publicidad
La modificación a la Ley del Castigo busca que permitir que los familiares inmediatos de ciudadanos estadunidenses: cónyuges, hijos y padres indocumentados.

Todo sería más fácil si los padres ayudaran a educar a los hijos

Todo sería más fácil si los padres ayudaran a educar a los hijos

Está demostrado que los padres que se involucran en la educación de sus hijos les hacen un gran favor facilitando su enseñanza.

La modificación a la Ley del Castigo busca que permitir que los familiar...
La modificación a la Ley del Castigo busca que permitir que los familiares inmediatos de ciudadanos estadunidenses: cónyuges, hijos y padres indocumentados.

Está demostrado que los padres que se involucran en la educación de sus hijos les hacen un gran favor facilitando su enseñanza y multiplicando la efectividad del trabajo de sus maestros.

Por eso esta semana la Dra. Isabel tuvo como invitada en su programa semanal a María Herlinda Treviño, una educadora de Houston que por los pasados 25 años se ha dedicado a entrenar a los padres en cómo pueden ayudar a sus hijos en la escuela, además de participar en otras intervenciones de urgencia que quizá le han salvado el futuro a múltiples estudiantes de esa ciudad tejana.

Treviño nació en Laredo, Texas, en una familia de siete hermanos, y con un defecto de audición que sólo le fue detectado en el tercer grado de primaria, pues en aquella época no existían leyes que exigieran a las autoridades escolares examinar a niños con posibles incapacidades.

publicidad

"En esa época si alguien no oía lo que se le decía era 'ah, no más oye lo que le conviene', así yo comencé la escuela" en desventaja, narró Treviño.

Fue en tercer grado que se le diagnosticó su incapacidad porque Texas entonces aprobó la primera ley exigiendo que "todo niño debe tener un examen de oído".

Conoce los derechos que tienes como padre de un niño con discapacidad en el aprendizaje

La Dra. Isabel mencionó que entre las múltiples llamadas que recibe de padres y madres preocupados por las capacidades de aprendizaje de sus hijos, siempre les menciona que lo primero que tienen que hacer es exigir que se les haga un examen de oído y del habla, antes de llegar a cualquier otra conclusión.

Usted, como padre, debe exigir que se le hagan a sus hijos o hijas pruebas para determinar si tienen discapacidades físicas que afecten el aprendizaje.

Por eso es tan importante el rol de padres y madres en la educación de los hijos: "Si los padres saben qué son sus derechos y si los padres sabes qué son sus responsabilidades, pues los padres pueden servir como sus propios abogados para todas las necesidades de sus hijos", afirmó Treviño.

A partir de su diagnóstico, y con la ayuda de aparatos auditivos, Treviño pudo estudiar al mismo nivel que sus compañeros y compañeras, y siempre gracias a su madre, que nunca dejó de motivarla pese a su incapacidad.

publicidad

"Eso no me paró en las cosas que yo aprendí en la vida. Mi mamá siempre me dijo 'mi hija, tú tienes un poquito de defectito ahí pero por eso no te vas a parar, por eso tú tienes que seguir adelante y a tí no te pasa nada, tú puedes aprender, tú puedes caminar, tu puedes hablar", narró la educadora.

"Ella me ayudó a ser la mayor (hermana) como una responsabilidad y al mismo tiempo a tener que ponerle a las cosas más ganas", dijo.

Con el apoyo de sus padres la maestra completó sus estudios de preparatoria, se involucró en actividades como las Niñas Escuchas ("me ayudaron a mi liderazgo") y participó en el programa Upward Bound, para estudiantes con familia que nunca ha ido a la universidad.

 "Ese programa me ayudó a moldearme a la idea de que 'hey, tú tienes que ir a la universidad'", dijo Treviño, y así fue: Hoy en día los siete hermanos de la familia tienen títulos universitarios.

"¡Dios mío, esto hay que aplaudirlo!", exclamó la Dra. Isabel, sorprendida de semejante logro.

"Ya no vivo en tanta pobreza, vivo lo que mi padre soñó, eso es lo que todos los padres quieren para sus hijos", dijo, orgullosa, la educadora.

¿Cómo sé si mi hijo tiene alguna discapacidad en el aprendizaje?

La experiencia profesional que la llevó a involucrarse en la educación de los padres, para que ayudaran a sus hijos, fue en la organización para mujeres jóvenes YWCA.

publicidad

Allí creó talleres para padres en distintas materias, tanto educativas como de la vida cotidiana -talleres de cocina-, y comprobó que motivando a los padres a motivar a sus hijos, el proceso educativo se hacía mucho más fácil y los menores vivían más motivados.

"Mis niños eran bien brillantes y eran de pre-kinder, y una mamá me decía 'oye, están aprendiendo tanto mis hijos que mi hijo de pre-kinder sabe más que mi hijo de kinder', eso me ayudó a buscar información de cómo ayudarles a los padres", dijo.

La Sra. Blanca Suazo, quien ha trabajado con Treviño, llamó desde Houston para contar de su experiencia con la educadora.

Suazo llegó recientemente a Houston con un hijo de 20 años en silla de ruedas que no ha completado su escuela preparatoria, y gracias a la educadora encontró opciones tanto para estudiar como para tratar la incapacidad del joven.

"Me ha ayudado la Sra. Treviño a buscar opciones para mi niño porque mi niño está en silla de ruedas, y yo realmente le estoy muy agradecida por todas sus atenciones y todo el empeño que le ha puesto en que mi hijo vaya a la escuela", dijo Suazo.

El joven "ya está en high school mi hijo, empezó ayer", y "van a probar qué capacidades puede desarrollar mi hijo, su potencial".

Treviño destacó que el primer taller que les imparte a padres y madres es la matería más básica de todas: Los derechos y responsabilidades de los padres.

publicidad

Una vez que padres y madres conocen sus derechos y responsabilidades, están en posición de exigir la mejor educación y servicios para sus hijos e hijas.

Pero Treviño es más que una educadora: En múltiples ocasiones ha tenido que intervenir de urgencia para ayudar a estudiantes que vieron en peligro su futuro escolar por conducta rechazada en los planteles.

Algunas de estas situaciones, dijo, se resolvieron con acciones simples que los padres pudieron tomar pero no supieron cómo.

Narró un caso sobre una chica que la querían colocar en una escuela alternativa concebida para estudiantes que no dan el grado en una escuela tradicional. La madre de la joven la llamó pidiéndole ayuda para que la mantuvieran en su escuela.

¿Cómo ayudo a mi hijo con sus tareas?

Treviño citó a madre e hija para reunirse con el director de escuela y cuando las encontró "la muchacha se mira como tipo pandillera y yo le digo a la muchacha 'ven para acá, vamos para el baño', y me traigo a la mamá también 'ven, límpiate ahí en la cara, quítate todo ese make-up, peínate bien como niña decente, quítate ese suéter, súbete los pantalones y vamos a hablar con el director'".

"No vas a tener muchas oportunidades en tu vida pero si al director lo convencemos de que te acepte pues ya la hiciste, y pues han aceptado a la muchacha", dijo.

publicidad

En otro caso su hija la llamó que necesitaba su ayuda porque a un joven lo iban a enviar a la cárcel, y estaba en una escuela en la oficina de la directora.

Ella llamó a la escuela, fue a ver a la directora para hablar del caso y cuandó llego el muchacho estaba en la oficina de la directora: "Tenía así el cabello como un oso".

Treviño le dijo "te ves como un delincuente" y se lo llevó a una barbería para que lo limpiaran. "La directora cuando lo vio se admiró" y caso resuelto.

Otro de los radioescuchas que llamó fue Manuel Rodríguez, de la Junta Escolar de Houston y colega de muchos años de Treviño, que dio testimonio sobre la importancia de que los padres motiven a sus hijos a estudiar, como Treviño los motiva a ellos.

"Los padres del pueblo hispano muchas veces, como no tienen mucha educación, ellos mismos dicen que los maestros son los que van a dar esa educación, pero alguien tiene que ser socio en la educación de los niños", dijo Rodríguez.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad