publicidad

¡Gasolina, gas y luz gratis!

¡Gasolina, gas y luz gratis!

Los habitantes de Turkmenistán no saben lo que es pagar por el gas, la luz, la gasolina y el agua que consumen.

"República del Gas"

MOSCÚ- Los habitantes de Turkmenistán vivirán bajo uno de los regímenes más autoritarios del planeta, pero no saben lo que es pagar por el gas, la electricidad, la gasolina y el agua que consumen.

Desde 1993, por orden del fallecido líder turkmeno Saparmurat Niyázov el gas natural calienta las casas de los turkmenos, sin que estos tengan que preocuparse de costear los gastos de comunidad a finales de mes.

Y es que Turkmenistán, conocida como la "República del Gas", acoge las quintas reservas mundiales de gas y es el segundo productor de la comunidad pos-soviética después de Rusia, el líder mundial.

En el caso de la luz, el usuario de este país centroasiático bañado por el mar Caspio puede consumir de manera gratuita hasta 90 kilovatios por hora.

El principal hándicap que limita el desarrollo de este país es la falta de agua, ya que más del 80 por ciento del territorio nacional es desértico.

Por esa razón, los turkmenos también tienen derecho a una ración de agua, que varía según el lugar de residencia, sea la ciudad o el campo, donde reside dos tercios de la población.

Gasolina mensual

Ahora, le ha tocado el turno a la gasolina, paradójicamente cuando los precios internacionales del petróleo marcan registros históricos que se acercan peligrosamente a los $100 dólares por barril.

publicidad

El nuevo presidente turkmeno, Gurbangulí Berdimujammédov, decretó recientemente que, a partir de ahora, la población recibirá gratuitamente cada mes una cantidad determinada de gasolina.

Actualmente, el coste de un litro de gasolina es de dos centavos estadounidenses, cuatro veces más barato que una botella de agua mineral, un bien muy preciado en el inhóspito Turkmenistán.

En otros países, como Venezuela, la gasolina también es barata (unos cuatro centavos de dólar cada litro), pero no llega a ser gratuita.

Los turkmenos, unos cinco millones, también reciben mensualmente desde hace años raciones de harina y sal, entre otros productos básicos, en los almacenes estatales.

Berdimujammédov, que asumió el cargo hace menos de un año, ha prometido que mantendrá en el futuro los subsidios establecidos por su antecesor.

Además, también adelantó un programa de reformas y privatizaciones para racionalizar la gestión de la economía nacional, que aún se rige por los principios de planificación estatal.

Dudosa riqueza nacional

Nada más llegar al poder el presidente ordenó la reanudación del pago de las pensiones a los jubilados, en su mayoría abolidas por el fenecido Niyázov.

Más de cien mil jubilados de este país centroasiático no recibieron pensiones entre el 1 de enero de 2006 y mediados de 2007, ya que el excéntrico líder turkmeno los consideraba "parásitos".

publicidad

Debido a la ausencia desde hace años de datos objetivos sobre sus reservas de gas, algunos analistas han puesto en serias dudas la supuesta riqueza energética de Turkmenistán (unos 22.5 mil millones de metros cúbicos) y su capacidad para cumplir sus compromisos.

Por esta razón, el ministerio de Petróleo, Gas y Recursos Minerales turkmeno anunció esta semana que permitiría, por vez primera, una auditoría independiente de sus reservas de gas.

Todos quieren asociarse

Turkmenistán es considerado, junto a la vecina Kazajistán, la alternativa energética al inestable Oriente Medio para las principales economías mundiales.

Desde hace meses las tres potencias regionales -Rusia, China e Irán-, además de Estados Unidos y la Unión Europea, pujan por hacerse con la llave del gas turkmeno.

Rusia y China han firmado sendos contratos de suministro, mientras la Unión Europea y Estados Unidos intentan persuadir a Berdimujammédov para que se comprometa a suplir con gas a Occidente a través un gasoducto que cruzaría el mar Caspio.

No obstante, Turkmenistán no está dispuesto a regalar el gas y ha duplicado las tarifas a sus clientes, lo que desató a principios de año un conflicto de precios con la vecina Irán.

Si Turkmenistán consigue satisfacer a todos sus socios, la población podrá seguir disfrutando de agua, gas, electricidad y gasolina gratuitos, y cumplir el sueño de Niyázov de convertir a este país en el "Kuwait de Asia Central".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad