadra sola con su perro.

No se sabe si en algún momento habrá una condena en el caso de Patz, pero el impacto de su desaparición luce lejos de salir de la psique colectiva.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad