publicidad

La Cuadragésima edición del Foro de Davos abrió marcada por diferencias

La Cuadragésima edición del Foro de Davos abrió marcada por diferencias

La cuadragésima edición del Foro Económico de Davos abrió una nueva cita que prevé diferencias entre gobiernos.

Saliendo de la recesión

DAVOS, Suiza – La cuadragésima edición del Foro Económico de Davos, que reúne cada año a las élites de la política y las finanzas, abrió este miércoles una nueva cita que preludia fuertes diferencias entre gobiernos y directivos financieros por el futuro sistema económico y financiero mundial

La apertura oficial del Foro estuvo dirigida por sendos discursos de la presidenta suiza, Doris Leuthard, y del francés Nicolas Sarkozy, quien ya se ha expresado en contra de los excesos del capitalismo.

Con el mundo apenas saliendo de la recesión, unos 2,500 participantes asisten a esta edición del Foro en medio de las habituales y fortísimas medidas de seguridad que hacen de esta pequeña localidad una ciudad sitiada y al abrigo de manifestantes antiglobalización.

Tras la tormenta que a punto estuvo de hacer naufragar todo el sistema económico y financiero, y con las aguas más calmadas, los organizadores del Foro no han perdido la oportunidad de mostrarse ante el mundo dispuestos a ayudar a encontrar soluciones a un sistema y a unas prácticas que nunca antes habían criticado.

'Mejorar el mundo'

"Mejorar el estado del mundo: repensar, rediseñar, reconstruir" es el lema de esta edición marcada por las diferencias entre los Gobiernos y los directivos financieros y económicos, tras haber tenido que intervenir los primeros para salvar a bancos y empresas.

publicidad

Algunos comentaristas sugieren que los directivos de los mayores bancos estadounidenses aprovecharán su estancia en Davos para coordinar una postura común contra el anunciado interés de Barack Obama de evitar que las instituciones financieras arriesguen demasiado en sus operaciones.

Entre los políticos participantes se encuentran el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que recibirá el Premio al Estadista Global, creado por primera ves este año por el Foro, y otros tres mandatarios latinoamericanos: Felipe Calderón, de México; Álvaro Uribe, de Colombia; y Ricardo Martinelli, de Panamá.

Abrió con diferencias

La presidenta de Suiza y ministra de Economía, Doris Leuthard, fustigó este miércoles a los banqueros y otros responsables de la crisis financiera mundial al dar la bienvenida oficial al Foro Económico de Davos, y lamentó también "el desfase entre las palabras y la realidad" a la hora de superarla.

En lo que pareció ser el disparo de salida de una esperada confrontación entre los dirigentes políticos y el sector financiero, Leuthard -que intervino minutos antes del presidente francés, Nicolas Sarkozy- apuntó directamente a los banqueros, a quienes acusó de "tratar incluso de evadir sus responsabilidades".

publicidad

"Este año se van a entregar aún bonos por un volumen inédito", lamentó.

La presidenta suiza y titular de Economía recordó que desde hace más de un año los esfuerzos coordinados de los dirigentes de los bancos centrales, de las organizaciones internacionales y de los gobiernos han permitido evitar el hundimiento de la economía mundial.

"La crisis también ha lanzado un proceso de reflexión sobre la manera de reformar el sistema financiero internacional", recordó Leuthard.

Advertencias de Sarkozy

Se refirió al desfase ente palabras y hechos, al señalar que si el G-20 llamó a evitar el proteccionismo, en la realidad se han adoptado numerosas medidas discriminatorias en el comercio.

Y en clara referencia al nuevo poder de los países emergentes, Leuthard advirtió de que "es hora de volver a la realidad. La influencia y el poder económico están cambiando de manos".

Por su parte, el presidente francés Nicolas Sarkozy se mostró "de acuerdo" el miércoles con el proyecto de su homólogo estadounidense Barack Obama para controlar más las actividades de los bancos en los mercados, aunque pidió que la cuestión sea resuelta en el seno del G20, al inaugurar el Foro de Davos.

Sarkozy lanzó un duro alegato en contra de los excesos del capitalismo y defendió la regulación del sistema financiero y la intervención estatal sin la cual, dijo, "todo se habría hundido".

publicidad

En su discurso ante la elite mundial reunida en la exclusiva estación de esquí del este de Suiza, Sarkozy indicó que el planeta vive actualmente una "crisis de la globalización", y no solo económica y financiera, e instó a "corregir" la "visión del mundo" que ha tenido hasta ahora la dirigencia.

Defendió a Obama

"Estoy de acuerdo con el presidente Obama cuando juzga necesario disuadir a los bancos de especular por sí mismos o financiar fondos especulativos", señaló Sarkozy en la tribuna principal del Foro Económico Mundial (WEF) de Davos.

"Pero ese debate no puede ser resuelto por un solo país, sea cual sea su peso en las finanzas mundiales. Ese debate debe ser resuelto en el seno del G20" de países industrializados y potencias emergentes, matizó.

Obama anunció la semana pasada su intención de limitar el tamaño de los bancos y prohibir que los establecimientos dedicados a los depósitos y ahorros especulen en los mercados por propia cuenta, con el objetivo de evitar nuevas tomas de riesgo excesivas de este sector señalado como uno de los grandes responsables de la crisis mundial.

Tal como se esperaba, los banqueros lanzaron el miércoles su contraataque para frenar esta ofensiva política, afirmando que no había "evidencia" de que "achicar los bancos y hacerlos más pequeños sea la respuesta" para evitar una nueva crisis, como dijo el presidente del banco británico Barclays, Robert Diamond.

publicidad

Pidió cambiar las reglas

Pero para Sarkozy, es necesario cambiar "las reglas bancarias", de "prudencia" y "contables", sin lo cual se toman "riesgos insostenibles con el futuro".

"El trabajo del banquero no es especular, es analizar el riesgo del crédito, medir la capacidad de los deudores de reembolsar y financiar el desarrollo de la economía", recordó.

"Si el capitalismo financiero conoció esta desviación es ante todo porque muchos bancos ya no hacían su trabajo", agregó.

Con respecto a la globalización, Sarkozy indicó que el planeta vive actualmente una "crisis de la globalización", provocada por una "visión del mundo" que se ha desviado.

"Esta crisis no es sólo una crisis mundial. Esto no es una crisis en la globalización. Esta crisis es una crisis de la globalización", aseguró.

"Es nuestra visión del mundo que, en un momento dado, se ha desviado. Es eso lo que tenemos que corregir", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad