publicidad

Tony Hayward, el enemigo público número uno de EU

Tony Hayward, el enemigo público número uno de EU

Tony Hayward dejará en octubre su cargo de consejero de British Petroleum tras su muy cuestionada gestión.

Tony Hayward, el enemigo público número uno de EU 071bee6ee6864678954b4a...

Historia de un geólogo

LONDRES - Tony Hayward, dejará en octubre su cargo de consejero delegado de British Petroleum (BP) debido a su cuestionada gestión -y también su soberbia- en lo que ha sido el mayor desastre ecológico en Estados Unidos, desde la explosión de una plataforma petrolífera de la empresa en el Golfo de México.

Hayward, de 53 años, no ha tenido más remedio que aceptar su salida de BP, compañía de la que se puso al frente en 2007 para acometer un cambio radical en la estructura de esa empresa sumida en graves problemas de gestión.

Nacido el 21 de mayo de 1957 en Slough (a las afueras de Londres), Hayward entró a trabajar en la petrolera en 1982 después de estudiar Geología en la Universidad de Edimburgo.

publicidad

Tras pasar un tiempo en la sede de BP en Londres, el empresario fue destinado a puestos en Francia, China y América del Sur.

En el año 1990 fue nombrado ayudante personal del entonces consejero delegado de la petrolera, John Browne, y a partir de allí su paso de geólogo a ejecutivo fue meteórico.

Su liderazgo pronto se tradujo en una mejora de la rentabilidad, a lo que ayudó notablemente el ascenso de los precios del petróleo, y BP se convirtió en una de las empresas más potentes del planeta.

Una carrera en ascenso hasta el pasado 20 de abril, otro "martes negro" en el que explotó la plataforma petrolífera Deepwater Horizon en el Golfo de México, accidente que causó once muertos y el vertido de hasta 60 mil barriles de crudo diarios a la costa estadounidense.

Con la misma velocidad que el petróleo se derramaba por el mar, las acciones de la compañía se desplomaban y la empresa se veía obligada a asumir los millonarios gastos de limpieza del vertido y del pago de indemnizaciones.

Al mismo tiempo, la reputación de Hayward caía en picado, a lo que ayudaba mucho su actitud, irresponsable para unos e incluso soberbia y desvergonzada para otros.

Hayward comparó la extensión del Golfo de México con la de "un gran océano", por lo que vaticinó que el impacto del vertido en ese ecosistema sería "muy modesto".

publicidad

Aversiones desde Casa Blanca

Además de minimizar en varias ocasiones el impacto del desastre, este padre de dos hijos llegó a afirmar que estaba deseando resolver la crisis cuanto antes para poder "recuperar su vida normal", declaraciones muy mal recibidas por todo el mundo, especialmente por el presidente Barack Obama.

Obama respondió. En un discurso a la nación desde la Casa Blanca y en horario de máxima audiencia, el presidente aseguró que obligaría a BP, "único responsable de la tragedia", a pagar por su "imprudencia" en la gestión de un desastre que califico como "un asalto a las costas, a la población y a la economía regional".

La guerra estaba declarada y Obama comenzó a pedir hasta la saciedad el cese de Tony Hayward al frente de la compañía y presionó para que creara un fondo ilimitado de compensación a las víctimas del desastre, un fondo que BP "no controlaría en ningún caso".

La animadversión de Washington hacia la figura de Hayward se vio agravada a partir del 17 de junio, fecha en la que el directivo compareció ante el Congreso de EU, donde fue el blanco de duras críticas por parte de congresistas de todos los colores.

Un habilidoso Hayward fue capaz de esquivar las preguntas más comprometidas con respuestas del tipo "hay una investigación en marcha".

publicidad

Devastado o no, lo cierto es que pocos días después de su aparición en el Congreso, Hayward fue visto participando en la regata anual alrededor de la Isla de Wight (Inglaterra), en la que compitió con su yate, actitud que llegó a ser tildada como "el culmen de la arrogancia" por un senador republicano.

Y el futuro de la compañía lleva el nombre de Robert Dudley, máximo responsable de BP para las tareas de contención y limpieza del vertido en el Golfo desde el pasado 23 de junio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad