publicidad
Estudiantes graduados de la Universidad de Columbia en 2016, en Nueva York.

La población hispana está hoy menos representada en las universidades de elite de EEUU que hace 35 años

La población hispana está hoy menos representada en las universidades de elite de EEUU que hace 35 años

Un análisis realizado por The New York Times muestra que a pesar de que aumentó el número de estudiantes latinos de primer año, esta aún no corresponde con el incremento de esta comunidad en el país.

Estudiantes graduados de la Universidad de Columbia en 2016, en Nueva York.
Estudiantes graduados de la Universidad de Columbia en 2016, en Nueva York.

Los estudiantes negros e hispanos están menos representados que hace 35 años en las mejores universidades y colleges de Estados Unidos, según un análisis realizado por el periódico The New York Times.

La proporción de estudiantes de primer año en las escuelas consideradas de elite prácticamente no ha cambiado, o incluso, lo ha hecho negativamente desde 1980, dice el estudio que toma datos desde ese año hasta 2015 de varias fuentes, incluidas las universidades más reputadas del país y el Centro Nacional de Estadísticas de Educación.

El trabajo muestra que si bien la cantidad de alumnos hispanos de primer año en las universidades de elite ha aumentado desde 1980, ese incremento no corresponde con el aumento de la población hispana de edad universitaria de EEUU. Es decir, hay más estudiantes latinos, pero la brecha con los que podrían asistir a esas instituciones es mayor: en 1980 la brecha entre la población hispana de edad universitaria e hispanos matriculados en universidades de elite era de 3%. En 2015, esa brecha era de 9%.

En el caso de los afroestadounidenses, la cantidad de estudiantes de primer año en las mejores universidades prácticamente se ha mantenido igual. Representan solo el 6% de los estudiantes de primer año de las mejores instituciones, mientras que son el 15% de los estadounidenses de edad universitaria.

El estudio muestra que esta tendencia se da a pesar de décadas de 'acción afirmativa', o 'affirmative action', en inglés, acciones como ajustes en el proceso de admisión para aumentar la inclusión de minorías en dichas instituciones. El análisis incluye 100 colleges y universidades.

publicidad

Una posible explicación

Terry Hartle, vicepresidente del Consejo Estadounidense de Educación, institución que representa a más de 1,700 instituciones le dijo al periódico que negros e hispanos sí han ganado terreno pero solo en las instituciones menos selectivas.

Una de las explicaciones que encuentran los expertos de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación citados en el trabajo es que esta desigualdad y subrepresentación tan persistente a través de los años deriva de desigualdades que vienen de la primaria, la secundaria, y hasta antes, en la educación temprana. Las escuelas primarias y secundarias a las que asisten los mayores números de estudiantes negros e hispanos tienen menos recursos para tener maestros experimentados, cursos avanzados, materiales e instalaciones de calidad.

Este fenómeno es descrito en el informe como una "desventaja inicial" y una "cascada de obstáculos" en la educación de hispanos y afroestadounidenses.

Menos dinero, menos oportunidad

Un reporte publicado por The Atlantic citando a The National Journal ya decía que en 2004 los estudiantes hispanos tenían tres veces menos probabilidades y los negros cinco veces menos probabilidades que los estudiantes blancos de poder inscribirse en colegios altamente selectivos. Dicho estudio señalaba que la disparidad racial en las admisiones universitarias seguía en aumento en los últimos 30 años.

publicidad

Pero aparte del tema racial, el análisis mostraba que los estudiantes con ingresos familiares en el nivel superior tenían entre siete y ocho veces más probabilidades de inscribirse en una escuela de elite que los estudiantes en el nivel inferior de ingresos.

Un estudio de la Universidad de Stanford había concluido que el mero ajuste en las admisiones para incluir minorías no era suficiente para lograr una mayor tasa de diversidad racial y socioeconómica.

En cambio, los expertos del Centro de Análisis de Políticas de Educación de Stanford dijeron que era necesaria una reforma integral para revisar los procesos de solicitud, admisión y matrícula.

Estos birretes de graduación honran la herencia hispana
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad