publicidad
.

Gobierno de Estados Unidos seguirá funcionando logo-noticias.6bcb5218ff7...

Gobierno de Estados Unidos seguirá funcionando

Gobierno de Estados Unidos seguirá funcionando

A casi una hora de que llegara la medianoche y con ella el vencimiento de un plazo que hubiera significado la parálisis de numerosas operaciones gubernamentales, Obama y el Congreso firmaron un acuerdo.

Más de 800,000 trabajadores federales respiran aliviados

WASHINGTON - A casi una hora de que llegara la medianoche y con ella el vencimiento de un plazo que hubiera significado la parálisis de numerosas operaciones gubernamentales, la Casa Blanca y los líderes del Congreso anunciaron el viernes que llegaron a un acuerdo para recortar miles de millones de dólares del gasto.

"Estadounidenses de creencias distintas se unieron" para llegar a un acuerdo y evitar la parálisis del gobierno, dijo el presidente Barack Obama, durante un breve mensaje transmitido por la televisión, desde la Casa Blanca.

El acuerdo evitó lo que hubiera sido el primer cierre de operaciones gubernamentales en 15 años.

Obama reconoció que algunos de los recortes serán dolorosos, pero dijo que la Casa Blanca protegió sus proyectos prioritarios.

Mensaje de Boehner

El acuerdo logrado a última hora del viernes fue anunciado primero por el líder de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, quien había convocado a un encuentro con dirigentes y militantes de su partido para informarles del resultado de las negociaciones, las cuales se prolongaron durante varias semanas.

"Tenemos un acuerdo", dijo por su parte Jon Summers, vocero del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

Debido a que la redacción y aprobación de la ley más amplia podría llevar días, los líderes del Congreso se apresuraron para aprobar una medida paliativa, para impedir que venciera el plazo.

publicidad

Los funcionarios de las distintas partes señalaron que esta medida permitirá que el gobierno siga teniendo fondos hasta la mitad de la semana próxima.

Poco antes de las 23:00 horas (03:00 GMT), Boehner dijo a la prensa que la Cámara de Representantes seguiría trabajando.

Los republicanos dijeron que el acuerdo contemplaba recortes por 39.000 millones de dólares al gasto, una medida que un funcionario, citando a Boehner, dijo que representaba "el mayor recorte al gasto en dólares reales en la historia de Estados Unidos".

Durante una década, el acuerdo recortará más de $500,000 millones al presupuesto federal, añadió Boehner, de acuerdo con un participante en el encuentro.

El acuerdo entre republicanos, demócratas y la Casa Blanca representó un logro extraordinario en medio de las crecientes divisiones partidistas, y representó la primera prueba de una era en la que los demócratas controlan la Casa Blanca y el Senado, mientras que los republicanos son mayoría en la cámara baja, con apoyo e influencia del movimiento derechista "tea party".

Clima de incertidumbre

Poco antes del anuncio del acuerdo prevalecía en Washington un clima de incertidumbre ante la posibilidad de una parálisis en el gobierno que causara el inmediato cese por lo menos 800,000 mil empleados federales no esenciales.

El bloqueo se mantuvo hasta casi el término del plazo legal, pero al final se alcanzó un acuerdo de consenso.

publicidad

En caso que demócratas y republicanos no hubiesen logrado armonizar sus posturas, a partir de la media noche de este viernes los servicios no esenciales de la administración se hubieran paralizado.

Una ley aprobada en 1870 prohíbe al gobierno sus operaciones en el caso que el Congreso no apruebe el presupuesto de funcionamiento.

Sin el acuerdo logrado, los turistas hubiesen sido rechazados a las puertas de los museos y parques nacionales, no se entregarían visas y las declaraciones de impuestos no hubiesen sido tratadas, entre otros servicios no esenciales que hubieran resultado afectados.

Millones en disputa

Para todo el ejercicio en curso, los republicanos pretendían reducir el gasto en unos $61,000 millones. El acuerdo del viernes alcanza los $38,000 millones en gastos sin que ello afecte el presupuesto social. Pero las conversaciones seguirán hasta por lo menos el jueves de la próxima semana.

En la tarde de este viernes, el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid (Nevada), había anticipado un principio de acuerdo sobre una cifra de reducciones presupuestarias para 2011 similar a la comunicada por Obama respecto del actual nivel de gasto.

Antes del anuncio, demócratas y republicanos habían subido el tono de la disputa al hacer valer sus argumentos en varias conferencias de prensa celebradas en el Capitolio.

La agria discusión, incluso, obligó a Obama a renunciar a un fin de semana en familia en Virginia (este). "El presidente se quedará en Washington DC este fin de semana para seguir trabajando con los líderes del Congreso para llegar a un acuerdo sobre el presupuesto. El viaje de la primera familia a Williambsburg fue postergado", dijo el portavoz adjunto de Obama, Josh Earnest.

publicidad

Los más perjudicados

En caso de una parálisis, los sectores que se hubiesen visto afectados por la suspensión temporaria eran:

•    Los créditos y garantías de la Administración de Pequeñas Empresas.

•    Parques nacionales, monumentos y museos smithsonianos.

•    Muchos reembolsos fiscales se congelaron, pero las recaudaciones continuarán.

•    Los servicios de visas y pasaportes registrarán retrasos importantes.

•    Las garantías hipotecarias de la Administración Federal de Vivienda se detuvieron, retrasando las ventas del sector.

•    El Instituto Nacional de Salud no comenzará nuevos juicios clínicos ni aceptará nuevos pacientes para la investigación.

•    El desfile del Festival del Florecimiento de Cerezos planeado para este fin de semana en Washington se vio afectado.

Los servicios primordiales que no se iban a ver afectados por la parálisis:

•    Operaciones militares

•    Seguridad fronteriza

•    Control de tráfico aéreo

•    Cárceles federales

Los militares estadounidenses, entre ellos 140,000 estacionados en Irak y Afganistán, serían teóricamente pagados durante este período, pero deberían haber esperado a que las cajas del Estado contaran nuevamente con fondos, indicaron altos funcionarios de la administración.

publicidad

Además, muchos contratistas federales y sus empleados hubiesen sido afectados, exceptuando a aquellos que protege la ley.

Los "empleados exceptuados" de una parálisis eran principalmente:

•    Los que llevaban a cabo trabajos de emergencia, incluyendo la salvaguardia de la vida humana.

•    Los que velaban por la limpieza.

•    Los relacionados con el funcionamiento de un cierre "ordenado".

El grupo industrial tecnológico TechAmerica había advertido que la suspensión de los pagos a los contratistas gubernamentales por falta de presupuesto "impactaría a miles de compañías y hubiesen sido puestos en riesgo 7.6 millones de empleos".

La suspensión temporaria también hubiese afectado a los inspectores de las plataformas petroleras, un grave problema para la seguridad nacional, según el congresista Ed Markey.

La BBC reportó que la no aprobación del presupuesto de gastos también hubiese afectado a miles de personas en América Latina y otras partes del mundo, en especial a quienes deseen viajar a Estados Unidos o realizar otras gestiones ante los consulados o embajadas.

Durante una parálisis registrada en 1995 bajo la administración del presidente Bill Clinton, y que duró 21 días, se dejaron de procesar entre 20,000 y 30,000 solicitudes de visado, y las compañías aéreas y la industria turística reportaron pérdidas por varios millones de dólares.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad