publicidad
Universidades son una ganga

No exagere: La mejor universidad se puede pagar a precio módico

No exagere: La mejor universidad se puede pagar a precio módico

Estudiar en una buena universidad puede ser mucho más barato de lo que se imagina y los padres no deben asustarse por los precios que ven de primera.

Universidades son una ganga
Universidades son una ganga

Estudiar en una buena universidad puede ser muchísimo más barato de lo que se imagina y los padres no deben asustarse por los precios que ven en primera instancia: Lo que se paga por una universidad depende del ingreso familiar, becas, préstamos y otras ayudas, y el costo final a menudo es una fracción del precio anunciado.

Tres de cada cuatro padres y madres "exageran el costo de la universidad", dijo el experto José Rico, y se desaniman antes de averiguar bien qué es lo que cuesta. Hay que combatir esa percepción.

Rico es el director ejecutivo de la Iniciativa en Educación y Excelencia en Educación para los Hispanos de la Casa Blanca, y la Dra. Isabel lo trajo como invitado esta semana para reiterar que los estudiantes hispanos pueden estudiar en una buena universidad sin pagar precios exorbitantes.

publicidad

Rico reiteró que la educación es vital para el bienestar del país y sobre todo para las familias hispanas, cuyos estudiantes están rezagados en comparación a otros grupos demográficos en el país.

"Cuando nuestro país se está levantando de una crisis económica, una educación completa va a ayudar a que la gente tenga empleo y no sufra mucho de la crisis", dijo Rico.

"Los trabajos del próximo siglo, casi el 70% de esos trabajos van a requerir al menos dos años de colegio. Hoy en día hay más de un millón de trabajos que requieren dos años de colegio que los empleadores no pueden encontrar gente" para hacerlos, dijo Rico.

Por eso es importante asistir a una universidad o colegio comunitario.

La Dra., que se puso en los zapatos de la gente de menos recursos, le explicó a Rico: "Comprendemos que (pagar una universidad) es una meta bastante difícil por la economía". ¿Qué es lo que está haciendo el Gobierno  para facilitar ese acceso?

Según Rico, hay dos iniciativas principales:

- Aumentos de las Becas Pell a $9 mil millones al año, mediante las cuales cada estudiante puede recibir, gratis, hasta $5,500 para estudiar.

- Mantener bajas las tasas de intereses de los préstamos estudiantiles.

Esas dos iniciativas, unidas a becas privadas y a otras ayudas económicas, como estudio y trabajo, pueden reducir sustancialmente la cantidad de dinero que se paga por una universidad.

publicidad

Becas de la A a la Z

El secreto está en conoce el "costo real", o en inglés el "net price" que se paga por una universidad.

Por ejemplo, tomemos el ejemplo de la Universidad de Harvard, que a menudo es la más citada por estar considerada la más prestigiosa del país.

Si usted entra a la página web de Harvard verá que el costo de estudiar, o "tuition", es de $53 mil al año. Pero no entre en pánico si su hijo o hija quiere estudiar ahí. Al contrario, alimente sus aspiraciones.

Resulta que más de la mitad de los estudiantes de Harvard para el presente año académico, después de recibir las becas y ayudas económicas basadas en sus ingresos, recibirán un descuento de $41 mil en promedio cada uno, y tendrán que pagar $12 mil de su bolsillo.

¿Nada mal no?

El "costo real" de una universidad se determina por ingreso, becas, préstamos, y "ahí es cuando la familia debe hacer su decisión correcta...la gente debe saber cómo calcular ese costo real", dijo Rico.

En esta página del gobierno de EEUU encontrará una calculadora de costos universitarios que le permitirá saber lo que terminará pagando realmente por la universidad de su hijo o hija (o lo que terminará pagando el estudiante) realmente.

"Van a ver que el costo real de la universidad es mucho más bajo de lo que la gente cree que es", aseguró el funcionario.

publicidad

Rico dice que él mismo hizo el ejercicio utilizando datos de una familia típica: $50 mil en ingresos anuales, cuatro niños, dos en colegio.

"Cuando metimos los costos de Harvard y los costos de una universidad pública de cuatro años, miramos que en 90% Harvard es más barata, ¡es más barata!", según el funcionario.

"Por eso es super importante que la gente muchas veces piensa que una universidad como Harvard, o una universidad como Stanford, o una universidad como la Universidad de Miami o lo que sea...mirándolo así cuesta mucho por año, pero cuando estamos calculando las becas, las ayudas financieras, todo lo que esas universidades hacen por sus estudiantes, el costo muchas veces es más bajo que una universidad pública", aseguró Rico.

Es por ese desconocimiento que los padres y madres hispanos a menudo les bajan las aspiraciones a sus hijos, algo que nunca hay que hacer.

"Los estudiantes latinos son los estudiantes que necesitan más información y aplican al último momento cuando casi no hay dinero", le explicó Rico a la Dra. quien le preguntó porque hay que reiterar el mensaje entre nuestra comunidad.

Por ejemplo, una de las radioescuchas, Ana, llamó preocupada porque su hijo, de 15 años y a punto de entrar en undécimo grado, es muy estudioso y "dice que quiere estudiar medicina. Se ha desalentado un poquito por el valor de la carrera y sentimos que no vamos a poder con ella".

publicidad

Consejo de la Dra.

- Nunca le baje las aspiraciones.

- Por ahora la única preocupación es saber si ese niño es bueno en matemáticas, biología, química; si está tomando cursos apropiados para que ese sueño se haga realidad, y si no, ir a la escuela y exigir que le den cursos que lo reten. La madre tiene el deber de preguntar.

Cuando llegue el momento de ir a la universidad, "le puedo decir que hoy en día para que un estudiante se vaya a estudiar medicina...hay muchas becas, entonces no piense que debe pagar por los ocho años de escuela luego. Eso no le pasa a nadie que debe pagar por eso. Usted piense en los primeros dos años, luego los próximos cuatro, y luego de allí las oportunidades para becas se van a abrir más", dijo Rico.

Lo importante en esta etapa es que tome los cursos que lo encaminen hacia esa carrera y que su niño comience a averiguar sobre becas.

No olvide que el primer paso para buscar ayuda económica es el FAFSA: Solicite aquí completamente gratis para que sepa con qué dinero cuenta del Gobierno. 

De ahí se parte en busca de otras becas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad