publicidad
Big Brothers, Big Sisters es un programa de mentores para menores de edad que carecen de un padre, madre o un adulto que les sirva de modelo a seguir.

Big Brothers Big Sisters: Un programa de mentores personales para tu hijo

Big Brothers Big Sisters: Un programa de mentores personales para tu hijo

La Dra. Isabel discute el programa de mentores personalizados Big Brothers, Big Sisters, para familias que necesitan apoyo en ausencia de un padre o madre.

Big Brothers, Big Sisters es un programa de mentores para menores de eda...
Big Brothers, Big Sisters es un programa de mentores para menores de edad que carecen de un padre, madre o un adulto que les sirva de modelo a seguir.

Esta semana la Dra. Isabel discutió un programa muy particular de ayuda a nuestros niños y jóvenes, que es uno de los más antiguos de este país, más efectivos y quizás desconocido para muchos: Big Brothers Big Sisters (Hermanos mayores, hermanas mayores).

El programa, para niños y adolescentes entre 6 y 18 años de edad, parea a mentores profesionales con esos niños o adolescentes, para que estos tengan un tutor, un modelo a seguir, una amistad o un velador de sus intereses cuando los padres están incapacitados de hacerlo.

Estudios demuestran que los jóvenes inscritos en el programa Big Brothers Big Sisters (BB-BS):

- Tienen más confianza en sí mismos

- Son más propensos a mantenerse alejados de las drogas y el alcohol

publicidad

- Tienen mejor rendimiento escolar

- Se llevan mejor con su familia y amigos

- Se sienten mejor de ellos mismos

"El apoyo que el mentor (de BB-BS) puede darle al niño puede ser ayuda académica, puede ser ayuda en términos de tiempo, pueden ser varias vosas, pero sí, el mayor enfoque es en que ese mentor que nosotros preparamos esté con la familia y con el niño o la niña para que ellos logren sus metas académicas", dijo a la Dra. Isabel el director de la Iniciativa de Diversidad del programa, Héctor Cortés.

Además de esa ayuda académica un mentor puede también "ir a la escuela, salir al teatro, ir a comer (con ese joven), mínimo estamos hablando de cuatro horas al mes" de interacción entre joven y mentor, según Cortés.

Ese apoyo es personalizado, o sea un mentor por cada niña o niño.

"Hay muchos voluntarios que quieren hacer la diferencia en la vida de un niño y nosotros hacemos todo lo posible para que podamos juntar, emparejar un voluntario que tiene esa pasión y esa energía, esa visión de trabajar con un niño, lo emparejamos realmente con la familia primero, porque la familia es muy importante", dijo Cortés.

Es la familia del niño o adolescente la que determina lo que espera del mentor y su influencia sobre el menor.

"Hay un intercambio de expectativas, de información...la familia está envuelta en esa relación para que ese voluntario sea un apoyo, verdad, no para reemplazar" a los padres, dijo Cortés.

publicidad

La Dra. Isabel observó que como muchos niños no tienen padre en la casa, "quizás el mentor no es que reemplace al padre, pero empieza a llenar algunos vacíos de lo que es la figura masculina".

Cortés le respondió que más del 80% de las familias que participan en BB-BS tienen sólo una madre o un padre en casa, a veces por culpa de que uno está en prisión. "Nosotros proveemos una parte, verdad, somos socios con la familia", dijo.

Según Cortés, un mentor está con un joven en promedio mínimo dos años, y hay algunos que han estado envueltos en la vida de sus pupilos hasta 20 años.

Como resultado de estas relaciones mentor-joven "la mayoría de los niños cambian sus actitudes sobre la escuela, dependiendo de que edad llega, mejoran académicamente, se gradúan de la escuela secundaria, cuando llegan a la escuela secundaria miran el futuro de manera diferente" porque alguien le ha hablado de otras alternativas en la vida, explicó el funcionario.

Una de las radioescuchas, "Berta", llamando desde Houston, planteó un problema personal que pudo tener un resultado distinto de haber existido un mentor que aconsejara a su hija de 16 años de edad.

"Mi niña ha dejado la escuela, ya tiene como tres meses que no está yendo a la escuela, ella tiene 16 años...conoció a un muchacho que ahorita está en la cárcel y ha habido muchos problemas de ahí para acá", dijo "Berta".

publicidad

¿Cómo pudo haber ayudado un mentor a la adolescente en peligro de abandonar la escuela?

Cortés contestó: "Lo más importante que nosotros hacemos, más que nada, es tener una relación con un niño (más allá de lo académico), esa relación, los padres a veces no tenemos, no podemos, a esa edad tan crítica ellos no nos escuchan. Una persona de afuera, una persona con una perspectiva diferente, una persona que ha llegado a lograr ciertas cosas y ha pasado por lo que ella ha pasado, afuera, puede darle otra perspectiva" sobre la vida a la niña en problemas.

Si bien nadie puede obligar a esa niña a seguir estudiando, dijo Cortés, una mentora pudo haber aconsejado a la menor a seguir en la escuela y completar al menos la secundaria, o buscar otro tipo de entrenamiento para poder ganarse la vida.

¿Cómo se entra al programa?

El procedimiento para conseguir un mentor es el siguiente: Llamar a BB-BS al  888-412-BIGS, o al señor Cortés personalmente al  215-665-7745.

Los mentores voluntarios pasan por una estricta investigación de sus antecedentes antes de entrar en contacto con cualquier joven.

"Es primordial que nosotros hacemos un estudio de los voluntarios y un background check, tenemos relaciones con agencias de afuera para asegurar de que ese niño esté seguro" con su mentor, dijo Cortés.

Una vez identificado el mentor o mentora, se reúne con la familia: Padre o madre, hermanos o hermanas, y un trabajador de BB-BS.

publicidad

En esa reunión se discute la situación del menor que va a tener el mentor o mentora, y las expectativas de la familia en cuanto al futuro de ese joven.

Luego de seis meses de trabajo supervisado con la familia es que el mentor se encuentra con su nuevo "hermano pequeño" y pueden compartir personalmente.

En algunas ocasiones al mentor se le permite incluso asistir a la escuela de su "hermano pequeño" y hasta puede servir como defensor de los intereses de ese menor, sobre todo cuando hay barreras del lenguaje en la escuela.

El voluntario "puede abogar por las familias (en la escuela), porque como usted dice en el lenguaje se pierden algunas cosas o no se entienden".

BB-BS también está buscando voluntarios hispanos para trabajar como mentores.

Alrededor del 18% de los niños que atiende el programa son latinos, pero sólo el 9% de los mentores son latinos.

Los jóvenes latinos de hoy necesitan un ejemplo a seguir más que nunca. En particular, BB-BS necesita voluntarios hombres. Más del 70% de los niños en espera de mentores son varones, sin embargo, sólo 3 de cada 10 consultas de voluntarios provienen de hombres.

Para más información, entre a la página de  Big Brothers, Big Sisters o llame al al  888-412-BIGS, o al señor Cortés personalmente al  215-665-7745.

Esperamos tus preguntas para la Doctora Isabel con respecto a la educación de 2:00PM a 3:00PM E/12 Centro, a través de Radio Cadena Univision.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad