publicidad

Conoce a la latina finalista a Maestra del Año, Clemencia Spizzirri.

Conoce a la latina finalista a Maestra del Año, Clemencia Spizzirri.

Clemencia Spizzirri, profesora de español, recibirá este miércoles un homenaje de Obama junto a otros maestros por su trabajo e importancia

Maestra hispana, finalista al reconocimiento de Maestro del Año Univision

El miércoles 29 de abril el presidente Barack Obama homenajeó a las mejores maestras y maestros del país y entre los estuvo la ecuatoriana Clemencia Spizzirri, maestra del año en su estado, Iowa. 

Este año la máxima distinción fue para Shanna Peeples, una profesora de inglés de Texas.

El premio nacional a Maestro del Año se realiza entre todos los profesores que han sido seleccionados como los mejores en cada estado. Y entre tan distinguido grupo se encuentra Spizzirri, de 38 años y originaria de Ecuador, quien lleva ya cinco años enseñando español en la Merrill Middle School de Des Moines.

En la biografía que el portal de educación del estado de Iowa realiza de ella, se describe a esta ecuatoriana como una maestra preocupada por “ayudar a los niños con necesidad y a las familias para que entiendan el poder de una educación de gran calidad” además de ser conocida por su “preocupación por que los niños que aprenden inglés como segunda lengua sean parte total de la cultura del éxito”.

Spizzirri consiguió ser la Maestra del Año de su estado gracias también a su labor como líder dentro del distrito escolar, en sus clases y por su labor dentro de la comunidad.

Una familia numerosa 

Clemencia dejó atrás su país natal, donde era la más joven de una familia en Quito de siete hermanos, donde aprendió el valor de la educación como la llave para conseguir las metas en la vida. Parte de su vocación seguramente se la deba a su madre y hermano: la primera, por leerle durante sus primeros años, mientras que el segundo le regaló un diccionario para que pudiera entender sus libros.

publicidad

Su apoyo a los más desfavorecidos jugó un papel importante a la hora de alcanzar el honor de ser distinguida como la mejor enseñante del año en su estado. En su aplicación, según dicha página, hacía referencia a cómo los jóvenes que provenían de familias menos favorecidas y que debían trabajar tenían unos resultados peores, lo que “aumentó su pasión para apoyar a los más necesitados y ayudarlos a mejorar gracias a la educación”. Y es que, según sus propias palabras, “sintió que al convertirse en profesora podría marcar una diferencia junto a mi creencia de que la educación puede impulsar y liberar a la gente”.

Consiguió su título como profesora en su país, donde ya había comenzado a enseñar inglés antes de dar el salto a Estados Unidos, donde vivía su hermano. Fue en la Universidad Técnica Particular de Loja donde obtuvo su título de Inglés como segunda lengua, justo antes de mudarse para Des Moines, donde asistió a clases de máster en Drake University. 

Preocupada por la comunidad

El reconocimiento a su labor viene dado, entre otros motivos, por sus “esfuerzos para rediseñar el departamento de español de Merrill Middle Schoool”. 

publicidad

Dentro de su comunidad, Clemencia ha ayudado a refugiados de otros países a aprender pequeñas palabras o frases útiles en inglés para poder desenvolverse y comenzar una nueva vida en un país diferente con una lengua distinta a la suya. 

Igualmente, ha llevado un programa para evitar el abandono escolar que trata de poner en contacto a las familias latinas con los recursos y la información necesarias sobre el sistema de Estados Unidos. Como ella misma escribió en su documento para postularse al reconocimiento que finalmente obtuvo, durante sus años como profesora aprendió “que los estudiantes latinos de este estado enfrentan importantes barreras para alcanzar el éxito académico”.

Su experiencia como latina le hizo comprender que “las familias latinas valoran la educación, sin embargo muchos padres tienen poca experiencia con el sistema educativo” y a veces incluso “no están familiarizados con los términos educacionales y tienen poco o ningún conocimiento de las opciones para sus hijos”.

Por su ejemplo, por su valor, por su compromiso, pocos pueden dudar que ha sido un reconocimiento merecido.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad