publicidad

Lo mejor y lo peor de Wall Street se dan la mano en la misma semana

Lo mejor y lo peor de Wall Street se dan la mano en la misma semana

Wall Street es reflejo de un mundo inquieto: la crisis política internacional, el ébola y la zona euro.

La semana más agitada, volátil y contradictoria

El mejor día del año, la mayor caída en puntos del Dow Jones en 2014 y cuatro días seguidos con fluctuaciones de tres cifras en el principal indicador de Wall Street dan buena cuenta de una semana que ha aglutinado lo mejor y lo peor de las dinámicas bursátiles.

Exhaustos debieron abandonar el viernes los operadores de bolsa sus puestos de trabajo en Nueva York, tras la que probablemente ha sido la semana más agitada, volátil y contradictoria del año, destaca la agencia Efe.

Haciendo balance general, las cifras son de vértigo: el Dow Jones ha perdido un 3.1% de su valor desde el viernes pasado, mientras que el S&P 500 se ha dejado un 1.2 y el Nasdaq, el más perjudicado de todos, bajó un 4.4%.

¿Cómo se explica?

Sin embargo, estos números son más sorprendentes si se contrastan con que el miércoles fue el mejor día de Wall Street en lo que va de año, y el Dow Jones subía un 1.64%, ganando más de 274 puntos, y los otros dos índices tuvieron una tendencia similar. ¿Cómo se explica?

En primer lugar, porque Wall Street es, en este momento, reflejo de un mundo inquieto. La crisis política internacional, el brote del ébola y el Fondo Monetario Internacional (FMI) diciendo claro y fuerte lo que piensa del futuro de la economía de la zona euro no han podido dejar impávido al parqué neoyorquino, señala Efe.

publicidad

Pero es que, además y por enésima vez, las alegrías del miércoles eran fruto de esa doble moral del inversor, que sigue alegrándose a corto plazo de que Estados Unidos no firme la recuperación total de su economía con la excusa de seguir llorando a la Reserva Federal.

Así, al hacerse públicas las actas de su última reunión de la Comisión de Mercado Abierto y reflejar las preocupaciones de la Fed por el estado de la economía, los inversores se hicieron un "rally" de una sola sesión.

Para las cotizaciones sigue siendo mejor que la economía no mejore para que no se desbloqueen los tipos de interés y se estimule el ahorro privado.

Pero ese discurso cada vez es más frágil, y es por eso que, en cuanto se disuelve la reacción inicial, la cuestión de fondo pesa más y, por eso, el revés llegó inmediatamente al día siguiente, el jueves, cuando el Dow Jones perdió casi 335 puntos, la mayor caída del año.

Llegado el viernes, no ha ocurrido nada puntual que justificara una tendencia u otra. Los inversores, pese a sus lamentos, también se daban cuenta de que los índices, ni siquiera tras las fuertes caídas de la semana, no están en niveles que se acerquen a los de la preocupación. Casi más preocupante era el exceso que el defecto.

Aun así, no pudieron evitar que la inercia siguiera apuntando un descenso: un 0.69 % en el Dow Jones y un 1.15% en el S&P 500, que cerró su peor semana del año. Eso sí, el Nasdaq no pudo decir lo mismo y siguió cuesta abajo y sin frenos, cayendo un 2.33%.

publicidad

Emisoras de tecnología, las más afectadas este viernes

The Associated Press señala que las emisoras de tecnología fueron las más afectadas en esta jornada. Los fabricantes de semiconductores cayeron después que Microchip Technology recortó su pronóstico de ventas para el trimestre y advirtió a los inversionistas que era previsible que hubiera malas noticias de otras empresas del sector.

Ello hizo caer a Avago Technologies, Intel y Texas Instruments, entre otros. Microchip Technology fue la que más cayó, 12.3%, a 39.96 dólares.

"Muchos inversionistas están tratando de adaptarse al aumento en la volatilidad que hemos visto esta semana", dijo David Kelly, estratega global en jefe de JPMorgan Funds.

El descenso de las acciones de semiconductores arrastró al indicador Nasdaq, el cual tiene una fuerte carga de empresas de tecnología.

Los otros índices coquetearon con pequeñas ganancias durante la jornada, pero no lograron sostenerlas. Cerraron a la baja por cuarta vez en cinco días.

La peor semana de la Bolsa Mexicana desde noviembre de 2013

Como un efecto colateral, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró la sesión este viernes con la mayor caída registrada desde el 30 de mayo, lo que le significó la más abrupta bajada semanal desde noviembre de 2013, informó por su parte la web CNN Expansión.

Reuters indica que el principal índice bursátil (Índice de Precios y Cotizaciones, IPC) perdió esta semana 2.78%. Agrupa a las 35 acciones más negociadas y tan solo este viernes perdió 1.47%.

publicidad

Efe destaca que en la sesión de este viernes se negociaron 285 millones de títulos en los mercados global y local, por los que se pagaron 11,232 millones de pesos, equivalentes a cerca de 837 millones de dólares.

Durante la jornada se intercambiaron títulos de 311 empresas emisoras, de las cuales 68 ganaron, 234 perdieron y nueve cerraron sin cambio.

La bolsa argentina tuvo también una semana de alarma

Por su lado, la Agencia France Press indica que el índice líder Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires perdió el viernes 1.60% a 10,040.24 puntos y cerró la semana con una baja de 12.0%.

El volumen transado en títulos privados alcanzó los 260.6 millones de pesos (30.7 millones de dólares) con un balance en el panel general de 18 alzas, 33 bajas y 11 papeles sin cambios.

Además, el FMI se mantuvo firme en sus previsiones de un 2014 y 2015 en recesión para Argentina pese a las críticas emitidas por el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, y subrayó que el "contexto recesivo es muy claro", citó por su parte Efe.

"El contexto recesivo es muy claro", dijo el director para el Hemisferio Occidental en el Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, en una conferencia de prensa con motivo de la Asamblea anual del FMI y el Banco Mundial.

"Nuestra predicción refleja una situación de no acceso a los mercados internacionales de capital, de exceso de crecimiento en demanda agregada, de restricciones muy importantes por el lado de la oferta, de alta inflación y claramente un entorno en el cual la inversión privada no va a estar creciendo y la demanda privada se va a estar contrayendo. El diagnóstico es ese", destacó Werner.

publicidad

El funcionario respondió así a las críticas de Kicillof, que aseguró que el FMI siempre "subestima" las proyecciones de la economía argentina y apostó a que la institución mejorará estas previsiones en los próximos meses.

"Algo anda mal con los modelos (del FMI), que siempre se equivocan con Argentina", afirmó Kicillof en una encuentro con un reducido grupo de periodistas, entre ellos Efe, en la embajada argentina en Washington.

El ministro argentino señaló que "las proyecciones del fondo están hechas sobre el primer trimestre y ya están disponibles los datos del segundo trimestre", por lo que "van a mejorar la previsión que publica ahora".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad