publicidad

El bus escolar es un peligro

El bus escolar es un peligro

El viaje a la escuela es la principal causa de accidentes entre los niños. Aprende a protegerlos y a reclamar seguridad.

Los accidentes que suceden a menudo no sorprenden a los especialistas en transporte, ni a los pediatras que aseguran que este vehiculo es el responsable de la mayor cantidad de heridas entre los niños.

"Cada año, 23 millones de niños viajan en buses escolares", dice el doctor Alan Ross, presidente de la NCSBS. Sin medidas básicas como cinturones de seguridad obligatorios, estos pequeños no van del todo a salvo.

Según el primer estudio sobre accidentes en este tipo de vehículos, realizado por el Center for Injury Research and Policy (Centro de Estudio e investigación de heridos, CIRP) del Columbus Children's Hospital, entre los años 2001 y 2003 51.100 chicos que iban en buses escolares terminaron en salas de emergencia.

Esto significa que nada más y nada menos que 17 mil chicos al año sufren de heridas graves mientras van a estudiar y acaban en el hospital, un dato que no deja nada tranquilos a los padres.

"El resultado de este estudio indica que el bus escolar es la causa número uno de heridas entre los niños de Estados Unidos", dice el doctor Gary Smith, presidente del CIRP y uno de los autores de esta investigación.

"Además, este estudio nos dice que tenemos que hacer más investigaciones para determinar qué componentes deben tener estos buses, qué supervisión necesitan y cómo deben ser los conductores", señala Smith. "Es fundamental diseñar una nueva estrategia para evitar que esto suceda".

publicidad

¿Será que el regreso a clase sienta mal hasta a los choferes? ¿O que el resto de la población se estresa tanto como sus niños? ¿O que los chicos están tan excitados que son más proclives a caerse mientras suben al bus?

Sea como sea, este estudio señala que los meses más peligrosos son septiembre y octubre, cuando los chicos vuelven a la escuela después de las vacaciones.

"La mayoría de los heridos son menores de entre 10 y 14 años", explican los especialistas. El 42 por ciento de estos accidentes, afirman, se produce cuando el bus choca con otro vehículo. El 25 por ciento, cuando el chico está subiendo o bajando del transporte que los lleva al colegio: se caen, suben cuando está en marcha, se tropiezan y no miran por dónde caminan.

"Los chicos de entre 10 y 14 años son más vulnerables, ya que van solos hasta el bus y suben y bajan sin ayuda. Son más independientes, por lo que los mensajes sobre cómo cuidarse en los buses deben dirigirse especialmente a ellos", asegura Jennifer McGeehan, directora del estudio del CIRP.

Sin embargo, los más pequeños no se salvan. Los especialistas señalan que los menores de 10 años sufren la mayoría de los golpes en la parte más sensible y peligrosa del cuerpo: la cabeza. Los adolescentes son más propensos a quebrarse las extremidades y a sufrir esguinces y laceraciones.

publicidad

Estos resultados surgen de la estadística pura: durante años, el hospital de niños Columbus estudió el ingreso de chicos a las salas de urgencias. Y éstos fueron los resultados.

El doctor Alan Ross asegura que el Gobierno debe dar un paso fundamental: instalar cinturones de seguridad en todos los buses escolares, algo que hasta ahora no está implementado en todos los Estados.

"En esta época, el hecho de que estos vehículos carezcan de esa protección adicional es ridículo", asegura. "Es cuestión de sentido común. Los pequeños ya han recibido entrenamiento en el vehículo de sus padres, así que pueden ponerse y quitarse el cinturón más rápido que yo".

"Quienes se oponen dicen que el cinturón es inseguro para los niños más pequeños. Esto es absurdo. El cinturón está respaldado por la Asociación Americana de Medicina, por la Academia Nacional de Pediatría, por la Academia de Cirujanos Ortopédicos, por el Colegio Americano de Medicina Preventiva, por los Médicos para la Seguridad en los Automotores, por el Centro de Seguridad en los Autos y por la Asociación Fire Marshalls".

Por eso, afirma, es necesario hacer una renovación a gran escala para ajustar la seguridad y el funcionamiento de los buses escolares.

"El bus escolar es un vehículo que básicamente no ha sido rediseñado en más de cuarenta años, con la excepción de algún acolchado añadido a los asientos. Estamos lidiando con un vehículo viejo, que es propenso a los vuelcos y que carece de control de tracción", explica.

publicidad

"También permiten el uso de uretano en los asientos, un material inflamable que ahora está prohibido en automóviles, barcos y aviones; tienen salidas inadecuadas de emergencia; y un sistema de comunicación deficiente de dos vías entre el conductor y el mundo exterior. Todas estas cosas necesitan abordarse", sentencia.

Pero mientras la coalición sigue luchando para que estas medidas de seguridad se implementen, debes tener en cuenta algunos consejos para quedarte más tranquilo a la hora de subir a tu hijo a uno de esto vehículos.

Conoce al conductor. Tienes que saber quién es, cómo se comporta, qué antecedentes tiene. Una persona ansiosa, intranquila o que beba es un peligro al volante. No dejes a tus hijos en manos de desconocidos.

Explícales cómo subir y bajar. Sobre todo a los mayores de diez años, que suelen ir a tomar solos el bus. Nunca deben subir cuando está en movimiento ni bajar con prisa.

Diles que te cuenten todo. Tienes que dialogar con ellos: si el bus va rápido, si no frena donde debe, si el conductor va nervioso. Tus hijos son los que te darán la primera señal de alerta.

Apoya a la National Colition for School Bus Safety. Puedes ver testimonios de otros padres y firmar por el uso obligatorio de cinturones haciendo clic aquí

Enséñales a esperar en un sitio seguro. El National Safety Council (Consejo Nacional de Seguridad) recomienda pararse en un sitio despejado de tráfico, lejos de la calle.

publicidad

Diles que se quede lejos del bus hasta que abra sus puertas. Si se apura para subir, el conductor puede no verlo y seguir su marcha. Recuerda que un cuarto de las heridas se producen cuando el niño aborda el bus.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
publicidad