publicidad
El irresistible sabor de los vinos americanos hace que compitan entre los mejores del mundo de este año.

El ascenso de los vinos americanos

El ascenso de los vinos americanos

El irresistible sabor de los vinos americanos, entre ellos algunos de California, hacen que compitan entre los mejores del mundo de este año.

El irresistible sabor de los vinos americanos hace que compitan entre lo...
El irresistible sabor de los vinos americanos hace que compitan entre los mejores del mundo de este año.

Wine Spectator, considerada como una de las revistas especializadas más relevantes por los aficionados al bueno vino, incluyó a tres caldos de Argentina y dos de Chile entre los 100 mejores del mundo del año, en coincidencia con otras publicaciones del sector que hicieron valoraciones similares.La revista anglosajona destacó en el puesto 23 al Malbec de Mendoza Alta "Bodega Catena Zapata", y en el puesto 30 el "Viña Montes", del valle chileno de Colchagua.Del primero, la publicación destacó que posee "aromas de arándanos aplastados y frambuesas, con textura jugosa y notas minerales", y al chileno le atribuyó "deliciosos aromas a confitura de cereza negra y de ramas de vainilla fresca" y un "paladar de ciruelas y grosellas".En el puesto 34 figuró "Altos Las Hormigas", un caldo "brillante y jugoso, con esencias de moras y frambuesas, y con notas minerales y de moca", y en el 37 se situó "Navarro", un vino de Mendoza con unas propiedades similares al anterior.Ya en el puesto 49 se ubicó "Viña Santa Rita", del valle chileno del Maipo, un vino "limpio y poco complicado" con aromas de "frutas del bosque y un toque tostado al final".La variedad Malbec está considerada como única en el mundo. Aunque originaria de la zona francesa de Cahors (suroeste francés), esta variedad encontró en Argentina su adaptación ideal gracias a las condiciones climáticas del país sudamericano.El director de "Wines of Argentina" para Europa recordó en una reciente feria vinícola en Londres que Argentina tiene una "vinicultura orgánica sin papeles" pues la mayoría de sus vinos derivan de un proceso de cultivo "cien por cien natural" que no precisa de pesticidas ni aditivos, gracias a la sequedad del clima, la temperatura ambiente y las escasas lluvias.Los chilenos defienden también de forma contundente las cualidades de sus vinos. Un estudio difundido por el Hospital Clínico de la Universidad Católica del país, y recogido por la prestigiosa publicación International Journal of Cardiology, asegura que beber dos copas diarias de vino tinto chileno reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.Y todo ello se debe, según el estudio, a que el preciado líquido contiene una sustancia química, encontrada también en verduras y frutas, denominada polifenoles, que protege de enfermedades arterioscleróticas.

Para realizar la selección de los 100

publicidad

mejores vinos del año, los catadores de la publicación anglosajona

analizaron unas 15 mil muestras de vino a lo largo del pasado año,

procedentes de 13 países distintos.El número uno de la lista lo

ocupó el "Clos des Papes", un tinto francés, del Valle del Ródano, al

que la publicación otorgó 98 puntos, y que se vende en Estados Unidos

por unos $80 dólares la botella.En la lista también figuraron

ocho vinos españoles, siendo la cosecha de 2004 del "Torre Muga" (La

Rioja) el que logró el puesto más alto (el undécimo).Argentina y

Chile son los países americanos de larga tradición vitivinícola que

mayores beneficios han logrado de las exportaciones en aumento

incesante de sus caldos.Según estadísticas privadas recientes,

Argentina exportó 220 millones de litros de vinos en los primeros siete

meses del presente año, lo que implica un alza interanual del 25.3 por

ciento, y supone unos ingresos de más de $323 millones de dólares, un

29.7 por ciento más que en el mismo período de 2007.En los dos

publicidad

últimos años, la media de exportación de vinos argentinos ha aumentado

un 30 por ciento, de acuerdo con cálculos oficiales.Mientras

tanto, las exportaciones de vinos chilenos aumentaron un 29.1 por

ciento en valor y un 22.7 por ciento en volumen en términos

interanuales en 2007, según un informe de "Vinos de Chile", que agrupa

a las principales viñas del país.Las exportaciones sumaron $1,297 millones de dólares y alcanzaron los 622 millones de litros.Sin

embargo, el vino de América no es solo el que se produce en estas dos

naciones del Cono Sur. California produce caldos en cantidad y calidad

mientras Uruguay, México, Perú, Bolivia e incluso Brasil incrementan

poco a poco sus producciones y alzan la voz pidiendo su sitio en el

mercado.

En Estados Unidos

existen tres categorías y tipos de cepas muy distintas: "vitis

vinífera" (procedente de Europa); cepas indígenas, que produce vinos de

calidad media y de una intensidad aromática excesiva, y "nueva

publicidad

variedades", producidas por cruces e injertos.La mayor calidad

de vinos se localiza en el estado de California, y dentro de éste los

mejores caldos proceden de la zona de Napa Valley, al norte de la bahía

de San Francisco.Allí se encuentran las añadas más reconocidas

mundialmente, sobre todo de cepas tintas, como el Cabernet Sauvignon,

Merlot, Pinot Noir y otros.Los condados californianos de

Mendocino, Sonoma y Monterrey también cuentan con grandes extensiones

de viñedos que producen vinos blancos y tintos excelentes.En

México, donde existían vides autóctonas desde tiempos remotos, la

viticultura se inicia con la llegada de los españoles a principios del

siglo XVI, aunque hasta finales de la centuria siguiente y gracias a la

labor de los misioneros, no se inicia una producción en abundancia,

localizándose las viñas principales en la Baja California,

Aguascalientes y Coahuila.La guerra contra Estados Unidos supuso

un serio revés para el esplendor vinícola de México, debido a la

publicidad

pérdida de los territorios del norte, como Texas, Nuevo México y Nueva

California.Los estudiosos de la materia fijan el año 1955 como

el del inicio de la remontada del vino mexicano, que en la actualidad

ha conseguido superar las deficiencias técnicas de producción y una

calidad cada vez más apreciada.En nuestros días enormes

extensiones de vides pueden verse desde Querétaro a la Baja California,

a pesar de las diferentes condiciones climáticas y altitudes variables,

mientras que en los locales más selectos del país los vinos nacionales

aparecen ya en las cartas como una alternativa exquisita a los caldos

de importación.Regiones californianas como San Ignacio, Mulegé,

la Purísima, Poza Grande y Médano, con un clima seco y escasez de

lluvias, exponen en sus vinos un toque de frescor muy característico.El

Chenin Colombard, elaborado por la bodega Monte Xanic de la Baja

California, figura en las guías como uno de los caldos mexicanos más

conseguidos.

publicidad

A pesar

de estar ubicado en una zona subtropical, Uruguay produce 90 millones

de litros de vino al año que exceden la demanda del consumo interno

mientras que la exportación no es muy alta, menos de 2 millones de

botellas.Aunque se trata de un país de larga tradición vinícola

el desarrollo de su viñedo es relativamente joven y de influencia

francesa. Una especialidad típica de Uruguay es el denominado "vino

seco", constituido por una mezcla de blanco y tinto al que se le añade

alcohol antes de ser expuesto al sol.La producción anual de vino

en Perú no llega a los 450 mil hectolitros mientras que la de Bolivia

se acerca a los 75 mil, según datos de la Organización Internacional de

la Viña y del Vino (OIV).Perú cuenta en la actualidad con unas

13 mil hectáreas de viña, aunque en gran medida dedicadas a la uva de

mesa y localizadas en las zonas costeras tanto norteña como sureña y

central.El país andino tiene más fama en todo el mundo por el

publicidad

pisco que por sus vinos, aunque actualmente en la región de Ica han

comenzado a elaborarse vinos con variedades muy conseguidas de Cabernet

Sauvignon.Y en Bolivia se cultivan poco más de mil hectáreas de

viña, aunque la tendencia va en aumento y un 40 por ciento de la

producción se destila. Cochabamba, Camargo, Tarija y Luribay, cerca de

La Paz, concentran el mayor número de plantaciones.El presidente

de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha prometido ayudas a los

productores de vino, aunque ha reconocido la baja calidad de los caldos

locales que quieren competir con Argentina, Francia y Chile.El

animoso mandatario, quien se ha mostrado convencido de que dentro de

pocos años los vinos brasileños podrán codearse con los mejores del

mundo, ha advertido no obstante a los empresarios del sector que

agudicen el ingenio para que los caldos nacionales vayan tomando color,

sabor y cuerpo.El hecho de que en el palacio de gobierno de

Brasilia todas las recepciones oficiales son regadas con caldos del

publicidad

país constituye una muestra del apoyo "nacionalista" del gobierno

brasileño a sus vinos aunque Lula reconoció en un discurso ante los

vinateros que "obviamente, de vez en cuando uno ve gente de otro país

llevarse la mano a la boca y no sentir el mismo gusto que se siente si

antes pasó por Francia para tomar un vino francés de calidad".Brasil

produce más de 3 millones de hectolitros de vino al año, lo que le

sitúa en el quinto lugar del hemisferio sur, por detrás de Argentina,

Australia, Sudáfrica y Chile.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad