publicidad
El financiero francés Jean-Baptiste De Franssu.

Francisco nombra nuevo presidente del controvertido banco del Vaticano

Francisco nombra nuevo presidente del controvertido banco del Vaticano

El Vaticano presentó un amplio plan de reformas en algunos órganos financieros, especialmente en su banco.

El financiero francés Jean-Baptiste De Franssu.
El financiero francés Jean-Baptiste De Franssu.

Reforma a los órganos financieros

El Vaticano presentó un amplio plan de reformas en algunos de sus órganos financieros y que afectan esencialmente al " banco vaticano", que a partir de ahora estará dirigido por el financiero francés Jean-Baptiste De Franssu.

A la presentación asistió el propio De Franssu, acompañado por el presidente saliente del Instituto para las Obras de Religión (IOR) -nombre oficial del banco-, el alemán Ernst von Freyberg, el prefecto de la Secretaría de Economía, el australiano George Pell, el vicecoordinador del Consejo para la Eocnomía, Joseph Zahra y el portavoz vaticano, Federico Lombardi, detalló la agencia Efe.

Esta segunda fase de reformas en el ámbito económico y financiero de la Santa Sede no solo comprende cambios sustanciales en el banco vaticano sino que afecta a sus fondos de pensiones, a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) e incluso a sus medios de comunicación.

publicidad

El cambio más significativo en relación con el IOR, fundado en 1942 por Pío XII, se da en la presidencia, que pasa de Freyberg, nombrado por Benedicto XVI, al joven empresario francés De Franssu.

'Transición pacífica'

En los últimos días se había especulado sobre las razones de este cambio y ha sido el presidente saliente quién ha salido al paso señalando que la labor de presidir el IOR requiere "tiempo completo" algo de lo que carece, según señaló.

No obstante, la salida de Freyberg no será inmediata sino que acompañará a su sucesor en un proceso de transición con el fin de "garantizar el adecuado traspaso de poderes".

De Franssu se dijo "honrado" por haber recibido este encargo de "gran responsabilidad" con el que pasará a formar parte de un profundo proceso de cambio en las instituciones de la Iglesia Católica, que debe "dedicarse a los más necesitados y a la propagación de la fe".

El IOR, según Pell, se encuentra en una fase de "transición pacífica", después del estallido de una serie de escándalos financieros y la ejecución de un plan de reformas en 2013.

Pell, a modo de balance, señaló que durante la primera fase, bajo la tutela de Freyberg, se han dado "significativos pasos hacia adelante" en relación con la adecuación de la adhesión a los estándares internacionales o el aumento de la transparencia.

publicidad

Además, en los próximos tres años, se revisarán los estatutos del IOR y se rediseñarán sus objetivos siguiendo tres prioridades, las verdaderas novedades en el nuevo "banco vaticano".

En primer lugar se reforzará el modelo de negocio, que estará dirigido a servir a la Iglesia Católica como un banco de depósitos, en vez de ejercer como entidad de inversión.

En segundo lugar, en los próximos dos años se agruparán las inversiones de diferentes organismos del Vaticano en otro ente diferenciado, que recibirá el nombre de Vatican Asset Management (VAM) y que liberará al IOR de gestionar bienes patrimoniales, evitando duplicidades.

Por último, el IOR se concentrará en la auditoría financiera y en ofrecer servicios únicamente al clero, las congregaciones, las diócesis y los trabajadores de la Santa Sede.

Análisis del Fondo de Pensiones

Los diferentes entes financieros de la Secretaría para la Economía seguirán el modelo de cooperación entre miembros del clero y laicos.

De tal modo, tres nuevos miembros laicos pasarán a formar parte del Consejo de Superintendencia -el cuerpo directivo- el alemán Clemens Boersig, el británico Michael Hintze y la única mujer, la estadounidense Mary Ann Glendon, además del presidente De Franssu, detalla Efe.

Por otro lado, la APSA pasará a englobar la Secretaría Económica, "un paso importante" para que pueda controlar el ámbito económico y la vigilancia de los bienes muebles de la Santa Sede.

publicidad

El Vaticano también anunció la creación de un comité técnico para estudiar la situación del Fondo de Pensiones que trasladará sugerencias al Consejo para la Economía durante este año.

Pell aseguró que las pensiones actuales y las destinadas a la próxima generación están aseguradas, pero dijo que el fondo debe garantizar asimismo que existe liquidez suficiente para las generaciones futuras.

Este comité para el Fondo de Pensiones estará dirigido por monseñor Brian Ferme y compuesto por cuatro laicos que enriquecerán su trabajo "con su experiencia".

Por último, el Vaticano también presentó un comité que propondrá una reforma en la galaxia de medios de comunicación pertenecientes a la Santa Sede, como el rotativo L'Osservatore Romano, la Radio Vaticana o los diferentes perfiles oficiales en la red social Twitter, entre otros.

Este comité estará formado por seis expertos internacionales, entre ellos la hispano-mexicana Leticia Soberón, y cinco trabajadores del Vaticano del ámbito de la comunicación.

Revisión de cuentas

Con el nuevo rostro del IOR, se entra en la llamada "fase II" de su reforma, iniciada al término de la revisión de 19 mil cuentas, detalló a su vez la Agencia France Press.

El martes, la entidad publicó sus cuentas del 2013 e indicó que tras el análisis sistemático de sus clientes bloqueó 1,329 cuentas individuales y otras 762 clientes institucionales.

publicidad

Igualmente informó que cerró tres mil relaciones con clientes, de las cuales 2,600 eran "cuentas durmientes".

Con la nueva era, el papa argentino intenta clausurar varias décadas de mala gestión de las finanzas del Vaticano, marcadas por los escándalos, las intrigas y sobre todo el lavado de dinero proveniente de la mafia.

La salida de von Freysberg, nombrado por el papa emérito Benedicto XVI pocos antes de renunciar a su pontificado, y la designación de un nuevo equipo de trabajo deberá dotar de "mayor transparencia" a la entidad bancaria.

Fuentes religiosas aseguran que si bien el experto alemán empleó una firma de asesores externos, Promontory, para la inspección de las cuentas del banco, cumpliendo con el deseo papal, su relación con el representante de Francisco en IOR no fue buena.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad