publicidad
Un niño migrante centroamericano a bordo de "La Bestia", el ferrocarril que recorre entre Tapachula (frontera con Guatemala) y Texas, en la frontera entre México y EEUU.

EEUU lanza campaña en México y Centroamérica para evitar una nueva crisis migratoria

EEUU lanza campaña en México y Centroamérica para evitar una nueva crisis migratoria

El gobierno lanzó una campaña en Mexico y Centroamérica advirtiendo que quienes traten de entrar a EEUU serán deportados de inmediato.

Un niño migrante centroamericano a bordo de "La Bestia", el ferrocarril...
Un niño migrante centroamericano a bordo de "La Bestia", el ferrocarril que recorre entre Tapachula (frontera con Guatemala) y Texas, en la frontera entre México y EEUU.

Por Jorge Cancino - 

@cancino_jorgeAnte el temor de una nueva crisis de niños indocumentados en la frontera sur, la Patrulla Fronteriza lanzó una campaña en medios de comunicación (radio y prensa escrita) para advertir los riesgos que enfrentan los inmigrantes que intentan viajar para entrar sin papeles a Estados Unidos.
publicidad

Denominada “Conozca los hechos”, la campaña consiste en cuatro anuncios de 30 segundos cada uno que están siendo transmitidos en Guatemala, Honduras, El Salvador y México, países de procedencia de la mayoría de inmigrantes que en 2014 generó una crisis sin precedentes en la frontera de Texas.

Leer: El éxodo tiene miles de razones que ponen en aprietos al gobierno de Obama

A comienzos de junio del 2014 el presidente Barack Obama reconoció que, en lo que iba del año fiscal, más de 46 mil niños migrantes indocumentados habían sido detenidos por la Patrulla Fronteriza. La cifra sobrepasó los 68 mil a finales de diciembre.

Los anuncios advierten que “no hay permisos para las personas indocumentadas que llegan a la frontera, y que tampoco serán elegibles para calificar a la acción ejecutiva anunciada por el presidente Barack Obama.

Leer: Un año después, la crisis en la frontera persiste 

De los 68 mil detenidos el año pasado poco más del 95% fueron liberados con un citatorio para presentarte ante un juez de inmigración, quien decidirá sus futuros en Estados Unidos.

En proceso de deportación

El gobierno ha advertido que los detenidos, con algunas excepciones, enfrentan procesos de deportación.

Una ley aprobada por el Congreso en 2008 para prevenir el tráfico humano impide la deportación inmediata de menores de edad procedentes de países no fronterizos (Canadá y México). Los niños deben ser entregados a la custodia del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS, por su sigla en inglés en un plazo no mayor de 72 horas).

publicidad

Interactivo: Niños de la frontera, atrapados en el limbo  

Pero no reciben un estatus de permanencia legal permanente en el país, ha advertido el gobierno.

Los mexicanos fueron deportados de inmediato, excepto algunos que presentaron una petición de asilo y demostraron miedo creíble de regresar a su país.

“Si alguna persona le dice o promete algo diferente, por favor no le crea. ¡Protégase!, advierte la campaña.

LeerIndocumentada aguarda milagro en una iglesia de Georgia  

Los mensajes están destinados a “informar a potenciales inmigrantes de México y Centroamérica sobre las realidades del viaje hacia el norte, los coyotes (traficantes) no tienen r4espeto por la vida humana”, dijo Gil Kerlikowske, comisario de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés) en un comunicado.

Las causas persisten

En abril la investigadora Elizabeth Kennedy, profesora de la Universidad de California en Santa Bárbara y en la Universidad Estatal de San Diego, dijo a Univision Noticias que la crisis registrada el año pasado podría repetirse “porque las causas que la generaron no han desaparecido”.

“Están en los países de donde vienen los niños y las familias”, agregó. “La gente huye por la inseguridad y la violencia, que incluye abuso doméstico, y también por la pobreza extrema y la reunificación familiar”.

publicidad

Entre 2013 y 2014 Kennedy, junto con otros investigadores, llevaron a cabo más de 400 entrevistas a migrantes de El Salvador que querían llegar a Estados Unidos. “Se analizó los primeros 322 casos y entre ellos el 60.1% dijo que huía por el miedo que tienen del crimen, las amenazas de las maras y la violencia”, explicó.

Agregó que 35% de los migrantes iban en busca de sus familias y que “ese número dice mucho porque más del 90% tienen familiares en Estados Unidos, y de ellos más del 50% tienen su mamá, su papá o los dos allá”.

“Sólo el 35% dio como razón la migración al norte pero la mayoría argumentó el miedo y la reunificación familiar”, dijo Kennedy.

Otros hallazgos revelaron que 31.6% de los migrantes tenía planes de estudiar, más del 50% tenía más que una razón la a emigrar y que el estudio era una razón que casi nunca está sola: la acompañan el miedo, las maras y la violencia, la principal de todas las razones del éxodo.

 

¿Deben ser liberadas todas la madres y niños arrestados en centros de detenciones? Univision

Prioridad del gobierno

La campaña del CBP resalta que las autoridades están danto prioridad “la deportación inmediata de personas que hoy y en el futuro cruzan la frontera son la documentación necesaria”, y que las actuales directrices “no proporcionan beneficios a personas a personas que actualmente viven fuera de Estados Unidos, tampoco a quienes han entrado recientemente al país, ni a quien hoy intenta cruzar la frontera sin documentos”.

Las personas que viven en Estados Unidos “que traten de enviar a sus hijos sin documentos, no serán elegibles bajo estas directrices de inmigración”, y que “la ley migratoria en si no ha cambiado y no hay permisos para quienes intentan cruzar la frontera sin documentos”, agrega.

“Al contrario, serán prioridad para la deportación inmediata y no serán elegibles bajo las directrices de inmigración recién anunciadas por el Presidente Obama”, en referencia a la acción ejecutiva del 20 de noviembre de 2014 que ampara de la deportación a 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por su sigla en inglés) y dreamers (DACA, por su sigla en inglés) que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010.

publicidad

Preocupación paralela

Las preocupaciones del gobierno no solo se centran en la campaña lanzada tanto en México como en Centroamérica. El jueves de la semana pasada el Departamento de Justicia presentó un recurso en el que pidió a una jueza federal de distrito que reconsidere un fallo cautelar que advierte que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) viola la ley al detener a niños migrantes cuando intentaban entrar indocumentados al país.

El dictamen fue emitido por la jueza Dolly Gee el 25 de julio en atención a una demanda entablada a finales de 2014 por grupos de derechos civiles y activistas que defienden los derechos de los inmigrantes.

Gee dijo que el gobierno viola el acuerdo judicial Flores versus Meese de 1997 que prohíbe la detención de menores de edad en centros restrictivos. También pidió liberar de inmediato a las madres de los niños detenidos en centros de detención familiares de ICE, dos en Texas y uno en Pensilvania.

El gobierno pide al tribunal que no aplique su decisión (de liberar a niños y mujeres) a la luz de cambios recientes destinados a convertir los centros de detención familiares en instalaciones de procesamiento de corto plazo y no de largo término, como operaban hasta junio.

Cambio de reglas

El Departamento de Justicia explica que limitar la detención aún más fomentaría que más familias busquen ingresar al país ilegalmente.

publicidad

Añade que las detenciones breves ya no violan los acuerdos jurídicos que estipulan que los hijos de inmigrantes no estén retenidos en instalaciones de seguridad, y citan los cambios al reglamento anunciados por el jefe de la seguridad nacional, Jeh Johnson, el pasado mes de junio, entre ellos la rebaja de fianzas y aceleración de casos.

En el recurso, el Departamento de Justicia detalló que en el tiempo transcurrido dentro del año fiscal de 2015, que comenzó en octubre de 2014, la Patrulla Fronteriza ha apresado a 24,901 miembros de unidades familiares, lo que supone un descenso del 55% con respecto al año fiscal de 2014.

La corte presidida por Gee tiene planeado introducir una orden judicial en todo el país que requiere que el DHS cumpla el acuerdo de 1997.

Políticos, religiosos, abogados y congresistas demócratas también han cuestionado la política de detención de niños y familias de ICE y exigen a la Administración liberar a todas las madres y niños y que sea un juez de inmigración el que decida sus futuros en Estados Unidos, “pero libres”, apuntan.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad