publicidad
Las grandes construcciones de edificios y apartamentos amenazan los últimos vestigios de "Little Mexico"

"El Barrio" sobreviviendo en Dallas

"El Barrio" sobreviviendo en Dallas

Un vecindario méxico-americano del centro de Dallas, que floreció en los 20´s y hoy sobrevive rodeado de grandes rascacielos multimillonarios.

Las grandes construcciones de edificios y apartamentos amenazan los últi...
Las grandes construcciones de edificios y apartamentos amenazan los últimos vestigios de "Little Mexico"

También conocido como "Little México" o "El Barrio Mexicano", este vecindario enfrenta el reto inminente de la "gentrificación", un proceso urbanístico en barrios que se convierten en zonas exclusivas de la ciudad y van desapareciendo para dar paso a nuevos y modernos edificios."Fue más o menos en 1910, cuando empezó a llegar la gente de la Revolución de México a esta parte de Dallas, que estaba cerca del centro de la ciudad. Entonces los sacerdotes y las monjitas les ayudaron mucho a los mexicanos que estaban necesitados y el barrio comenzó a crecer", dijo a Efe Leonor Villareal, miembro de un grupo de voluntarios que busca preservar el registro histórico del barrio.Las escasas familias méxico-americanas que aún permanecen en la zona han luchado en los últimos años para que el legado de sus padres y abuelos continúe."Estamos rodeados de muchos edificios, la única casa que queda aquí es la de mi mamá, que siempre ha estado aquí. Hay muchos recuerdos de todo lo que ha pasado en el barrio, familias que van y vienen, y hay muchas personas que todavía recuerdan este barrio porque éramos una comunidad muy unida", comentó Felicia Hernández, vecina de la zona.Por su parte, Socorro Hernández García, administradora de "Fernandez Mexican Foods", un pequeño establecimiento de comida mexicana, recordó que los vecinos del barrio empezaron a irse en la década de 1950.Hernández García, que regenta la tienda fundada por su padre en 1918, aseguró que lo que "realmente sepultó este lugar fue el camino de paga", una autopista de peaje que cruza el centro de Dallas y que fue construida en los sesenta."El camino de paga eliminó casi la mitad del corazón del barrio mexicano. Entonces poco a poco fue acabándose el barrio y ahora ya se puede decir que ya no más esta tienda es lo que existe de lo que fue el barrio mexicano", agregó.Sólo quedan recuerdosLa tienda de la familia Hernández García ha recibido decenas de ofertas por parte de grandes inmobiliarias para continuar con las construcciones que dan paso a multifamiliares, oficinas y sedes de los bancos más importantes del mundo."Desde entonces la vida aquí cambió", afirmó con nostalgia, "uno no puede luchar contra la corriente y nosotros, que hemos vivido y palpado el corazón del barrio, también tenemos que irnos ya que lógico que se tenga que vender".Roberto Aristo nació y se crió en el corazón del Barrio Mexicano. En 1950 se mudó a Duncanville (Texas) a 30 millas de Dallas, pero viaja cada semana a la tienda de Hérnandez García a comprar carne."El vecindario ha cambiado mucho a través de los años. Recuerdo que éramos familias de origen mexicano pero ahora todo es diferente. Desde hace 25 años que el área ya no es la misma", afirmó Aristo.Para Evaristo Chevarría, también criado en este vecindario, el legado de El Barrio no debe perderse y por ello viaja desde el norte de Dallas con sus tres hijos y su esposa para contarles qué es lo que recuerda de su infancia.Comentó que sus padres trabajaban en una fábrica de materiales de construcción que daba de comer a muchas familias y que, cuando ésta se fue a la quiebr,a dejó de ver a muchos de amigos "de un día para otro" y nunca más supo de ellos.Parte de la historia de "Little Mexico" está guardada gracias a un grupo de más de 30 voluntarios que han recolectado en los últimos 10 años fotografías de diferentes épocas."Nuestra gente era muy buena, nos ayudábamos los unos a otros. Si no tenías dinero para comprar algo, no había problema porque todos nos conocíamos", sostiene Leonor Villareal, guardiana de esta colección que se exhibe todo el año en diferentes lugares de la ciudad.La colección de fotografías recoge bodas, eventos especiales, bautizos, cumpleaños y hasta retratos de los hijos y nietos de muchos fundadores de "Little Mexico" que combatieron en las diferentes guerras en las que ha participado EU."Mucha gente viene y reconoce a sus familiares o amigos que nunca más vieron y que ya no están con nosotros. La gran mayoría llora al verlas", culminó Villareal.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad