publicidad

Cómo enseñar ciencias a tus hijos

Cómo enseñar ciencias a tus hijos

La curiosidad es algo natural en los niños, pero necesitan ayuda para entender lo que ven. Guíalos y dales respuestas.

Estimula la curiosidad

¿Por qué el cielo es azul? ¿Cómo nadan los peces? La curiosidad es algo natural en los niños, pero necesitan ayuda para entender lo que ven. Y tú, mejor que nadie, puede guiarlos en la búsqueda de respuestas.

En este nuevo siglo XXI necesitaremos más entrenamiento en ciencias y tecnología del que nosotros tuvimos en el colegio. Aún los niños que no quieran ser científicos o ingenieros necesitarán las ciencias para adaptarse a este mundo que cambia cada vez más rápido. Sin una correcta preparación, nuestros hijos no estarán listos para enfrentar esos novedosos retos.

"Muchos padres dicen que no pueden ayudar a sus hijos con las ciencias, pero no necesitamos grados en química o física para ayudarlos", dice Bruno V. Manno, administrador de la Fundación Thomas B. Fordham, en Baltimore, Maryland y por muchos años funcionario del Departamento de Educación de Estados Unidos.

"Todo lo que necesitamos es voluntad para observar y aprender con ellos y, sobre todo, hacer el esfuerzo y tomar el tiempo para nutrir su curiosidad natural", añade.

Mientras más temprano comiences a desarrollar esa curiosidad, mejores resultados obtendrás con tus hijos. "El conocimiento científico es acumulativo, así es que los niños necesitan comenzar a aprender en casa", cuentan Nancy Paulu y Margery Martin en el folleto "Ayudando a tus hijos a aprender ciencias", publicado por el Departamento de Educación en 1992.

publicidad

"La mayoría de los padres cree que sus hijos aprenderán lo que necesitan de ciencias en la escuela. Lo cierto es que a la mayoría de los niños se les enseña muy pocas ciencias, particularmente en la escuela primaria", advierten.

Con las manos en la masa

Todos los días hay oportunidades para enseñar ciencias a tus hijos y despertar su interés por el conocimiento. Está en ti aprovechar esas circunstancias de lo cotidiano para mostrarle las maravillas de la naturaleza y buscar respuestas a las preguntas que genera esta observación.

¿Qué motiva más a los niños? Las cosas que pueden ver, tocar, manipular, cambiar, situaciones que les permiten entender lo que pasa, eventos que pueden investigar. Y eso es precisamente la ciencia.

La Asociación Nacional de Profesores de Ciencias recomienda los siguientes ejercicios para desarrollar habilidades científicas:

  • Observar: Invita a tus hijos a notar pequeños detalles.

    "¿Qué tipo de figuras ves en una telaraña?"

    "¿Hay diferencias entre la masa de este pan y la de aquel otro?"

  • Clasificar: Pon las cosas en grupos según sus características.

    "Ordenemos las medias por colores".

    "Puedes encontrar una manera de organizar tus juguetes según algún patrón".

  • Predecir: Dale ideas acerca de cómo funciona el mundo y pruébalas.
publicidad


         "¿Cuánto tiempo se demora un hielo derritiéndose en la mesa?"

          "¿Se demorará más o menos en otra superficie?"

  • Cuantificar: Propónle a tus hijos que cuantifiquen el mundo a su alrededor.

    "¿Quién es el más bajo de la familia? ¿Por cuánto?"

    "¿Cuántos pies de largo mide tu cuarto?"

"Las habilidades de la ciencia pueden y deben ser practicadas en todas partes. Pero investigaciones demuestran que la mente de los niños crece mejor cuando el ambiente es variado. ¡La ciencia está en todas partes!", concluye la Asociación.

El hogar también enseña

Se pueden mencionar muchos otros ejemplos de ciencia cotidiana:

  • Observar el crecimiento de una planta.
  • Observar los cambios de la luna en un ciclo lunar y anotar los resultados.
  • Observar el crecimiento de los hermanos o de las mascotas.
  • Observar los cambios de las estaciones y el clima.
  • Incluso, una enfermedad o una fiebre pueden convertirse en una oportunidad para aprender.

Aprender a formular preguntas es también una habilidad importante para las ciencias. Estimula a tu hijo a hacer preguntas de toda clase. Si no tienes las respuestas, no te preocupes: nadie, ni siquiera los científicos tienen todas las respuestas. También puedes estimular su aprendizaje escuchando sus propias respuestas.

publicidad

Más recursos para guiarlos

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad