publicidad

EEUU deporta a más residentes por delitos relacionados a drogas

EEUU deporta a más residentes por delitos relacionados a drogas

Las deportaciones de personas cuyos delitos más serios eran ofensas relacionadas a drogas aumentaron un 22% entre 2007 y 2012, según Human Rights Watch.

Incrementan deportaciones por posesión de drogas Univision

El mexicano Raúl Valdez ya era residente legal estadounidense cuando fue deportado en 2014, por una vieja sentencia de haber poseído marihuana con intención de venderla.

El mismo fue el caso del chileno Ricardo Fuenzalida, quien estuvo tres meses en un centro de detención para inmigrantes en 2013 tras haber sido convicto de poseer marihuana dos veces.

Estos casos ilustran una realidad en Estados Unidos, donde miles han visto a sus familiares ser detenidos en centros para inmigrantes y hasta deportados por delitos vinculados con drogas, según un informe difundido este martes por el grupo Human Rights Watch.

El reporte, titulado “ Un precio demasiado elevado: familias estadounidenses deshechas debido a deportaciones por drogas”, revela que las leyes estadounidenses permiten la deportación de residentes legales permanentes y de inmigrantes indocumentados por delitos relacionados a la posesión de drogas.

La cifra de deportaciones de no ciudadanos cuyos delitos más serios eran ofensas relacionadas a drogas aumentaron un 22% entre 2007 y 2012, sumando unas 260,000 deportaciones en ese período.

"A menudo, estos ilícitos se cometieron hace décadas, o son de tan poca gravedad que no se aplicaron penas de prisión o estas fueron ínfimas", explica el reporte.

Muchos de los inmigrantes deportados cometieron los delitos unos años y hasta décadas antes de ser detenidos por agentes de inmigración, según el informe de 93 páginas.

publicidad

“Aun cuando numerosos estados de EEUU están legalizando y despenalizando algunas drogas, o rebajan las penas para delitos relacionados, la política inmigratoria federal con frecuencia impone el exilio para esas mismas infracciones”, dijo la autora del informe, Grace Meng, una investigadora de la organización. “Los estadounidenses creen que el castigo debería ser acorde con el delito, pero esto no se está aplicando a los inmigrantes que fueron condenados por delitos que, a menudo, han sido infracciones de gravedad relativamente baja vinculadas con drogas”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad