publicidad

Obama propone $30 mil millones para ayudar a bancos a prestar a PYMES

Obama propone $30 mil millones para ayudar a bancos a prestar a PYMES

El presidente de EU propuso la instalación de un fondo de $30 mil millones para ayudar a que aumenten las contrataciones.

Ayudar a bancos a prestar

NASHUA, New Hampshire - El presidente de Estados Unidos Barack Obama propuso el martes la instalación de un fondo de $30 mil millones para ayudar a los bancos regionales a conceder préstamos a pequeñas y medianas empresas, para que aumenten las contrataciones.

De visita en Nashua, una ciudad de New Hampshire, Obama dio detalles de esta medida para luchar contra un desempleo de 10 por ciento, sobre la que había hablado en su discurso del Estado de la Unión el 27 de enero.

Este proyecto, que deberá recibir el aval del Congreso, prevé que los $30 mil millones provengan del plan de rescate de las instituciones financieras. Se aplicaría a pequeños bancos regionales cuyos haberes no superen los $10 mil millones, según la Casa Blanca.

Ayudar a estos bancos a prestar, en estos momentos de escasez de crédito debido a la crisis financiera de 2008, "es particularmente importante (...) Muchas pequeñas empresas tienen dificultades para obtener préstamos", dijo Obama.

Arremetida de Obama contra republicanos

La medida anunciada el martes "ayudará a los pequeños bancos a hacer lo que necesita nuestra economía, lograr que las pequeñas empresas sean una vez más el motor del crecimiento del empleo en Estados Unidos", aseguró el presidente.

Obama, que afirmó en su reciente discurso del Estado de la Unión que "el empleo debe ser el primer centro de interés en 2010", en momentos en que la tasa de desempleo está en un históricamente elevado 10 por ciento, ha multiplicado en los últimos días sus anuncios de proyectos destinados a lidiar con la crisis.

publicidad

El presidente arremetió el martes contra los opositores republicanos, a los que presentó como oportunistas dispuestos a cambiar de posición con tal de ganar votos.

Los correligionarios demócratas del presidente, quien es el líder de facto de su partido, le han suplicado que se muestre más intransigente con los republicanos ante las elecciones parlamentarias y gubernativas de noviembre próximo.

Apuntalar a los demócratas

Estos pedidos de mano dura contra los republicanos se incrementaron desde que la oposición le arrebató a los demócratas una banca del Senado federal que ocupaban desde hacía medio siglo en la vecina Massachusetts, un resultado considerado una condena de la conducción demócrata en Washington y un augurio para los próximos comicios.

Obama respondió a esos pedidos en New Hampshire, donde se disputarán dos bancas en la cámara baja y una en el Senado en noviembre. El estado tiene gran importancia por tener la primera primaria del país y debido a su tradición de un electorado participativo y bien informado.

El presidente trata de apuntalar a su partido para evitar derrotas graves en noviembre. Si bien los demócratas tienen la mayoría en ambas cámaras, los votantes están furiosos debido a que el desempleo persiste por encima del 10 por ciento.

Obama realizaba su segundo town hall -una suerte de asamblea popular con la participación de vecinos- en seis días, una forma de comunicación directa con el público que le permite contrarrestar lo que él llama la sensación de "lejanía" de la gente con respecto a sus planes.

publicidad

"No podemos solos"

El presidente abogó por el bipartidismo, exhortó a la minoría republicana a cooperar con él y con la conducción demócrata para reformar las políticas de educación, energía y salud y enfrentar el déficit fiscal, que alcanza niveles récord.

"Los demócratas no podemos ni debemos hacerlo solos", dijo Obama.

Sin embargo, mientras tendía una mano a la oposición, golpeaba con la otra. Señaló dos casos en que los republicanos cambiaron de posición: los que se opusieron al paquete de estímulo económico del año pasado se atribuyeron en sus distritos el éxito de proyectos financiados por esa ley.

Por otro lado, dijo, los republicanos se opusieron a un proyecto para crear una comisión bipartidista dedicada a reducir el déficit, pero siete senadores de la oposición que eran coautores del proyecto luego votaron en contra.

"Una cosa es tener una diferencia de opinión sincera sobre algo", dijo Obama. "Otra cosa es evadir las propias responsabilidades para abordar los retos que enfrenta el país porque uno cree que es buena política a corto plazo".

"Uno pierde la paciencia con esta clase de actitud habitual".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad