publicidad
Los bajos precios del petróleo no se traducen en beneficios para todos.

Los bajos precios del crudo no representan buenas noticias para los pobres

Los bajos precios del crudo no representan buenas noticias para los pobres

Hay alimentos más baratos para muchas personas, pero el problema va mucho más allá de lo que se piensa.

Los bajos precios del petróleo no se traducen en beneficios para todos.
Los bajos precios del petróleo no se traducen en beneficios para todos.

La repentina caída en los precios del petróleo ha significado alimentos más baratos para muchas personas pobres en el mundo, pero los beneficios no son universales.

Según lo que publica la versión digital del periódico mexicano Excélsior, unos 805 millones de personas en el mundo enfrentan hambre crónica, de acuerdo a la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, mientras las personas pobres en las ciudades podrían notar una reducción en el precio de los alimentos, aquellos que viven en zonas rurales podrían no tener las mismas buenas noticias.

“Para muchos pobres que gastan mucho de su presupuesto en alimentos, esta es una buena noticia (…) Hay una alta correlación entre los precios del crudo y los alimentos”, cita el medio a Shenggen Fan, director general del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimenticias.

publicidad

El petróleo, cuyo precio cayó a niveles históricamente bajos durante el año pasado, es el combustible clave para el transporte de alimentos desde el campo hasta el mercado. También impacta los precios por ser la base de fertilizantes, pesticidas y otros elementos agrícolas.

Sin embargo, mientras los consumidores urbanos podrían salir beneficiados, mucha gente en extrema pobreza, con frecuencia agricultores, no participa de los mercados globales de materias primas, además de que no usan mucho fertilizante y reciben menos dinero por la baja en los precios de los alimentos.

El economista jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Arif Husain, dice que en este momento los estados importadores de crudo deberían aprovechar para reducir los subsidios de combustibles fósiles, y de esta manera invertir en infraestructura rural.

“Quizá los precios del crudo más bajo nos permitan llevar más ayuda a la gente, pero su impacto es bastante marginal”, cita el medio a Thierry Kesteloot, asesor en agricultura del grupo de ayuda humanitaria Oxfam.

El precio de la gasolina no baja en muchos países

Por otro lado, pese a que los precios internacionales del crudo llegaron, en cuestión de meses, a casi la mitad, los consumidores de muchos países siguen pagando prácticamente lo mismo, gracias en buena parte a los subsidios y los impuestos.

Según informa la web CNN Expansión, tal es el caso de los colombianos, que pagan igual que cuando el barril de petróleo costaba 100 dólares.

publicidad

En Colombia, el precio del galón de gasolina disminuyó apenas en uno por ciento, pese a la caída internacional en el precio del crudo.

Mientras tanto, en México el precio de la gasolina no ha bajado ni siquiera un poco. Tampoco se ha mantenido. El drástico descenso en el precio internacional del crudo no ha repercutido en lo más mínimo, y el precio de la gasolina en el país no ha dejado de subir.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad