publicidad

Profesor conservará trabajo a pesar de haber llegado tarde 111 veces

Profesor conservará trabajo a pesar de haber llegado tarde 111 veces

Profesor de escuela primaria conservará su trabajo a pesar de haber llegado tarde 111 veces en 2 años.

Salón de clases
Un profesor de una escuela de primaria en New Jersey conservará su trabajo a pesar de haber llegado tarde 111 veces en dos años.

En una decisión presentada el 19 de agosto, un árbitro impidió que la Escuela Primaria Roosevelt despidiera al veterano por 15 años, Arnold Anderson, de su trabajo de $90.000 al año, diciendo que tenía derecho a la disciplina progresiva, según la AP.


Aunque Anderson llegó tarde 46 veces en el último y 65 veces en el año escolar anterior, el árbitro afirmó que la calidad de su enseñanza supera su tardanza.


Así mismo, se determinó que el distrito no le proporcionó a Anderson una notificación formal de la ineficiencia, dándole 90 días para corregir sus defectos antes de despedirlo.


Anderson conservará su trabajo, pero no recibirá sueldo hasta el 01 de enero del 2016, informó la AP.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad