publicidad

¿Necesario el plan de rescate?

¿Necesario el plan de rescate?

¿Es necesario que el Gobierno de Estados Unidos gaste $700 mil millones para salvar la crisis económica?

Nadie le presta a los bancos

La economía del país se encuentra en un momento clave. Las decisiones que se están tomando tendrán un impacto importante en nuestro bienestar económico y político durante muchos años. Sabemos que el sector financiero está en crisis. Sabemos que un mal paso ahora puede tener consecuencias graves para la economía.

Entonces, ¿qué se debe hacer? ¿Tiene sentido el plan de rescate propuesto por el secretario del Tesoro? ¿Qué dice esto de nuestro sistema y del capitalismo? Son preguntas muy profundas.Los bancos y la gran mayoría de las empresas grandes en el mundo operan con dinero prestado. No es tan diferente de los consumidores. Uno recibe su sueldo cada dos semanas o una vez al mes. Mientras tanto, usa tarjetas de crédito para comprar la comida, ropa y manejar los gastos cotidianos.

En el caso de los bancos, usan sus activos como respaldo para el dinero que toman prestado. Lo que ocurre actualmente es que una gran parte de esos activos consisten en hipotecas de alto riesgo o inversiones cuyo valor se deriva de estas hipotecas. Dada la crisis –y otras razones técnicas– no se sabe realmente cuál es el valor de estas hipotecas e inversiones.

Sin poder asignar con confianza un valor a estos activos, no sirven como respaldo y nadie les quiere prestar dinero a los bancos. Es como si mañana –de repente– alguien congela tus cuentas. Claro que vas a recibir tu cheque el 30 del mes, pero ¿qué haces mientras tanto?

publicidad

Otro problema que tienen los bancos es que para ciertos préstamos que ya fueron otorgados usando estas hipotecas e inversiones como respaldo, los prestamistas están tocándoles a la puerta diciendo que ese respaldo ya no sirve y tienen que conseguir otro. ¿De dónde?

Así funciona el plan

El propósito del plan de rescate es reestablecer la confianza en el sector financiero. La idea es que el gobierno va a comprarles estos activos a los bancos, pagando con bonos del gobierno federal. El precio que pagarán se determinará por un proceso de subasta.

Al vender estas inversiones por bonos del gobierno –aunque sea solo por una fracción del valor original– los bancos están eliminando algo con un valor desconocido por algo cuyo valor se conoce bien. Los bonos se pueden usar como respaldo, y pueden seguir tomando dinero prestado y operando normalmente.

Opina más abajo sobre el análisis de Mike Periu o escríbele a mike@periu.org

Cómo recupera el Gobierno ese dinero

¿Qué hará el gobierno con estas hipotecas? Esperar.

El gobierno no tiene esa presión que tienen los bancos para usar estas inversiones e hipotecas como respaldo para tomar dinero prestado. Puede esperar 10 o 20 años (o lo que sea) para recuperar el dinero.

No olviden que estas inversiones están respaldadas por casas. Con el tiempo, las casas recuperarán su valor y se venderán y los dueños pagarán sus deudas. En ese momento entonces el gobierno recuperará su dinero. ¿Qué significa esto?

publicidad

Un gran parte de los $700 mil millones se va a recuperar cuando se vendan las casas que respaldan las hipotecas. Existe la posibilidad (dudosa, pero existe) de que se recupere todo. Realísticamente una parte de las casas nunca van a recuperar el valor y el gobierno perderá dinero.

Un detalle muy importante es que la propuesta actual del plan de rescate está redactada de tal forma que les permite a los bancos vender todo tipo de deudas, no solo hipotecas riesgosas de morosos. Esto incluye préstamos de vehículos, tarjetas de crédito, préstamos a empresas, lo que sea.

Es preocupante porque la idea aquí es resolver el problema causado por la crisis hipotecaria y no ayudar a los bancos a eliminar cualquier tipo de préstamo en mora que tengan. O sea, parte de la naturaleza de ser banco es perder en cierto porcentaje de los préstamos.

La subasta inversa

Otro detalle preocupante es cómo exactamente se van a fijar los precios pagados por el gobierno. Si los bancos no pueden venderlo ni asignarle un valor, ¿que piensa hacer el gobierno?

La propuesta es hacer una subasta inversa, donde los ganadores serán aquéllos bancos que estén dispuestos a aceptar el precio más bajo por las inversiones.

En general, las subastas inversas funcionan. Pero en este caso tenemos una complicación: si se venden por precios muy bajos, gana el gobierno pero los bancos pierden miles de millones de dólares y quizás no pueden reestablecer la confianza, que es el propósito del plan. Pero si el gobierno –para ayudar a los bancos– paga más de lo correcto, nosotros los contribuyentes perdemos.

publicidad

Pero, ¿va a funcionar?

Otra duda es si realmente va a funcionar. Se calcula que los bancos en este momento tienen más de $2.2 billones (millones de millones) en este tipo de activo (hipotecas riesgosas e inversiones respaldadas por ellas). Una compra de $700 mil millones solo cubre la tercera parte. Claro que ayuda, pero los bancos se quedarían con más de $1.5 millones de millones de este tipo de préstamos en sus libros. Sigue siendo una cifra enorme.

Existen tres posiciones sobre el plan de rescate:

1.    Algunos políticos y expertos creen que se debe aprobar inmediatamente y sin condiciones porque no hacerlo causaría el colapso de los mercados financieros.

2.    Al otro extremo están aquéllos que dicen que no es justo que todos los contribuyentes tengan que pagar por los pecados de algunos ejecutivos. Hacerlo va totalmente en contra de los principios del mercado libre y del capitalismo donde uno es responsable por las consecuencias de sus acciones.

3.    En el medio están aquéllos que ven esto como una oportunidad para negociar y están exigiendo la aprobación de ciertas leyes –como restricciones en la compensación de ejecutivos y más ayuda para las personas que no pueden pagar sus hipotecas– a cambio de aprobar la ley.

Mi opinión es que veremos un acuerdo donde se aprueba el plan, pero con ciertas condiciones.

¿Es esta la mejor opción?

publicidad

El tiempo lo dirá. En general, no es una buena idea que el gobierno venga al rescate de empresas o personas que toman malas decisiones financieras. Es importante que ambos, empresas y personas, vivan con las consecuencias de sus malas decisiones. Es la única forma de minimizar el riesgo de que ocurra de nuevo. Si la gente cree que el gobierno siempre estará ahí para rescatarlos, seguirán tomando malas decisiones.

Pero en este caso, se debe considerar seriamente el plan y aprobarlo porque lo contrario tendría un efecto muy negativo en todas partes de la economía nacional y global. Es una opción mala, pero quizás no hacerlo sea peor.

¿Tienes preguntas? Envíale un email a Mike Periu a mike@periu.org

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad