publicidad

Inmigrantes mexicanas demandaron a compañía por discriminación sexual

Inmigrantes mexicanas demandaron a compañía por discriminación sexual

Tres trabajadoras temporales mexicanas demandaron a una empresa por discriminación debido a su sexo.

Inmigrantes mexicanas demandaron a compañía por discriminación sexual b0...

Por ser mujeres

CHARLOTTE - Tres trabajadoras temporales mexicanas de Carolina del Norte demandaron a una empresa procesadora de alimentos del mar por discriminación debido a su sexo, informó este miércoles el Centro de Justicia de este estado.

En la querella, presentada por la organización, la Unión de Libertades Civiles Americanas y la Asociación de Libertades Civiles de Carolina del Norte (ACLU) en el distrito este, alegó que las mujeres no recibieron un salario justo, ni reembolso por costos de viajes, y que fueron injustamente despedidas.

La mexicanas fueron reclutadas en su país por Captain Charlie's Seafood, localizada en la zona costera del estado, bajo el programa de visas de trabajo H-2B que requiere que la empresa pague los costos del trámite legal y de traslado.

publicidad

"La empresa limitó a las trabajadores a ciertas labores y pocas horas de trabajo simplemente porque eran mujeres. Tenían el derecho de realizar las mismas funciones que los hombres", afirmó en una nota de prensa Ariela Magdal, abogada de ACLU.

Según el comunicado, cuando las mujeres llegaron a Carolina del Norte, Captain Charlie's les asignó a recoger y limpiar cangrejos y designó un salario muy por debajo al de los hombres, quienes por el contrario realizaban otras labores de mayor paga.

"En ese tiempo, las inmigrantes se sentían frustradas porque no podían realizar los mismos trabajos que los hombres aunque estaban capacitadas para ejercerlos", apuntó.

Las más vulnerables

La empresa finalmente despidió a un grupo aproximado de 20 trabajadoras y dejó a los hombres realizar las labores de recolecta y limpieza de cangrejos.

Tampoco desembolsó a las inmigrantes los gastos de trámites de papeles migratorios, de viaje y salarios prometidos al momento de su reclutamiento como estipula el programa migratorio de trabajo H-2B.

"Nos dieron un trabajo diferente y con menos paga porque eran mujeres. Creo que eso no es justo", afirmó Sandivel Villanueva Flores, una de las demandantes.

Según Clermont Fraser, abogado del Centro de Justicia de Carolina del Norte, las trabajadoras temporales son más vulnerables a sufrir explotación por parte de sus empleadores.

publicidad

"Las migrantes pasan dificultades en el trabajo debido a una serie de razones como el racismo, sexismo y desconocer el idioma", enfatizó Fraser.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad