publicidad

Los cambios en Venezuela con el 'dólar libre'

Los cambios en Venezuela con el 'dólar libre'

Como cualquiera, los venezolanos podrán ahora ir a una casa de cambio a convertir sus bolívares en dólares.

En qué consiste el nuevo sistema cambiario de Venezuela Univision

Como cualquier persona en el mundo, los venezolanos podrán ahora ir a una casa de cambio a convertir sus bolívares en dólares, o al menos así es en la letra.

A partir de este miércoles, en ese país es legal comprar y vender divisas al precio que fije el mercado, informaron Rodolfo Marco Torres, ministro de Finanzas, y Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), las dos mayores autoridades financieras del país. Ahora Venezuela opera con un esquema que seguirá siendo híbrido.

De acuerdo a lo que publica la web BBC Mundo, quienes importen productos de los considerados prioritarios sigan operando a tasas bajas, lo que varios analistas consideran como lo que será la continuación de las distorsiones, la escasez y la reventa de productos.

El medio recuerda que la economía, que entró en recesión en 2014, se encuentra en una grave crisis con una inflación del 60% el año pasado, una sonada escasez de productos básicos y un déficit fiscal de 15%. Por ello, el nuevo esquema cambiario tiene al menos la intención de aliviar las presiones, pero más de uno duda de que lo logre.

Coincidentemente, el martes se cumplieron 12 años de que el gobierno instalara el control cambiario en el país, con la supuesta intención de evitar la fuga de capitales y proteger al pueblo. Sin embargo, fue más bien una fuente de corrupción y de distorsiones económicas.

publicidad

BBC Mundo precisa que ahora se abrió el Sistema Marginal de Divisas (SIMADI), mercado donde las personas naturales y jurídicas podrán participar en 3,792 bancos públicos y privados, así como casas de bolsa y casas de cambio. Ya no serán las entidades del Estado la única opción para ello.

El mercado negro

El control cambiario había propiciado la creación de un mercado negro de divisas, donde el dólar se vendía libremente. La tasa, en los últimos meses, se disparó alcanzando incluso los 180 bolívares por dólar.

“Las devaluaciones siempre son para beneficiar al gobierno, que es quien tiene los dólares en Venezuela al ser el único exportador de petróleo”, dijo a BBC Mundo Asdrúbal Oliveros, economista de la firma Ecoanalitica.

“Asumiento que el mercado es libre y no hay límites en el cambio, el sistema puede aliviar las presiones y desequilibrios que tiene el gobierno”, añadió.

Mientras tanto, el gobierno decidió mantener el mercado donde cada dólar se vende en 6.3 bolívares: el Centro de Comercio Exterior (Cencoex). “Se reservará para alimentos, medicamentos y demás bienes necesarios de la canasta nacional”, afirmó Torres.

En tanto, para los críticos el Cencoex no es más que una fuente de distorsiones, corrupción y reventa de productos. El gobierno, por su parte, sostiene que se trata de una forma de combatir la pobreza y el hambre.

publicidad

¿Frenará los crecientes problemas?

BBC Mundo subraya que vale la pena preguntarse si el nuevo sistema tendrá la capacidad de poner un freno a la inflación, a la recesión y a la escasez de productos que ha derivado en inmensas filas en los supermercados. Merentes se defiende argumentando que la inflación y el dólar paralelo son inducidos por factores externos en el marco de la guerra económica contra Venezuela. Considera que el nuevo sistema permitirá que sea el mercado quien fije la inflación y el dólar libre.

“No solo con un componente se llega a un equilibrio en la inflación. Los estamos atacando de manera simultánea, de tal manera de llegar a índices inflacionarios razonables”, cita la BBC.

Por su parte, Oliveros dice que incluso si el sistema libre se aplica de la forma en que se espera, la inflación puede llegar a 120 por ciento en el año en curso: “Con esta devaluación, la emisión inorgánica monetaria de dinero, los diferentes mercados negros y los incrementos de salario, es difícil que la inflación se detenga”.

Falta también saber el destino de las empresas internacionales con ingresos en bolívares que deben repatriar el dinero en dólares.

Analistas, del sector oficialista inclusive, consideran que será necesario acabar con el subsidio de la gasolina, que le genera al gobierno pérdidas anuales de 12,500 millones de dólares.

publicidad

Finalmente, queda pendiente el tema de la venta de refinerías venezolanas en Estados Unidos a Citgo, además de la unificación cambiaria planteada hace un año por el gobierno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad