publicidad

Ejemplos de cómo los padres pueden abogar por sus hijos

Ejemplos de cómo los padres pueden abogar por sus hijos

ASPIRA es una de las mayores organizaciones sin fines de lucro del país, cuya misión es educar a la familia y estudiantes para que no abandonen la escuela.

En el programa de la Dra. Isabel esta semana, John Villamil, de la organización hispana sin fines de lucro ASPIRA, pidió a varias personas a abogar por sus hijos e hijas en la escuela, ante distintas situaciones que les están perjudicando en la escuela.

ASPIRA es una de las mayores organizaciones sin fines de lucro del país, cuya misión es educar a la familia y estudiantes para que no abandonen la escuela, además de intervenir con jóvenes en peligro de dejarla mediante actividades extracurriculares.

"Nosotros creemos que es la educación lo que va a hacer la gran diferencia para sacar a nuestra comunidad, a nuestra gente del ciclo de la dependencia social, del ciclo de la pobreza, de lograr el sueño americano", dijo Villamil.

ASPIRA provee consejeros académicos y programas educativos en escuelas charter o alternativas, y opera en los Estados de Connecticut, Delaware, Florida, Illinois, Massachusetts, New Jersey, New York, Pennsylvania, Washington DC, Virginia, Maryland, y en Puerto Rico.

Además, según Villamil, el grupo está en proceso de abrir sus propias escuelas charter en New York y New Jersey.

Una madre preocupada, Ana, llamó desde Chicago, y no porque su hija tuviera problemas en la escuela, sino todo lo contrario.

La aceptaron para estudiar ingeniería química en una importante universidad de Illinois, tiene excelentes calificaciones, pero de la colegiatura de $60 mil al año sus padres aún deben pagar $28 mil, lo que les resulta demasiado para sus ingresos.

publicidad

Villamil le dijo a Ana que una de las labores de ASPIRA es "ayudarle a su hija y a usted a identificar otras ayudas económicas" disponibles para la estudiante.

Además, el funcionario le dio razones adicionales para pensar en que hay más ayudas disponibles para su hija, aún por identificar: "Su hija es doble minoría: Es hispana, es mujer, necesitamos más jóvenes latinas que alcancen la carrera de ingeniería".

"Lo más importante es que su hija tiene unas altas calificaciones y que está escogiendo una carrera que es muy importante. Yo sé que la van a ayudar", aseguró la Dra. Isabel, segura de la prioridad que tiene este país en formar a ingenieros.

Patricia, de Los Ángeles, llamó preocupada por su hijo de noveno grado, quien está varios grados atrasado en matemáticas y dice que la escuela no le quiere proveer ayuda suplementaria para que avance, que la dejó sola.

"Me da tristeza con esa escuela...he estado con el director, con el principal, y él me ha confirmado lo que los maestros me dicen: 'Su hijo no está en el nivel que debe de estar y lo sentimos mucho, usted tiene que buscar por su cuenta un tutor'...es una tristeza que nos dejen solos con nuestros hijos", dijo Patricia.

Villamil le dejó claro que si un niño está atrasado en una escuela pública tiene derecho a Servicios Suplementarios de Educación (SES), y "este programa les ofrece a los estudiantes hasta 100 horas de tutorías gratuitas y están disponibles en gran cantidad de las escuelas públicas en toda la nación".

publicidad

Sin embargo, Patricia insistió en que la escuela la dejó sin la opción de esas ayudas.

Villamil apeló entonces a que la madre abogara por su hijo: "Usted está luchando por un derecho, porque es un derecho suyo y es un derecho del estudiante. Su hijo necesita ayuda inmediata, dos cosas le recomiendo: Continúe su plan de acción de reclamar ese derecho, únase con otros padres para reclamar ese derecho porque estoy seguro que hay otros padres que tienen la misma problemática".

Por otro lado, le recomendó que su hijo visite Operación Éxito en la Internet, "un programa que está diseñado como un juego, y este juego está diseñado de tal manera que el estudiante selecciona la materia y se le presenta el contenido de forma diferente pero jugando y compitiendo, y estoy seguro que a su hijo le encantan los videojuegos, y que su hijo aprende muy probablemente de forma visual, y este programa lo estimula".

Operación Éxito le permite a los estudiantes competir con otros ya sea en Los Ángeles, Estados Unidos, o Latinoamérica, y el programa es completamente gratuito.

Otro padre, Ernesto, llamó desde Houston, y expresó que en su ciudad, donde la mayoría de los inmigrantes son hispanos, en las escuelas con programas novedosos predominan, según él, inmigrantes de otras nacionalidades.

Ernesto se estaba preguntando si quizás estaban haciendo algo mal los padres latinos o sus hijos, que no estaban entrando en estas escuelas, según su percepción.

publicidad

Villamil felicitó a Ernesto por estar atento a lo que ocurre en las escuelas, "Ernesto está comprometido con la educación de su hijo, así que eso es algo sumamente importante, para lograr que ese hijo o hija se desarrolle al máximo posible".

Sin embargo, Villamil dijo que quizás una de las cosas que está ocurriendo es que otros padres no se están movilizando y tocando a las puertas de las escuelas más innovadoras, y que es necesario que intervengan por sus hijos.

"Probablemente esta es una escuela especializada, que tiene requisitos de admisión, que son estas escuelas especializadas en ciencia, tecnología, periodismo", dijo Villamil.

"Son los padres los que tienen que asegurarse de que sus hijos entren" a la escuela que quieren, "si ustedes no luchan por sus hijos, no estén esperando a que vengan a tocarle a la puerta", agregó la Dra. Isabel.

Por último el programa cerró con un llamado a ayudar a la pequeña Victoria Cabrera, quien necesita una operación a corazón abierto

Vicky Cabrera, de 13 años de edad, fue sometida a una operación por un defecto congénito del corazón a los 11 años de edad en su natal Venezuela.

Sin embargo, esa operación no hizo sino empeorar su condición y a los 12 años de edad fue operada nuevamente en el Hospital de Niños de Miami, a un coste de unos $300 mil.

publicidad

La familia ha pagado la deuda, cuyo balance actual es de $162 mil, pero Vicky necesita una tercera operación y tiene que saldar esa deuda más proveer un depósito de $30 mil antes de que la sometan a la intervención.

La fecha límite para el pago es el 30 de julio.

Se les pide a los interesados en ayudar a Vicky y a su familia entrar a esta página  o enviar su donativo a

Miami Children's Hospital

P O Box 862192

Orlando, FL, 32886

Para: Victoria Cabrera, cuenta # 4856804

Atención: Payment Financial Services, Maria Coro

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad