publicidad

Cómo identificar problemas del lenguaje en tus hijos

Cómo identificar problemas del lenguaje en tus hijos

Alina de la Paz, experta patóloga del habla, explica los problemas de lenguaje en nuestros pequeños.

Es importante conocer los derechos que tienen los niños con deficiencias auditivas y de lenguaje. Para explicar mejor el problema contamos con la ayuda de la experta patóloga del habla y bilingüe, Alina de la Paz, integrante de la American Speech-Language Hearing Association (Asociación Americana de Habla-Lenguaje y Audición, ASHA por sus siglas en inglés).

La experta señaló que en cuanto al tema de los problemas de comunicación en niños biilingües hay muchos aristas relevantes, pero enfatizó que hoy día el bilingüismo es un problema para muchas familias hispanas ya que el sistema escolar no ayuda a conservar su primer idioma.

publicidad

Otra situación es cómo disgnosticar a un niño con problemas en el desarrollo del lenguaje, y como le afecta cuando está hablando su primer idioma, el segundo o cualquier otro.

En un caso hipotético sobre una madre que intenta enseñarle su idioma aun pequeño de tres años y que al niño le cuesta trabajo pronunciar algunas letras. La experta señaló que lo primero es comunicarse con una agencia que pueda hacerle una evaluación de lenguaje al niño.

Otro paso sería acercarse al sistema escolar para solicitar una guía de servicios apropiados a los niños. De la Paz puntualizó que en estos servicios se les hace una evaluación psicoeducativa, una del habla, auditiva y de aprendizaje, para hacer el primer diagnóstico.

¿Cuáles son las señales que un niño lanza en caso de tener problemas de comunicación?

Lo más importante es que un padre esté atento a la comprensión del niño, si puede seguir instrucciones sencillas, si aprende palabras, si amplia su vocabulario, si entiende detalles de algún cuento, si recuerda detalles, si alcanza a comprender los gestos faciales, si puede entender las nociones de día y noche.

En el habla es importante estar atento si se le pueden entender las palabras, desde los tres años, si estructura oraciones sencillas, si tiene muchos errores de vocabulario, si confunde nombres de colores con formas o si reemplaza unas palabras por otras.

publicidad

Todos estos factores serán determinantes en su aprendizaje de lectura y escritura en el futuro, y pueden derivar en que confunda las letras, que escriba mal, que no asocie correctamente los sonidos con las letras que representan.

Otra manera de darse cuenta de un problema es tener mucha interacción verbal con el niño, escucharlo hablar con otros adultos y con otros niños.

Casos

Un usuario quien tiene un hijo de seis años que tiene clases en inglés y español, pero es sus clases de español tiene problemas de atención, mientras que en las de inglés es participativo y atento.

La madre señaló que el niño se explica mejor en inglés en casa y que cuando quiere explicar algún evento lo hace en inglés porque en español no tiene los referentes suficientes.

La experta apuntó, por las características mencionadas, que en niños bilingües es común que exista interferencia entre ambos idiomas, y que el problema se solucionará cuando el niño desarrolle bien ambos idiomas y que pueda traducir mentalmente lo que se le está diciendo.

Rosy, que tiene cinco hijos y tres de ellos tienen problema de ADD (Transtorno por Déficit de Atención por sus siglas en inglés) y los otros dos comienzan a dar signos. La niña de siete años es la que le representa mayor preocupación porque se comporta muy tímida en la escuela, pero en casa es muy activa, intenta llamar la atención con gritos a adultos y otros niños. En la escuela no está teniendo resultados positivos, tiene problemas para leer y otros comportamientos negativos.

publicidad

En este caso Rosy debe demandar, por derecho, una evaluación por parte de la escuela para identificar el problema de la niña y que los educadores pongan una estrategia para su aprendizaje, primero enfocándose en su atención y luego en su lenguaje.

De la Paz señaló que es vital que se busque un disgnóstico de inmediato para evitar que más adelante tenga muchas dificultades para tener buenas notas, para aprender y terminar sus estudios.

Otro caso es el de Genoveva, que su hijo de dos años en casa es muy desenvuelto pero en sitios públicos no interactúa, entiende instrucciones, hace frases, entiende lo que escucha y tiene algunos problemas de habla pues no combina palabras aún y a otras personas no les entiende. Además presenta problemas de ansiedad cuando se separa de su familia y sólo usa juegos en solitario porque no convive con otros niños, a menos que sea su hermanita mayor.

Alina señaló que Genoveva debe pedir una evaluación en alguna institución médica porque puede ser un tipo de atraso físico o social y solicitar el programa de estimulación temprana con su pediatra. Los fondos que el gobierno ofrece para estos problemas se pueden dar desde el nacimiento y luego de los tres años puede combinarse con la ayuda que proveé el sistema escolar.

El caso de Sandra es que su nieto de ocho años está diagnosticado con mutismo selectivo, no habla con nadie extraño ni en la escuela y eso dificulta su evaluación porque no participa ni contesta las preguntas de su profesor. Los directivos y maestros de la escuela le han indicado a la madre del pequeño que busque ayuda psicológica, pero no le ofrecen ninguna alternativa.

publicidad

De la Paz concluyó que el mutismo selectivo del pequeño se relaciona con la confianza que puede desarrollar con las personas, ya que con su familia se comunica bien. 

Una alternativa sería intentar acercar a un niño de la escuela al ambiente familiar para que que se sienta más cómodo llevando el ambiente social a la casa. También se le debe remarcar la necesidad de que hable, porque si el niño percibe que no necesita hablar no lo hará nunca.

Para que identifique la necesidad de hablar en la escuela es importante incluirlo en un ' behavior service' para que un terapeuta analice los comportamientos, acciones y actividades del niño.

La escuela sí es responsable de proveer un especialista para que analice su caso, además de que debe proporcionarle un IEP (Plan Individualizado de Educación).

Lina de la Paz recomendó visitar el sitio de ASHA y comunicarse al 1800 638 8255 para todas sus dudas sobre habla, lenguaje, audición y aprendizaje.

Otra instancia a la que pueden recurrir los padres con niños que presentan estos problemas es la National Dissemination for Chirdren with Disabilities (Centro Nacional de Información para Niños con Discapacidades), una organización que se ocupa de niños con problemas y que no han recibido ayuda. El teléfono es el 1800 695 0285

El programa Parent to Parent también es otra alternativa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad