publicidad
La deuda estudiantil se ha acentuado en la última década de modo que está minando las posibilidades de que los jóvenes puedan adquirir una casa.

La deuda estudiantil está socavando las posibilidades de comprar una casa

La deuda estudiantil está socavando las posibilidades de comprar una casa

“El crecimiento de la deuda estudiantil (...) parece estar reduciendo la formación del hogar", advirtieron.

La deuda estudiantil se ha acentuado en la última década de modo que est...
La deuda estudiantil se ha acentuado en la última década de modo que está minando las posibilidades de que los jóvenes puedan adquirir una casa.

Un verdadero caos es lo que está causando la deuda estudiantil en las finanzas de la gente, lo que repercute en sus posibilidades de comprar una casa, según la Reserva Federal de Nueva York.

Un informe publicado a principios de esta semana por el organismo detalló que la deuda estudiantil creció a la mayor cifra sobre préstamos que han pedido las personas, de modo que el saldo promedio por cada prestatario ha crecido en la última década hasta un 74 por ciento, pasando de 15,000 por persona en 2004 hasta 27,000 dólares en 2014, según una muestra nacional representativa tomada de Equifax.

La mayor parte de los prestatarios tiene menos de 27 mil dólares en deuda, el promedio se elevó en 1.8 millones de personas, una pequeña proporción de todos los prestatarios que llevan la deuda al extremo nivel de los 100,000 dólares.

publicidad

Aún así, según la web de Bloomberg Business, los economistas consideran que las cosas no lucen mejor para una proporción cada vez mayor de prestatarios que no pueden mantener los pagos mensuales de su deuda. La proporción de préstamos que entró oficialmente en la morosidad de por lo menos 90 días de retraso se elevó al 11.3 por ciento en los últimos tres meses de 2014, frente al 11.1 por ciento del trimestre anterior.

De este modo, la deuda se vuelve una carga cada vez más pesada para los jóvenes. “El crecimiento de la deuda estudiantil, con su costo mensual y alta morosidad, parece estar reduciendo la formación del hogar y la vivienda propia”, advierten los economistas.

Antes de la recesión, con 30 años de edad, los estudiantes con deuda eran más propensos a comprar casas luego de que por la universidad pudieron hallar empleos con mejores salarios. En 2012, la tendencia se invirtió y llegó hasta el 2014, según el informe de la Fed.

Los economistas, además, hallaron que los jóvenes con deuda estudiantil tienen menos posibilidad de tener una casa que aquellos que en su vida adulta no tienen que seguir pagando la universidad. La falta de pagos por largos periodos puede además afectar en buena medida la puntuación de crédito de los jóvenes, lo que dificulta aún más la posibilidad de adquirir una propiedad.

publicidad

En tanto, un informe de Wells Fargo Securities sugirió esta semana que la deuda estudiantil está moviendo las cosas solo de forma temporal. “La deuda estudiantil parece más propensa a retrasar, mas no a descarrilar, la propiedad de vivienda para la mayoría de los millennials”, detalló el informe. Por su parte, el sector inmobiliario está preocupado debido a que un informe del año pasado considera que la deuda estudiantil podría ser la responsable de una pérdida de 83 millones de dólares por las casas que no se vendieron a lo largo de 2014.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad