publicidad

La Universidad te ayuda a cumplir tus sueños

La Universidad te ayuda a cumplir tus sueños

La Universidad te ayuda a cumplir tus sueños  La Universidad te ayuda a cumplir tus sueños La Universidad te ayuda a cumplir tus sueños 

Estudiar es, realmente, lo máximo: La universidad es la puerta a los sueños que tú y tu hijo han tenido desde niño, sea el de viajar al espacio, o el de servir a tu gente, o el de ser famoso, reconocido, exitoso y escuchado.

No dejes que los sueños sean sólo sueños: En tus manos está hacerlos realidad ayudando a tu hijo, y los estudios son la herramienta que le harán el viaje más corto y más fácil.

Para que te inspires, te vamos a mostrar varios casos de gente igual que tú, quienes sólo se dedicaron a estudiar y ahora son los mejores, o más reconocidos en su campo, y orgullo de nuestra comunidad:

Hilda Solís, secretaria del Trabajo: Nació en los Ángeles, California y es hija de inmigrantes, su padre de México su madre de Nicaragua. Creció en la ciudad de La Puente en una familia humilde y trabajadora. "Yo soy la tercera hija de siete y la primera en ir al colegio, después de mí, mis cinco hermanas también fueron a la escuela, una es doctora y las otras ingenieras", dice Solís. En la secundaria un maestro le habló de las becas y la ayuda financiera para estudiar y eso inspiró a Hilda, quien creía que jamás podría costear una educación superior. Estudió Ciencias Políticas en la Universidad Politécnica de California, y obtuvo un Máster en Administración Pública en USC. En 1994 Solís hizo historia al convertirse en la primera latina electa para el Senado del Estado de California. También fue la primera mujer en recibir el John F. Kennedy Profile in Courage Award en 2000 por su trabajo pionero en temas de justicia ambiental.

publicidad

José Hernández, astronauta: "Estaba pasando la azada por una fila de remolachas en el campo, cerca de Stockton, California, cuando escuché por la radio que Frank Chang-Díaz había sido elegido para el Cuerpo de Astronautas", recuerda Hernández, uno de los cuatro hijos de una familia inmigrante de México, quien no aprendió inglés sino hasta los 12 años. En el momento en que escuchó sobre Chang-Díaz, el primer hispano en viajar al espacio, Hernández estaba cursando el último año del colegio secundario. "Ya entonces me interesaba la ciencia y la ingeniería", recuerda Hernández, "pero ese fue el momento que dije: Quiero volar por el espacio". Después de terminar la secundaria en Stockton, Hernández se inscribió en la Universidad del Pacífico, en donde obtuvo un título en ingeniería eléctrica y una beca completa para el programa de graduados de la Universidad de California en Santa Bárbara, donde continuó sus estudios de ingeniería. En 2009 viajó al espacio a bordo del transbordador Discovery.

Rubén Vives, ganador del Premio Pulitzer, 2011: Con cinco años llegó a Los Angeles con su abuela, su tío y unos primos en una camioneta que los trajo desde Mazatenango en Guatemala. Su primer recuerdo es que lo entregaron "a dos extraños", sus padres, que con un año lo habían dejado a parientes para buscar futuro en EU. Vives se enteró de que "era un indocumentado cuando tenía 17 años". Su mamá era empleada doméstica de una columnista del LA Times y allí consiguió su primer trabajo, como asistente de reporteros. Durante 10 años estuvo haciendo lo mismo hasta que se decidió a estudiar "en la escuela de periodismo de una universidad estatal, muy cara para pagar, pero lo hacía con $400 al mes". Por sus buenas calificaciones, el LA Times le reembolsó el dinero de los estudios y le permitió trabajar de reportero. En 2010 Vives y un colega publicaron una serie de artículos sobre una trama de corrupción en Bell, una pequeña y pobre ciudad del Condado de Los Angeles, que terminó con el arresto de ocho funcionarios. Su trabajo le mereció el Premio Pulitzer por Servicio Público.

publicidad

  Rafael Reif, presidente de MIT: El menor de cuatro hijos de refugiados judíos que escaparon de Europa del Este a finales de los años '30, Reif nació en Maracaibo, Venezuela, y se mudó a Caracas a los nueve años de edad. Formó parte de la primera generación de su familia que fue a la universidad, se graduó de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Carabobo en 1973, y se fue a estudiar un posgrado en EU en 1974. A pesar de hablar muy poco inglés obtuvo su maestría en Stanford y su doctorado en 1979. En 1980 se unió a la facultad de una de las universidades más prestigiosas del mundo, MIT, y en 2012 fue nombrado presidente de la institución por su trayectoria y papel en la reestructuración financiera del prestigioso centro de investigación.

Joseph Acabá: Este astronauta está a punto de convertirse en el hispano que más tiempo haya pasado fuera del planeta una vez termine su misión de cuatro meses en la Estación Espacial Internacional (EEI). De padres puertorriqueños, Acabá nació en California, se graduó de la Preparatoria Esperanza de Anaheim en 1985, y tiene un bachillerato en Geología de la UC Santa Bárbara y una Maestría también en Geología de la Universidad de Arizona. Fue reservista del Cuerpo de Marines, trabajó como hidrogeólogo y se unió a los Cuerpos de Paz en la República Dominicana. Fue esa experiencia la que lo inspiró a ser educador. "Una vez hice eso supe que la educación era lo que quería hacer. El único trabajo que podía alejarme de la enseñanza era el ser astronauta", dijo Acabá. Pero "ser un educador y un astronauta es lo mejor de dos mundos". Acabá enseñó ciencias durante un año en la Preparatoria Melbourne, en Florida, y ciencias y matemáticas durante cuatro años en la Intermedia de Dunnellon. Fue seleccionado por la NASA en 2004 y en 2009 viajó por primera vez al espacio a bordo del Discovery. El pasado mes de mayo regresó a la EEI.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad