publicidad
Voto Latino

El alivio y el voto latino

El alivio y el voto latino

Una nueva encuesta indica que nueve de cada diez de los votantes latinos aprueban la acción ejecutiva.

Voto Latino
Voto Latino

Por David R. Ayón " Analista de Latino Decisions

El hecho de que los ciudadanos latinos empadronados a votar abrumadoramente apoyan al alivio migratorio administrativo anunciado por el presidente Obama debería servir de una seria advertencia a los líderes Republicanos en el Congreso " y también de manera especial a los aspirantes de ese partido a la presidencia en 2016.  La nueva encuesta de Latino Decisions, realizada para las organizaciones Presente, Mi Familia Vota y NALACC, indica que nueve de cada diez de los votantes latinos aprueban la acción ejecutiva.  Pero hay más.

Grandes mayorías de latinos no solo se oponen a esfuerzos de los Republicanos para bloquear el alivio administrativo, sino apoyarían a todavía más acciones ejecutivas para dar alivio a migrantes indocumentados que se quedaron fuera de la actual, en el caso de que el Congreso de nuevo falla en legislar una reforma migratoria.

publicidad

Por otro lado, todos los principales precandidatos Republicanos " Jeb Bush, Chris Christie, Rand Paul, Marco Rubio y Ted Cruz " han declarado su oposición a la acción del presidente, aunque algunos con mayor contundencia que otros.  Pero todas estas declaraciones las hicieron antes de que se dara a conocer, por medio de la encuesta citada, que el electorado latino manifiesta una unidad sin precedentes en apoyo al alivio migratorio.  Hasta el 76% de los votantes latinos que se identifican como Republicanos lo apoya.

Vale tomar en cuenta que los hallazgos de esta encuesta se dan mucho antes de que los migrantes empiecen el proceso de solicitar el nuevo amparo migratorio " y desde luego antes de que se inicien las campañas públicas llamándoles a inscribirse.  Es de esperarse que el apoyo a este proceso por parte de los votantes latinos " la mayoría de los cuales personalmente conoce a por lo menos un migrante indocumentado " ha de crecer y fortalecerse, a la medida que lo prometido se convierte en realidad para millones de individuos y sus familias.

Así es que ya tenemos definida una gran lucha política, no solo entre la Casa Blanca y su oposición congresional, sino entre el liderazgo Republicano y el electorado latino.  Esta lucha -- si no se resuelve en el 2015 con una reforma migratoria legislada por el Congreso y firmada por el presidente -- conducirá a un choque de trenes en la próxima elección presidencial: de un lado estaría el nominado Republicano, comprometido con revocar el alivio migratorio autorizado por Obama, y del otro el electorado latino, determinado a defender a los migrantes amparados por la acción ejecutiva.

publicidad

Queda claro lo que realmente está en juego.  Solo los más miopes se concentran en la pulseada inmediata entre Obama y los líderes congresionales.  Los menos preven las contiendas entre los aspirantes en la próxima serie de debates y elecciones primarias Republicanas, las cuales se inician en poco más de un año " y en las que pesarán mucho los más duros del ala derecha del partido.  Pero los con buena visión ven la amenaza del voto latino en la elección general, el cual constituyó el 10% del total en el 2012, y que se volcó más de 70% en contra del candidato Republicano en aquel entonces.

Y en la próxima, ¿qué si el voto latino llega a ser 12% o 13% del total " y 80% de ese voto se opone al candidato que se opone al alivio migratorio?  ¿Cuantos estados le costará en el Colegio Electoral?

Desde luego, como siempre, habrán otras consideraciones en las elecciones de 2016.  Mas que todo parece indicar que el tema migratorio, que llegó a ser por primera vez el tema principal para los latinos en las elecciones intermedias de este año, cobrará todavía más importancia para ellos en la presidencial.

De por sí, ya, hoy en día, el 64% de los votantes latinos personalmente conoce a un migrante indocumentado " y en la mitad de los casos el indocumentado es un familiar.  Es decir que para uno de cada tres votantes latinos el tema migratorio es literalmente un asunto familiar.  Y esa cifra ha de crecer con la ciudadanización de más migrantes legales y el empadronamiento de más ciudadanos a través de los próximos dos años.  

publicidad

La escritura en la pared está a la vista de todos: sin una reforma legislada, el tema migratorio seguirá siendo la prioridad para un ampliado y movilizado electorado latino en las elecciones de 2016.  Prepárense.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad