publicidad

Los Angeles y San Francisco aprobaron boicotear económicamente a Arizona

Los Angeles y San Francisco aprobaron boicotear económicamente a Arizona

Las ciudades californianas aprobaron emprender un boicot contra Arizona en protesta por la ley antiinmigrante SB 1070.

Los Angeles y San Francisco aprobaron boicotear económicamente a Arizona...

Apoyo al boicot en Los Angeles

Las ciudades californianas de Los Angeles  y San Francisco aprobaron este miércoles emprender un boicot contra Arizona en protesta por la aprobación en este estado de la ley antiinmigrante SB 1070, pero puede que no sean las únicas, porque otras ciudades del país analizan aprobar medidas similares, como Oakland, Chicago, El Paso y Washington D.C.

Encuesta: ¿afectará a negocios?

Los Ángeles se convirtió el miércoles en la mayor ciudad estadounidense en boicotear económicamente a Arizona por la controversial nueva ley de inmigración ilegal de ese estado, en una medida que afectaría unos $8 millones en contratos.

El concejo municipal aprobó la medida por 13 votos a favor y uno en contra. La resolución exhorta a la ciudad a dejar de hacer negocios con Arizona, aunque las autoridades tendrán que evaluar cada contrato para asegurarse de que no corren el riesgo de ser demandadas.

publicidad

La ciudad tiene aproximadamente $52 millones en contratos con compañías basadas en Arizona. Fuentes oficiales aseguran que la medida no afectará contratos de mayor tamaño como los de aeropuertos, puertos y plantas de agua y electricidad.

El alcalde Antonio Villaraigosa ha dicho que aprobaría la medida.

San Francisco también lo aprueba

Los legisladores de San Francisco también aprobaron por abrumadora mayoría un boicot contra el estado de Arizona.

La resolución del Concejo local, votada por 10-1, llama a que la ciudad del estado de California evite firmar contrato alguno con empresas con sede en Arizona.

También reclama que San Francisco evite enviar funcionarios locales y empleados públicos a conferencias en Arizona y estudiar la forma de discontinuar los contratos existentes con compañías que tengan sede en el estado del suroeste estadounidense.

"Se trata de enviar un mensaje muy claro de que si un estado aprueba una ley que es tan atroz como esta, el pueblo de buena conciencia en otras partes del país tiene una obligación, una responsabilidad, de hablar fuerte y no quedarse callado", dijo el supervisor David Campos, quien auspició la medida.

Otra ciudades lo estudian

La ley que aprobó la gobernadora de Arizona Jan Brewer criminaliza a los inmigrantes indocumentados. La ley, llamada SB 1070, exige a la Policía local detener y exigir documentos a cualquiera del que se sospeche puede estar indocumentado en el país, aunque no esté incurso en ninguna actividad ilegal, por lo que ha despertado el temor de que promoverá el racismo.

publicidad

Organizaciones civiles y laborales estadounidenses lanzaron también un boicot contra Arizona y exigieron una revisión del sistema migratorio.

Las organizaciones, lideradas por La Raza, principal coalición hispana en Estados Unidos, llamaron a no comprar productos de Arizona, viajar o celebrar eventos en ese estado del suroeste del país, fronterizo con México, hasta tanto sea revertida la ley.

La declaración de la ciudad de San Francisco, sin embargo, no es vinculante y no tiene capacidad de obligar a su cumplimiento.

Campos explicó que varias otras ciudades estadounidenses analizaban aprobar medidas similares, y citó a Oakland, Los Angeles, Chicago, El Paso y Washington D.C.

Pérdidas en Phoenix

Phoenix podría perder además $90 millones en reservaciones de hoteles y convenciones durante los próximos cinco años debido al boicot, declaró un funcionario.

David Krietor, funcionario municipal, dijo que personal de la alcaldía y de las agencias de turismo están recabando información sobre negocios que podrían quedar afectados en caso de un boicot contra el estado debido a la polémica ley SB 1070.

Muchas organizaciones han cancelado eventos o tratos con Arizona y más de una decena de grupos han expresado inquietud por la nueva legislación, agregó.

La cifra de $90 millones es el estimado de lo que esos grupos gastarían en Phoenix. Algunos eventos estaban programados para este año pero otros estaban programados en los años subsiguientes incluso hasta el 2015.

publicidad

Y es que desde todos los sectores se han manifestado en contra de la ley SB1070, que criminaliza la estancia ilegal de inmigrantes en el Estado.

La figura del piloto de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, volvió a levantar su voz y esta vez no fue para cuestionar el juego de su equipo o su enfrentamiento con los periodistas sino para oponerse abiertamente a la nueva ley de Arizona.

Guillén ha sido categórico y directo en su posicionamiento en torno a la polémica ley que considera "injusta" y "discriminatoria" contra toda su "gente" la comunidad latinoamericana de dentro y fuera de Estados Unidos.

Si el piloto de los Medias Blancas fue inflexible a la hora de defender la gran aportación que los peloteros latinoamericanos hacen dentro del deporte considerado pasatiempo nacional en Estados Unidos, ahora también ha reaccionado de la misma manera al pedir públicamente un "boicot" contra el estado de Arizona.

Juego de Estrellas

Guillén lo ha solicitado para el deporte del béisbol de las Grandes Ligas y para eso lo primero que ha pedido ha sido que no se dispute en Phoenix el partido de las Estrellas del 2011 y que los peloteros lo boicoteen.

Por su parte, el senador federal estadounidense Robert Menéndez exhortó a boicotear el Juego de Estrellas del año próximo a la Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas .

El partido que reúne a los mejores astros de ambas ligas se efectuará en 2011 en Phoenix, la capital de ese estado del suroeste.

publicidad

El senador demócrata, hijo de inmigrantes cubanos, afirmó en una misiva que el 27 por ciento de los jugadores en las ligas mayores son de origen hispano y que no deberían estar sujetos a una ley que Menéndez dijo da luz verde a una posible discriminación racial.

La ONU difiere

Pero además de varios países latinoamericanos que han descalificado tajantes esta ley, por la alta presencia de sus connacionales en Estados Unidos, la misma Organización de las Naciones Unidas se ha mostrado en contra de esta controversial disposición.

La nueva ley de Arizona contra la inmigración sin papeles podría violar las normas internacionales que son vinculantes para Estados Unidos, dijeron el martes seis especialistas de Naciones Unidas en derechos humanos.

Las normas básicas de esos derechos, firmadas por Estados Unidos y muchas otras naciones, consideran temas como la discriminación y las condiciones en las que puede ser detenida una persona, según los expertos.

"Una tendencia preocupante de la actividad legislativa, hostil a las minorías étnicas y los inmigrantes (indocumentados), ha sido establecida con la adopción de una ley de inmigración que podría permitir medidas policiales contra individuos con base en su aparente origen étnico", agregaron los expertos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad