publicidad

El agente de Texas tuvo que atender primero dos llamadas de intento de suicidio

El agente de Texas tuvo que atender primero dos llamadas de intento de suicidio

Según su abogada, Eric Casebolt, ha debido de mudarse después de haber recibido supuestas amenazas de muerte

Un día después de que Eric Casebolt, el agente de policía que agredió a una adolescente negra durante una fiesta en una piscina de McKinney (Texas) el pasado viernes, su abogada, Jane Bishkin, ha declarado que su cliente no tenía "intención de maltratar a nadie" y ha especificado que Casebolt trató solo de hacer su trabajo.

Según la abogada, Casebolt "lamenta" lo que ocurrió y espera que su decisión de apartarse del cuerpo de la Policía ayude a "rebajar la tensión". Según las palabras de Bishkin, las imágenes del video que levantó nuevas protestas por un supuesto caso de brutalidad policial contra afroamericanos muestran solo una pequeña parte de lo que sucedió.

publicidad

Bishkin ha querido dejar claro que su cliente no es racista y que en absoluto se dirigió exclusivamente hacia las personas afroamericanas que estaban en el lugar y para ello ha sostenido que también detuvo a una mujer blanca. Lo que ocurrió fue, según ha aclarado, que vio a los adolescentes como posibles sospechosos que estaban huyendo.

Lea:  Cientos protestan en McKinney tras video de policía agrediendo a jóvenes.

La abogada ha tratado de explicar este comportamiento al revelar que el agente llegó a la escena después de haber asistido a dos llamadas de suicidio. Eric Casebolt tuvo que trasladarse a un complejo de apartamentos donde un afroamericano se disparó en la cabeza frente a su familia. Además estuvo atendiendo el caso de una adolescente que amenazaba con lanzarse desde el tejado de la casa de sus padres.

"La compasión de Eric durante estos hechos son el testimonio de su personalidad", ha aclarado Bishkin, para quien estos episodios pusieron "una fuerte carga emocional sobre él".

El agente, que no ha estado presente en la conferencia de prensa, ha debido mudarse junto a su familia debido a que ha recibido amenazas de muerte después de la difusión del video. 

La polémica

Los hechos ocurrieron el viernes, cuando varios jóvenes afroamericanos acudieron, convocados por las redes sociales, a una fiesta en la piscina pública de Craig Ranch, un barrio acomodado y de mayoría blanca de McKinney.

publicidad

Al parecer, se inició una trifulca entre estos jóvenes y usuarios habituales de la piscina, residentes de Craig Ranch.

Según algunas versiones, el detonante de la pelea fue el comentario de una mujer que sugirió a los jóvenes de forma despectiva que regresasen a la "Sección 8", nombre que reciben los proyectos urbanísticos para ciudadanos de pocos recursos. 

Otras versiones apuntan a que los adolescentes tuvieron un comportamiento incívico, lo que irritó a los otros usuarios.

Según el primer comunicado policial, cuando llegaron al lugar, los agentes "se encontraron a una multitud de jóvenes que rechazaron cumplir sus órdenes".

En la nota, el cuerpo pone énfasis en que los jóvenes eran "ajenos al barrio".

Todo el incidente fue grabado en un vídeo que se ha extendido por las redes sociales como una mancha de aceite y ha provocado una gran indignación en un país en el que durante los últimos meses se han sucedido los escándalos por casos de brutalidad policial.

En respuesta a la agresión policial, unas 500 personas se congregaron este lunes de forma pacífica en la piscina.

En McKinney, un suburbio de Dallas, el 78 % de la población es blanca, mientras que apenas el 10 % son afroamericanos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad