publicidad

Niños en la minería y zafra

Niños en la minería y zafra

La minería y la cosecha de caña de azúcar (zafra) son las peores formas de trabajo infantil en Bolivia.

Esfuerzos inhumanos

La minería y la cosecha de caña de azúcar (zafra) son las peores formas de trabajo infantil en Bolivia, informó hoy una fuente oficial a dos días de la celebración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

Esas tareas ponen en riesgo la salud de los niños y les obliga a esfuerzos "inhumanos" a lo largo de muchas horas de condiciones precarias e incluso tóxicas, según dijo Eva Udaeta, comisionada de Erradicación Progresiva del Trabajo Infantil.

El Gobierno boliviano, con el apoyo de entidades internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ha puesto en marcha el Plan de Erradicación Progresiva del Trabajo Infantil, dirigido especialmente a los niños y niñas que trabajan en la zafra, minería o recolección de castaña y a aquellos sometidos a explotación sexual, entre otros.

Udaeta comisionada señaló que en Bolivia no se manejan datos actualizados sobre el número de niños trabajadores, si bien en julio está prevista la publicación de un estudio sobre el tema a cargo del Instituto Nacional de Estadística (INE).

No obstante, dijo que extraoficialmente se calcula que alrededor de 600 mil

niños trabajan en Bolivia.

Niños económicamente activos

Según datos del Censo Nacional de Población y Vivienda de 2001 (el último que se ha elaborado en Bolivia), la población infantil económicamente activa llega a 369,385 niños, de un total de 1,592,051 niños que se encuentran entre los 7 y 14 años.

publicidad

En las zonas urbanas, cerca de tres cuartas partes de los menores trabajan en el sector de servicios, mientras que en las zonas rurales más del 75 por ciento trabajan en alguna actividad agrícola o minera.

La funcionaria boliviana dijo que legalmente el trabajo en Bolivia para los menores de 14 años, está prohibido por el llamado "Código niño, niña, adolescente", pero reconoció que en la práctica es un fenómeno cada vez más creciente.

La legislación prohíbe que trabajen los menores entre 7 y 13 años y permite que los de 14 y 17 años lo hagan sólo si su actividad no perjudica su escolaridad.

Entre las causas que condicionan el trabajo infantil, señaló la crisis económica, la desintegración familiar y las dificultades en el acceso a una mejor calidad de vida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad