publicidad
El presidente de México, Enrique Peña Nieto.

S&P ratifica notas soberanas para México, que llega a su menor nivel de desempleo del año

S&P ratifica notas soberanas para México, que llega a su menor nivel de desempleo del año

"La aprobación de la histórica reforma energética debe impulsar las perspectivas de crecimiento de México".

El presidente de México, Enrique Peña Nieto.
El presidente de México, Enrique Peña Nieto.

La agencia de calificación estadounidense de riesgo Standard & Poor's (S&P) ratificó las notas soberanas de México gracias a que la "histórica reforma energética" favorecerá el crecimiento, pese a la vulnerabilidad fiscal y la caída de los precios del petróleo.

"La aprobación de la histórica reforma energética debe impulsar las perspectivas de crecimiento de México y su flexibilidad fiscal en el mediano plazo", indicó la firma en un comunicado, según cita la agencia Efe.

Mientras tanto, las autoridades anunciaron que el desempleo en el país ha alcanzado el nivel más bajo del año.

S&P ratificó la nota soberana de México de BBB+ en moneda extranjera de largo plazo y de A-2 para la de corto plazo; además, confirmó la calificación A para la deuda soberana en moneda local a largo plazo, y de A-1 para la de corto plazo, y mantuvo estable la perspectiva de largo plazo.

publicidad

Ayotzinapa puso los desafíos al descubierto

No obstante, reconoció que la desaparición y presunta muerte de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, reveló los "significativos desafíos" que supone el control de la violencia vinculada al narcotráfico en México para el impulso de la agenda económica del presidente Enrique Peña Nieto, añade Efe.

S&P destacó que los hechos de violencia en Guerrero generaron dudas sobre la capacidad del Gobierno para manejar el tema y despertaron dudas sobre el impacto en las perspectivas económicas.

"En nuestra opinión, la menor popularidad del Gobierno derivada de esto podría afectar marginalmente su capacidad para implementar su agenda de política económica", indicó S&P.

Señaló que debido a que la mayoría de las más importantes reformas ya fueron aprobadas, "no esperamos que su efecto se vuelva crítico", y añadió que el Gobierno continuará con sus políticas macroeconómicas prudentes.

La firma recordó que había otorgado la alta calificación de riesgo para México luego de que el Congreso mexicano y las legislaturas estatales aprobaran la enmienda constitucional para abrir el sector energético a la inversión privada.

Para S&P, la apertura atraerá "inversiones significativas" para todo el sector en el mediano plazo, lo que se reflejará en un impulso económico, aunque sus efectos se verán en varios años.

publicidad

Recordó que los ingresos petroleros suponen cerca de la tercera parte de la recaudación tributaria, lo que mantiene la vulnerabilidad de las finanzas públicas por la volatilidad en el mercado petrolero.

El precio del petróleo

Se espera, dijo S&P, que el Gobierno presente las primeras licitaciones para empresas privadas sobre mantos existentes en julio de 2015, bajo acuerdos de producción compartida.

Aclaró que no se prevé que la caída de los precios del petróleo frene la inversión en las primeras licitaciones debido a que todos los campos que se ofrecen son para explotación convencional con costos por barril de entre 22 y 25 dólares, por lo que son rentables.

Por el contrario, advirtió que de mantenerse bajos los precios, ello podría poner en riesgo las licitaciones en campos no convencionales que se anunciarán no antes de 2016.

La calificadora prevé que el déficit del Gobierno mexicano rebase el 3 % del PIB en 2014 "pero que descienda posteriormente", y que para los próximos años la deuda neta del Gobierno se sitúe en 40 % del PIB.

Además, proyectó que el crecimiento del PIB para este año se sitúe en 2.2% y en 3.2% para 2015, cifra modesta pero que "refleja el repunte de la economía estadounidense y la reversión de factores excepcionales en México que apuntalaron el bajo crecimiento en 2013".

publicidad

Las malas

En tanto, la web CNN Expansión destaca que no todo son buenas noticias para México, pues el bajo crecimiento del PIB y la históricamente limitada flexibilidad fiscal constituyen debilidades crediticias en el actual nivel de calificación, además de que la dependencia del Gobierno de los ingresos petroleros en este momento es de tomarse en cuenta, en el contexto del descenso de los precios petroleros.

Si se mantiene el descenso en los precios del petróleo, el Gobierno de México deberá realizar ajustes en su inversión pública en línea con ello en 2016.

Por otro lado, Standar & Poor’s subraya que los efectos tangibles de la inversión en el sector energético en la actividad económica serán visibles dentro de varios años. Además, las operaciones no convencionales en hidrocarburos podrían estar en riesgo si persisten los bajos precios del petróleo.

Y si no se lograra en los próximos años la implementación efectiva de las reformas recientes, esto podría contribuir a un bajo crecimiento, así como el debilitamiento de la confianza de los inversionistas.

El desempleo desciende en noviembre

En tanto, la Tasa de Desocupación (TD) a nivel nacional se ubicó en 4.71 por ciento en noviembre pasado, ligeramente menor a la registrada en octubre previo, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

publicidad

En su reporte, detalla que en comparación anual, la tasa de desempleo fue de 4.53 por ciento, luego del 4.48 por ciento reportado en el penúltimo mes de 2013, mientras que la tasa de subocupación pasó de 8.1 a 7.7 por ciento en ese periodo, precisa por su parte Notimex.

El organismo refiere que el nivel de informalidad también bajó en noviembre de este año, al colocarse en 56.77 por ciento de la población ocupada, mientras que en igual mes de 2013 su valor fue de 58.08 por ciento.

Con datos desestacionalizados, añade, la informalidad para noviembre de este año registró una reducción de 0.07 puntos porcentuales frente a la del mes inmediato anterior.

Al dar a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), indicó que la población ocupada alcanzó 95.47 por ciento de la Población Económicamente Activa en el penúltimo mes de 2014.

Detalló que del total de ocupados, 68.1 por ciento opera como trabajador subordinado y remunerado en una plaza o puesto de trabajo, 22.4 por ciento trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados.

Además, 5.4 por ciento se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, con lo que contribuyen de manera directa a los procesos productivos sin un acuerdo de remuneración monetaria, mientras que 4.1 por ciento son patrones o empleadores.

La información preliminar de la ENOE durante el penúltimo mes de 2014 señala que la población subocupada, medida como aquella que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas representó 7.7 por ciento de la población ocupada, proporción menor en 0.4 puntos a la registrada en igual mes de un año antes.

publicidad

El porcentaje de subocupación es más alto en los hombres que en las mujeres, correspondiendo a esta categoría 8.5 por ciento de la población ocupada masculina frente a 6.3 por ciento de la femenina, en el mes de referencia.

En su comparación mensual, con cifras desestacionalizadas, este indicador se redujo 0.03 puntos porcentuales durante el onceavo mes de este año respecto al mes inmediato anterior, indicó el INEGI.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad