publicidad

Los bancos puertorriqueños caen entre 10% y 30% en complicada semana bursátil

Los bancos puertorriqueños caen entre 10% y 30% en complicada semana bursátil

El causante de estas caídas fue el anuncio del gobernador que declaró la deuda "inpagable".

Bolsa valores

San Juan - La semana bursátil culminó el jueves en los mercados estadounidenses, que celebran mañana el 4 de Julio, y lo hace con números rojos para los valores implicados en la crisis que atraviesa Puerto Rico, especialmente sus bancos y aseguradoras.

El causante de estas caídas fue el anuncio el lunes del gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, de que, ante la "insostenible" situación fiscal de la isla, había decidido convocar a los bonistas para tratar de reestructurar una deuda que resulta "impagable".

Este anuncio, adelantado el domingo por una entrevista concedida a The New York Times, fue el causante de que el Popular, el mayor banco boricua, bajara esta semana en el Nasdaq un 9,9 %, para cerrar a 29,68 dólares por acción, con el lunes y martes como los peores días y miércoles y jueves con una leve recuperación.

Lo mismo ocurrió con First Bank, aunque en este caso el desplome fue del 26,21 %, lo que supone perder más de una cuarta parte de su valor bursátil en sólo cuatro días, para cerrar el jueves a 4,74 dólares en la Bolsa de Nueva York (NYSE).

Poco ayudó que esta semana las tres grandes agencia calificadoras decidieran enterrar aún más a los bonos puertorriqueños en la categoría especulativa, la de los "bonos basura" o "chatarra".

La misma evolución -caer con fuerza lunes y martes y mantenerse miércoles y jueves- registró la matriz de Oriental Bank, que cayó incluso más que sus competidores.

publicidad

Durante la semana sus acciones bajaron un 31,34 %, para cerrar en el NYSE a 9,64 dólares. Ello quiere decir que en cuatro días ha perdido casi un tercio de su capitalización bursátil.

En el ámbito asegurador, MBIA también perdió cerca de un tercio de su valor (-30,56 %) y sus acciones acabaron a 5,75 dólares, mientras que Assured Guaranty retrocedió el 11,78 %.

Ambas compañías se vieron fuertemente afectadas en su día por el estallido de la burbuja inmobiliaria y las hipotecas "subprime" y ahora podrían resentirse de nuevo si se tambalea el mercado estadounidense de la deuda municipal, en el que Puerto Rico está enormemente infiltrado.

Hay analistas que apuntan a que ambas aseguradoras podrían tener unos 10.500 millones de dólares en deuda de Puerto Rico, que en total tiene emitidos unos 73.000 millones de dólares.

Lo que ha ayudado a la leve recuperación de las acciones en las dos últimas jornadas de la semana bursátil ha sido el hecho de que, pese al anuncio del lunes, el miércoles el Gobierno realizó los pagos que vencían ese día, y que rondaban los 1.900 millones de dólares en distintos tipos de deuda.

Entre ellos, bonos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que además de pagar sus obligaciones alcanzó un acuerdo con sus acreedores para que le hicieran un nuevo préstamo.

publicidad

Eso mismo está intentando hacer el Gobierno, que trata de convencer a los mercados de que le compren a condiciones aceptables Notas de Anticipación de Impuestos, (TRANs), unos instrumentos de deuda a corto plazo que le den un colchón para operar en estos primeros meses del nuevo ejercicio fiscal que comenzó el 1 de julio.

De lo contrario, el Gobierno tendrá que seguir retrasando pagos a sus proveedores y devoluciones de Hacienda y sacar fondos de los planes de pensiones, a la espera de poder renegociar con los bonistas los términos del reintegro de la deuda.

Durante las reuniones que esta semana el Gobierno ha mantenido con sectores clave de la economía y la sociedad puertorriqueña para implicarlos en la búsqueda de soluciones se ha hablado de transferir las competencias recaudatorias a los municipios y de reducir los días libres de los empleados públicos, que en total suman 12 semanas al año.

Pese a las caídas, la Asociación de Bancos de Puerto Rico insiste en que el sector bancario es "sólido, fiable y eficiente", por lo que está preparado para encarar la crisis.

"Puerto Rico posee un sistema bancario saludable, sólido y eficiente, que cuenta con el capital necesario para ofrecer a las empresas y a los individuos los servicios e instrumentos financieros que necesitan", dijo Zoimé Álvarez Rubio, vicepresidenta ejecutiva de la citada asociación.

publicidad

Igualmente, la corporación pública que asegura la actividad de las cooperativas bancarias en la isla -que tienen más de 950.000 socios-, defendió que estas entidades afrontan con "solidez" el posible impago de la deuda por parte del Gobierno.

"Nos enfrentamos a una situación muy difícil, pero todos conocemos y confiamos en la solidez del sector cooperativista", dijo el presidente ejecutivo de la Corporación Pública para la Supervisión y Seguro de Cooperativas de Puerto Rico (COSSEC), Daniel Rodríguez Collazo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad