publicidad

Los líderes del G20 llegan a un acuerdo para intentar superar la crisis

Los líderes del G20 llegan a un acuerdo para intentar superar la crisis

El G-20 llegó a un acuerdo que incluye una reforma del sistema financiero y $1 billón para el FMI y el BM.

"Soluciones globales a problemas globales"

LONDRES - Los líderes del G-20 llegaron este jueves a un acuerdo para intentar superar la crisis económica, que incluye una reforma del sistema financiero y un fondo de 1 billón de dólares para los organismos multilaterales, según anunció el primer ministro británico, Gordon Brown.

El presidente de EU, Barack Obama, dijo que la reunión era "histórica" por el alcance de los desafíos y la magnitud de la respuesta.

"Este es el día en que el mundo se unió para luchar conjuntamente contra la recesión global", dijo Brown en una intervención ante la prensa tras finalizar la cumbre del G-20 en Londres, que no fija nuevos estímulos para impulsar la economía y sólo se refiere a ellos de forma genérica.

El acuerdo se alcanzó tras duras negociaciones entre los países que, como Alemania y Francia, daban prioridad a la regulación del sistema financiero internacional y los que, como EU, abogaban por estímulos fiscales para impulsar la economía.

El primer ministro británico aseguró que el G-20 lanza un mensaje claro de que "en esta era global nuestra prosperidad es indivisible" y de que "son necesarias soluciones globales a los problemas globales".

Brown dijo que "el consenso de Washington está superado" y que ha llegado "un nuevo consenso", en el que el comercio mundial debe convertirse "en un motor del crecimiento".

publicidad

"Limpiar los bancos"

Los jefes de Estado y de Gobierno acordaron una reforma del sistema financiero global, incluidos los hedge funds (fondos de alto riesgo), el control de las agencias de calificación y el establecimiento de un sistema internacional contable más claro.

"El secreto bancario es una cosa del pasado", subrayó Brown, quien añadió que es necesario "limpiar los bancos" para restablecer las líneas crediticias a empresas y ciudadanos, y que también habrá nuevas reglas sobre los bonos de los directivos bancarios.

La receta de Obama no cundió

Lo que el comunicado final no incluye son planes de estímulo del consumo mediante inversiones públicas, la receta que Obama ha aplicado en EU -cifrada en $787 mil millones- y que Washington defendía en Londres para hacer frente a la crisis.

Aun así, el presidente se declaró "complacido con el producto resultante", al señalar que se encuentra en línea con los objetivos que su país se había propuesto para la reunión de las 20 principales economías del mundo.

"Vinimos a escuchar, a aprender, pero también a liderar, y el documento final, y las acciones que van a adoptarse, reflejan una gama de nuestras prioridades", consideró Obama.

$1 billón para el FMI y el BM

Entre las medidas concretas, el G-20 comprometió 1 billón de dólares para los organismos financieros multilaterales con el objetivo de ayudar a los países con problemas.

publicidad

El Fondo Monetario Internacional (FMI) triplicará sus recursos y recibirá $500 mil millones adicionales a los $250 mil millones ya comprometidos para este organismo, y habrá otros fondos para el Banco Mundial (BM) y el Foro de Estabilidad Financiera.

Los líderes políticos del G-20, grupo que representa al 85% de la economía y a dos tercios de la población mundial, acordaron además medidas concretas contra el proteccionismo y decidieron establecer sanciones contra los paraísos fiscales.

No hubo acuerdo sobre nuevos estímulos para impulsar la economía, tras las distintas posiciones expresadas por EU y los países de la Europa continental, especialmente Francia y Alemania.

Este apartado se quedó en una referencia a "hacer todo lo que sea necesario" para recuperar las economías del planeta.

Obama: "Reunión histórica"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, consideró un "hito" los resultados de la cumbre, por la magnitud de la repuesta a la crisis económica mundial.

"El mundo ha respondido con un nivel sin precedentes de medidas exhaustivas y coordinadas", declaró Obama, que en una rueda de prensa al término de la reunión matizó, sin embargo, que "no hay garantías" sobre el efecto que tendrán las medidas contra la crisis.

Obama consideró la reunión, que continuará con una nueva cumbre en septiembre en Nueva York, como "histórica, por el alcance de los desafíos que afrontábamos y la magnitud de nuestra respuesta".

publicidad

Según el presidente estadounidense, "los pasos adoptados en el comunicado final eran necesarios" para evitar una recesión aún más profunda pero si serán suficientes "habrá que esperar y ver".

"El paciente ha quedado estabilizado. Ahora le quedan heridas que necesitan curar. Pueden surgir otras emergencias pero el cuidado que se le dedica es bueno", sostuvo.

De las peculiaridades al consenso

Obama reconoció que había tenido que ceder en algunas áreas, aunque no quiso precisar cuáles.

"Cada país tiene sus propias peculiaridades, cosas que les son totalmente importantes y no negociables. Lo que hemos intentado hacer es acomodar esos temas de manera que no quedara perjudicado el resultado final", respondió.

A este respecto, indicó que su propósito es "forjar un consenso en lugar de dictar nuestras decisiones".

La idea es conseguir que el mayor número posible de naciones se sume a las medidas. "Cuando EU actúa solo, sólo es la mitad de efectivo, y a veces ni eso", declaró.

Obama tampoco quiso, o pudo, mencionar logros concretos que vayan a ayudar a los ciudadanos de a pie, y se limitó a enumerar principios genéricos como la lucha contra el proteccionismo.

Para el presidente estadounidense se trataba de su bautismo de fuego en una cumbre internacional.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad