publicidad
Coalición Ecuménica e Interreligiosa de Puerto Rico

Líderes religiosos piden reestructurar la deuda de Puerto Rico

Líderes religiosos piden reestructurar la deuda de Puerto Rico

La Coalición Ecuménica e Interreligiosa pidió hoy la reestructuración de la deuda de la nación y admitió que no hay soluciones disponibles para la isla debido a que “no es un país soberano”. En una conferencia de prensa del arzobispo Roberto González Nieves, y miembros de la Coalición Ecuménica e Interreligiosa, los religiosos se expresaron en torno a la crisis fiscal que vive Puerto Rico. Los religiosos, quienes llegaron hasta la residencia del arzobispo en el Viejo San Juan, leyeron una declaración en la que señalaron que “Puerto rico está en crisis por el endeudamiento del gobierno, que nos afecta a todos y aún más a casi la mitad de nuestra gente, que vive en la pobreza”. Además, se mostraron preocupados por “la reducción salarial, los despidos, así como la disminución de beneficios y de servicios salud. Estamos conscientes de lo complicado de situación y las causas que la propiciaron”. Recordaron la deuda de 72 mil millones, que representa a 20 mil dólares por cada habitante de la isla, y consignaron que “ha afectado los servicios y a compatiotas que se han visto obligados a emigrar”. Frenta a este escenario, afirmaron que Puerto Rico “necesita una restructuración de la deuda y no más politicas de austeridad que afecten a familias y jóvenes”. Solicitaron “políticas de inversión y crecimiento, y un alivio de la deuda lo suficente para que se mantenga en niveles sostenibles y de posiblidad de pago”. Asimismo, aconsejaron “transparencia pública, mayor participación en la solución de la crisis y un llamado a una participación multisectorial” Ante la millonaria deuda que atraviesa la Isla, los religiosos reconocieron que el sector gubernamental no puede acceder a las protecciones de la ley federal de quiebras por el estatus político de la isla, sin embargo abogaron por una mayor participación de la Reserva Federal. El grupo aseguró que la Reserva Federal tiene la capacidad de reestructurar la deuda, por lo que propusieron algunos principios que deben dirigir la búsqueda de solución. Entre los principios, insistieron en la cancelación de políticas de austeridad, fundamentar las soluciones sobre una política de inversión en los ciudadanos y alivio de la deuda, lo suficiente para mantener niveles sostenibles y de posibilidad de pagos. Propusieron, además, que las soluciones se manejen con trasparencia pública y presupuestaria, una mayor participación en la solución de la crisis que incluya la colaboración con el gobierno e invitaron a una participación multisectorial que incluya a los más pobres. Sobre el informe Krueger, el obispo de la Iglesia Evangélica Luterana, Felipe Lozada Montañez, dijo que no favorece el informe, no obstante favorece al diálogo abierto que propicia. “Hay que agradecerle por abrirle los ojos”, aseguró Lozada Montañez. El reverendo también favoreció la unidad entre las personas y testificó que “si hay que marchar, se marcha”, como apoyo a las medidas para el bienestar social. En tanto, el secretario general de la Sociedad Bíblica, Heriberto Martínez Rivera, reiteró en que no se debe cargar de intereses a los ciudadanos y destacó la importancia del diálogo para buscar soluciones.


Coalición Ecuménica e Interreligiosa de Puerto Rico
Coalición Ecuménica e Interreligiosa de Puerto Rico

La Coalición Ecuménica e Interreligiosa pidió el  la reestructuración de la deuda de la nación y admitió que no hay soluciones disponibles para la isla debido a que “no es un país soberano”.

En una conferencia de prensa del arzobispo Roberto González Nieves, y miembros de la Coalición Ecuménica e Interreligiosa, los religiosos se expresaron en torno a la crisis fiscal que vive Puerto Rico. 

Los religiosos, quienes llegaron hasta la residencia del arzobispo en el Viejo San Juan, leyeron una declaración en la que señalaron que “Puerto rico está en crisis por el endeudamiento del gobierno, que nos afecta a todos y aún más a casi la mitad de nuestra gente, que vive en la pobreza”.

Además, se mostraron preocupados por “la reducción salarial, los despidos, así como la disminución de beneficios y de servicios salud. Estamos conscientes de lo complicado de situación y las causas que la propiciaron”.

publicidad

Recordaron la deuda de 72 mil millones, que representa a 20 mil dólares por cada habitante de la isla, y consignaron que “ha afectado los servicios y a compatiotas que se han visto obligados a emigrar”.

Frenta a este escenario, afirmaron que Puerto Rico “necesita una restructuración de la deuda y no más politicas de austeridad que afecten a familias y jóvenes”.

Solicitaron “políticas de inversión y crecimiento, y un alivio de la deuda lo suficente para que se mantenga en niveles sostenibles y de posiblidad de pago”.

Asimismo, aconsejaron “transparencia pública, mayor participación en la solución de la crisis y un llamado a una participación multisectorial”

Ante la millonaria deuda que atraviesa la Isla, los religiosos reconocieron que el sector gubernamental no puede acceder a las protecciones de la ley federal de quiebras por el estatus político de la isla, sin embargo abogaron por una mayor participación de la Reserva Federal. 

El grupo aseguró que la Reserva Federal tiene la capacidad de reestructurar la deuda, por lo que propusieron algunos principios que deben dirigir la búsqueda de solución. 

Entre los principios, insistieron en la cancelación de políticas de austeridad, fundamentar las soluciones sobre una política de inversión en los ciudadanos y alivio de la deuda, lo suficiente para mantener niveles sostenibles y de posibilidad de pagos.

publicidad

Propusieron, además, que las soluciones se manejen con trasparencia pública y presupuestaria, una mayor participación en la solución de la crisis que incluya la colaboración con el gobierno e invitaron a una participación multisectorial que incluya a los más pobres. 

Sobre el informe Krueger, el obispo de la Iglesia Evangélica Luterana, Felipe Lozada Montañez, dijo que no favorece el informe, no obstante favorece al diálogo abierto que propicia. 

“Hay que agradecerle por abrirle los ojos”, aseguró Lozada Montañez.

El reverendo también favoreció la unidad entre las personas y testificó que “si hay que marchar, se marcha”, como apoyo a las medidas para el bienestar social. 

En tanto, el secretario general de la Sociedad Bíblica, Heriberto Martínez Rivera, reiteró en que no se debe cargar de intereses a los ciudadanos y destacó la importancia del diálogo para buscar soluciones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad