publicidad

Ejecuciones en Texas

Ejecuciones en Texas

Texas mantendrá sus ejecuciones a pesar de que el Tribunal Supremo de EE.UU. decidió revisar la constitucionalidad de la inyección letal.

Podría crearse confrontación con Supremo

Washington, (EFE).- Las autoridades del estado de Texas prevén mantener su calendario de ejecuciones para los próximos meses, a pesar de que el Tribunal Supremo de EE.UU. haya decidido el martes revisar la constitucionalidad de las inyecciones letales, señaló hoy el diario The New York Times.

Al menos 11 de los 37 estados que utilizan inyecciones letales para ejecutar a condenados han suspendido este método hasta que el Supremo emita su dictamen sobre si son constitucionales o no, pero Texas ha elegido otro curso con el riesgo de abrir una confrontación con el alto tribunal, según el periódico.

Esta afirmación de las autoridades de Texas se produce pocos días después de que el Tribunal Supremo parara en el último momento en ese estado la ejecución del asesino Carlton Turner, condenado a muerte por asesinar a sus padres adoptivos en 1998. Turner se hubiera convertido en el vigésimo sexto interno de Texas en morir a través de una inyección letal este año.

El alto tribunal no reveló la razón por la que suspendió la ejecución de Turner, pero sus abogados recurrieron la sentencia poco después de que el Supremo decidiera revisar la constitucionalidad de las inyecciones letales a raíz de una denuncia interpuesta por dos condenados que consideran que producen un sufrimiento innecesario.


publicidad

Al parecer, una dosis insuficiente de anestésicos, una de los tres productos utilizados en la inyección, produciría al condenado grandes dolores antes de su muerte.

Los dos reclusos, Ralph Baze y Thomas Clyde Bowling Jr. -ambos condenados a muerte-, presentaron una demanda contra el estado de Kentucky en 2004 para detener el uso de las inyecciones letales. El estado de Kentucky ha ejecutado sólo una persona con el método de inyección letal, en 1999.

El Tribunal Supremo fijó para el 5 de noviembre la primera audiencia de los argumentos.

Las inyecciones letales se han convertido en el método más popular de ejecución en EE.UU. tras la reinstauración de la pena de muerte en 1976. Según datos del Departamento de Justicia, desde entonces cerca de 1.100 personas fueron ejecutadas en el país.

La última estadística sobre los métodos de ejecución es del 2004. De 1977 al 2004, de los 944 personas ejecutadas, 776 recibieron inyecciones letales. EFE.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad