publicidad

Miami y La Habana comienzan a aproximarse en los negocios

Miami y La Habana comienzan a aproximarse en los negocios

Separados por la política y el estrecho de Florida, los cubanos de la isla y el exilio comenzaron a dar tímidos pasos de acercamiento alentados por las reformas económicas de Raúl Castro, aunque deben vencer fuertes resistencias de ambas orillas.

Cuba realiza las reformas necesarias

LA HABANA - Separados por la política y el estrecho de Florida, los cubanos de la isla y el exilio comenzaron a dar tímidos pasos de acercamiento alentados por las reformas económicas de Raúl Castro, aunque deben vencer fuertes resistencias de ambas orillas.

El Gobierno cubano derogó el decomiso -establecido en 50 años- de los bienes de los emigrantes, quienes podrán dejarlos a sus familiares, bajo ciertos requisitos, según una nueva ley que permitirá antes de fin de año a los cubanos vender y comprar casas y autos.

Unos meses atrás, autorizó a los emigrados con permiso de residencia fuera de Cuba, muchos por estar casados con extranjeros, a establecer pequeños negocios en la isla, donde también podrán conservar inmuebles o autos, a través de un representante.

Unas 38,000 personas abandonan el país cada año para sumarse a una comunidad de cerca de dos millones que vive en varios países, fundamentalmente en Estados Unidos y España.

EU también hace su tarea

A tenor de medidas de flexibilización aplicadas por el gobierno de Barack Obama, 300,000 cubanoamericanos visitaron la isla en 2010, y para este año se calculan unos 400,000. Crecieron también las giras de artistas cubanos a Estados Unidos, incluido Miami.

Además de sus abultados equipajes con regalos para sus familiares, los emigrados traen a la isla, discretamente, recursos financieros y materiales para montar pequeños negocios al calor de las reformas de Raúl Castro, que aprobó en abril el VI Congreso del Partido Comunista (PCC, único).

publicidad

Los acercamientos despiertan entusiasmo en algunos y fuerte rechazo en el sector radical anticastrista en Estados Unidos, como los legisladores Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, quienes impulsan iniciativas para cortar los intercambios y evitar negocios con la isla.

Rechazo o aceptación

En una entrevista publicada en la revista católica Palabra Nueva el líder empresarial de la comunidad cubana en Miami, Carlos Saladrigas, afirmó que grandes capitales cubanos en Estados Unidos están dispuestos a invertir en Cuba si el Gobierno adopta "reglas universales".

"El empresariado cubano en el exterior tiene mucho que contribuir (...). Somos parte del enorme capital humano con que cuenta la patria", destacó Saladrigas, catalogado como moderado.

Sus declaraciones suscitaron un inusual y mesurado debate en un medio de Miami -reproducido en Cuba por la revista católica Espacio Laical, con el académico Jesús Arboleya y el ex fiscal general Ramón de la Cruz, ambos de reconocidas simpatías por Fidel y Raúl Castro.

Existe "una diferencia ideológica básica, la cual no es óbice para que ambas partes dialoguen", dijo Arboleya, al aludir a la contradicción de empresarios capitalistas y las reformas de Raúl Castro, que aunque busca dejar atrás el agotado modelo económico soviético centralizado, tiene como premisa mantener el socialismo.

publicidad

No obstante, De la Cruz, en coincidencia con el discurso de Raúl Castro, enfatiza en que "sólo obligatoriamente debemos coincidir en un punto esencial: la independencia y la soberanía" de Cuba.

Para un entendimiento, dice Saladrigas "se necesita un cambio de filosofía", que también conlleve "una legalidad clara" que cree confianza y eliminar "el deseo frenético (de la burocracia cubana) de controlar toda la actividad humana".

El empresario reconoce que la comunidad cubana en Estados Unidos no es homogénea, y que los que tienen mayor capital y control político son los más reticentes a una aproximación.

"Ahí radica el reto y el activo estratégico" y "la llave para la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos", consideró Saladrigas.

Citando al cardenal Jaime Ortega, interlocutor en un diálogo con el Gobierno, señala que "los materiales para construir puentes y murallas son los mismos. Es nuestra decisión cómo utilizarlos".

¿Crees que algún día Estados Unidos y Cuba normalicen su relación? Déjanos tus comentarios y síguenos en Facebook.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad