publicidad
.

La crisis ha diezmado el consumo y la buena vida en EU logo-noticias.6bc...

La crisis ha diezmado el consumo y la buena vida en EU

La crisis ha diezmado el consumo y la buena vida en EU

La crisis económica de EU ha abollado tanto la confianza de los consumidores que se someten a una dieta de frugalidad.

Adiós a la frugalidad

WASHINGTON, D.C. - La crisis económica de Estados Unidos ha abollado tanto la confianza de los consumidores que, acostumbrados a la buena vida, someten ahora su insaciable apetito por las compras a una amarga dieta de frugalidad.

Se acabó la fiesta y, en la cultura popular, el miedo ha dado paso a una nueva tesitura en la que los consumidores se libran de sus tarjetas de crédito y "comienzan a vivir dentro de sus medios", según expertos consultados hoy.

Basta con recorrer los centros comerciales de Estados Unidos para constatar que el consumo, que conforma poco más del 60 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, se encuentra en caída libre.

Ni los fuertes descuentos de los almacenes, muchos al borde de la quiebra o ya en proceso de cerrar, son un aliciente para el consumo: no hay demanda de pantallas gigantes de televisión, ni de ropa de marca, ni coches de lujo o artilugios de alta tecnología.

La caída en el consumo es una respuesta inmediata al desempleo, el alza en los precios del petróleo, la bancarrota, la caída en los precios de las casas y las restricciones del crédito, entre otros males.

La crisis aún no ha tocado fondo, pero muchos estadounidenses ya se encuentran en una época de "mera supervivencia", dijo Howard Davidowitz, presidente de la consultora neoyorquina Davidowitz & Associates, que asesora al sector minorista.

publicidad

Miedo a lo que viene...

"Asistimos a un cambio gigantesco en la cultura popular motivado por el miedo a perder el empleo, miedo a no poder pagar la hipoteca u otros préstamos, y malas noticias por todas partes. En los últimos seis años, los estadounidenses gastaron un seis por ciento más de lo que ganaban, y ahora, en los últimos seis meses, hemos aumentado los ahorros a 3,5 por ciento", explicó el experto.

Ese mismo miedo, recordó, fue el que provocó una tasa de ahorros del 10 por ciento durante la era de Ronald Reagan, después de que EU registrara altas tasas de inflación y desempleo bajo la presidencia de Jimmy Carter. La recesión de 1981 duró 18 meses, la de ahora lleva 14.

Por si fuera poco, los consumidores están enterrados en una deuda de unos 14 billones de dólares, una realidad "que ahora les obliga a comprar menos de todo y a buscar gangas...y las tiendas que responden a esa necesidad son las que sobreviven", enfatizó.

Para Davidowitz, sin embargo, la solución no está en la inyección de $787 mil  millones que el Gobierno ha ingeniado para estimular el consumo y la creación de empleos.

Controversia por estímulo de Obama

"Ese plan es una locura, es una imbecilidad, porque la deuda nos ha colocado en esta crisis. No debemos apoyar a los banqueros que crearon esta crisis... creo que cada quien debe vivir dentro de sus medios y que debemos consolidar las industrias y hacerlas más eficientes", recetó el experto.

publicidad

Pero el sociólogo Algernon Austin, del Instituto de Política Económica (EPI, por su sigla en inglés) cree que el plan de estímulo es "absolutamente necesario" para reactivar la moribunda economía mediante ayudas a individuos, negocios y gobiernos estatales.

"Se tiene que ayudar a la gente pobre, que es la que de inmediato gastaría el dinero, y se tiene que ayudar a los gobiernos estatales que por déficits presupuestarios están recortando servicios y despidiendo empleados. Es urgente invertir en la infraestructura para fortalecer la economía y mejorar la capacidad productiva", señaló Austin.

Una historia poco contada de esta crisis, señaló Austin, es la creciente desigualdad en EU.

"Parte de la razón por la que los estadounidenses están recurriendo a su patrimonio o el valor de sus casas para extraer dinero es porque sus salarios no alcanzan, y eso debe mejorar", opinó.

Estados Unidos no está solo en esta crisis. Según el EPI, "las economías de todos los países desarrollados también podrían sufrir una contracción sustancial este año".

Canadá, España, Francia, Italia, Alemania, Japón y el Reino Unido también sufrirán una contracción económica en 2009, dijo.

Ese dato, sin embargo, es consuelo de tontos para los estadounidenses, acostumbrados a la gratificación instantánea del consumismo y a tener mucho y de todo.

publicidad

La recesión iniciada en diciembre de 2007 ha soltado las alarmas sobre una nueva realidad, pero, si funciona el plan de estímulo, los expertos coinciden en que los estadounidenses podrían ver mejorada su suerte a partir del último trimestre de este año.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Un día después de la toma de posesión en la capital de Estados Unidos, una concentración de cientos de miles le robó protagonismo al nuevo presidente. No solo eso, los manifestantes buscaron -llenando las calles de Washington DC- trazar claros límites al máximo funcionario del país.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
publicidad