publicidad
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

Presidenta Bachelet promulga una profunda Reforma Tributaria para Chile

Presidenta Bachelet promulga una profunda Reforma Tributaria para Chile

Permitirá recaudar 8,300 millones de dólares para financiar cambios en educación, salud y protección social.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet.
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

Cambios en educación, salud y protección social

La presidenta Michelle Bachelet promulgó el viernes una reforma tributaria que le permitirá recaudar 8,300 millones de dólares para financiar cambios en educación, salud y protección social que favorecerán a los sectores más desposeídos.

Al promulgar la reforma en un acto en el palacio de gobierno de La Moneda Bachelet dijo que "será un medio que ayudará a reducir la desigualdad por la vía de la justicia tributaria", informa The Associated Press.

La recaudación permitirá que el Estado "cuente de manera responsable con nuevos recursos para apostar decididamente por la ampliación y mejoría de los derechos sociales como la educación, la salud y la protección social", agregó.

publicidad

Un triunfo político

La promulgación de esta reforma se constituye en un triunfo político para la mandataria chilena ya que con ello cumple una de sus principales promesas de campaña, a tan sólo seis meses de haber comenzado su mandato, añade la Agencia France Press.

"Me comprometí que el acento de este gobierno estaría en disminuir las injustas brechas que separan a nuestros compatriotas y que dificultan nuestro crecimiento (...) Esta reforma tributaria se inscribe dentro de este esfuerzo", afirmó Bachelet.

Los cambios

Efe asevera que la reforma tributaria aumenta principalmente los impuestos a las grandes empresas, de forma gradual, de un 20% a un 27%. En lo principal, busca financiar una reforma educacional que mejore la calidad de la enseñanza, garantice su gratuidad en todos sus niveles y termine con el lucro en el sector.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, quien lideró la tramitación de la reforma en el Congreso y logró acuerdos claves con la oposición para que fuera aprobada, destacó que ésta le dará "sustentabilidad y estabilidad gerencial al corazón del programa" de Bachelet.

"Esta reforma tributaria es parte de la gobernabilidad del crecimiento que Chile requiere y necesita para enfrentar las desigualdades y generar estabilidad y un desarrollo inclusivo", afirmó.

Según Arenas, la vigencia de las nuevas normas contra la evasión y la elusión permitirán recaudar al fisco hacia el 2018 unos 1,400 millones de dólares adicionales.

publicidad

De trámite rápido

Entre los cambios impositivos que establece la reforma se cuentan nuevos incentivos para el ahorro y la inversión, mayores atribuciones para el Servicio de Impuestos Internos (SII), un alza en los impuestos al tabaco, los alcoholes y las bebidas gaseosas con azúcar; un gravamen a la reventa de inmuebles nuevos y a la limitación al uso del crédito especial en el IVA a la construcción.

Paralelamente, se elimina un beneficio que permite a las compañías tributar sólo por las utilidades retiradas y no las efectivas y se derogará un estatuto que da un sistema impositivo especial a las inversiones extranjeras, que será reemplazado por una nueva norma que está en estudio.

Ambas normas, vigentes desde la década de 1980 como un incentivo a la inversión, fueron consideradas "obsoletas" por el Gobierno.

El proyecto enviado a fines de marzo al Congreso tuvo una tramitación relativamente rápida.

En la Cámara de Diputados fue despachado sin mayores modificaciones, pero luego en el Senado tuvo múltiples cambios tras un acuerdo previo con la oposición derecha. Al final fue aprobada el pasado 10 de septiembre en el Congreso, tras cerca de cinco meses de debate, lo que es considerado uno de los primeros triunfos políticos de Bachelet.

El ministro Arenas destacó también que la promulgación de la ley permitirá incorporar unos 2,300 millones de dólares al presupuesto fiscal del 2015 que debe ser presentado a fines de este mes al Congreso y aprobado antes del 30 de noviembre.

publicidad

Además de las reformas tributaria y educativa, Bachelet también se ha comprometido a promover una nueva Constitución, que acabe con la que fue impuesta en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), destaca la AFP.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad