publicidad
El martes, especialistas habían advertido que "en este momento, estamos más preocupados por el riesgo de una reducción de la calificación crediticia que por un impago".

Estados Unidos perdió calificación de crédito

Estados Unidos perdió calificación de crédito

Estados Unidos sufrió un duro golpe este viernes al perder la calificación de crédito "AAA", luego que la agencia Standard and Poor's la degradara a "AA+", reportó la Agencia Francesa de Noticias (AFP).

El martes, especialistas habían advertido que "en este momento, estamos...
El martes, especialistas habían advertido que "en este momento, estamos más preocupados por el riesgo de una reducción de la calificación crediticia que por un impago".

Crece pesimismo sobre el futuro financiero de la primera potencia mundial

WASHINGTON - Estados Unidos sufrió un duro golpe este viernes al perder la calificación de crédito "AAA", luego que la agencia Standard and Poor's la degradara a "AA+", reportó la Agencia Francesa de Noticias (AFP).

S&P emitió un comunicado el viernes señalando que "hemos bajado nuestra calificación a largo plazo del crédito soberano de Estados Unidos de 'AAA' a 'AA+' y afirmado la calificación a corto plazo de 'A-1+'".

Y agrega: "También hemos quitado tanto las calificaciones de corto como mediano plazo de 'CreditWatch' (observación del crédito) negativa".

"La degradación refleja nuestra opinión de que el plan de consolidación fiscal que el Congreso y el gobierno acordaron recientemente se queda corto de lo que, en nuestra visión, debería hacerse para estabilizar la dinámica de la deuda del gobierno a mediano plazo", señala el comunicado.

publicidad

Cambio de visión

"En un sentido más amplio, la degradación refleja nuestro punto de vista de que la efectividad, estabilidad y previsibilidad en la planificación de políticas e instituciones políticas se han debilitado, en momentos de continuos desafíos fiscales y económicos, a un nivel mayor de lo que preveíamos cuando asignamos una perspectiva negativa a la nota el pasado 18 de abril de 2011", indicó la agencia Standard and Poor's.

"Desde entonces, hemos cambiado nuestra visión sobre las dificultades de acercamiento entre los partidos políticos sobre la política fiscal, lo que nos vuelve pesimistas acerca de la capacidad del Congreso y del Gobierno de elevar, próximamente, el acuerdo de esta semana a un plan de consolidación fiscal más amplio, que estabilice la dinámica de la deuda del gobierno".

"La perspectiva de la calificación en el largo plazo es negativa. Podríamos bajar la calificación a largo plazo a 'AA' en los próximos dos años si vemos que hubo menos reducción del gasto de la que se acordó, si suben las tases de interés o surgen nuevas presiones fiscales durante el período y resultan en una mayor trayectoria de la deuda general del gobierno a la que actualmente asumimos en nuestro caso base".

Lo habían advertido

Días antes de conocerse el comunicado de S&P, analistas financieros e inversionistas habían advertido que Estados Unidos estaba en riesgo de perder su privilegiada calificación crediticia incluso si logra forjar un acuerdo para elevar el tope de deuda nacional, se lee en un reporte de The Associated Press.

publicidad

Sin embargo, estimaron, el desenlace sería algo menos espantoso que un impago, aunque de cualquier manera los mercados financieros sufrirían consecuencias serias.

Los réditos hipotecarios aumentarían. Los estados y ciudades, ya escasos de dinero, podrían tener más dificultades para contratar préstamos. Los títulos accionarios perderían las ganancias del año, indicaron.

"En este momento, estamos más preocupados por el riesgo de una reducción de la calificación crediticia que por un impago", puntualizó Terry Belton, jefe global de ingresos fijos en JPMorgan Chase. En una rueda de prensa telefónica realizada el martes, Belton había afirmado también que la pérdida de la categoría AAA que tiene la deuda estadounidense podría estremecer a los mercados, pero eso es "mejor que incumplir un pago de intereses".

El Tesoro acusa grave error

El Tesoro de Estados Unidos acusó el viernes a la agencia de calificación financiera Standard and Poor's (S$ la agencia Standard and Poor's (S&P) de haber cometido un error de $2 billones en sus proyecciones presupuestarias, con las que justificaron la degradación de la nota estadounidense.

"Un análisis con un error de $2 billones habla por sí mismo", dijo un portavoz del Tesoro, apenas después de que Estados Unidos perdiera su calificación de AAA por primera vez en su historia, al ser degradada a AA+.

publicidad

Se trata de la primera vez que la calificación de Estados Unidos es degradada desde que recibió por primera vez la nota AAA por parte de la agencia Moody's, en 1917 y en 1941 por parte de S&P.

Moody's y la agencia calificadora Fitch dijeron que continúan estudiando el plan de déficit para establecer si Estados Unidos merece conservar su nota de AAA.

Más temprano, un funcionario cercano a las discusiones con S&P dijo: "Hay errores profundos y fundamentales en los análisis de S&P".

Diversas reacciones

El diario español El Mundo dijo en su página digital que la rebaja se produce tras la tensión vivida en Washington entre demócratas y republicanos por el aumento del techo de gasto, una polémica que dejó al país al borde de la suspensión de pagos esta semana.

Agregó que el pasado 18 de julio, Standard and Poor's pusó en vigilancia especial la calificación estadounidense ('creditwatch') y advirtió de habría rebaja si los políticos no llegaban un acuerdo para elevar los límites de la deuda pública, pero entonces la amenaza no fue tomada especialmente en serio.

El equipo encargado de la deuda soberana hizo saber a los responsables del Tesoro que incluso si se cerraba un acuerdo (como ha ocurrido), el país debe aprobar medidas para recortar el déficit en $4 billones en los próximos diez años, señalando que consideraría insuficiente una cantidad inferior. La agencia no descarta nuevas rebajas en los próximos meses si no se adoptan las medidas necesarias.

publicidad

Monto de la deuda

La deuda estadounidense se sitúa en la actualidad en más de $14,5 billones, el 97% del PIB.

Los mercados europeos reaccionaron de inmediato a la baja tras conocer la noticia de la pérdida de calificación de Estados Unidos.

Mientras, el líder del Senado estadounidense, Harry Reid (demócrata de Nevada), declaró que "la decisión de S&P reitera que para reducir el déficit se necesita una estrategia balanceada que combine reducción en el gasto, con medidas para aumentar los recaudos, tales como acabar con los generosos subsidios de los que disfrutan los billonarios, las petroleras y los dueños de jets privados a costa de los contribuyentes".

Agregó que "Esto hace el trabajo del comité conjunto aun mas importante, y demuestra porqué los líderes del Congreso debemos nombrar miembros quienes lleguen a la mesa con una mente abierta -en vez de nombrar ideólogos de línea dura quienes de entrada ya hayan descartado una solución balanceada como la que están exigiendo las agencias de calificación de crédito como S&P".

Se demoraron mucho

Estados Unidos pudo haber evitado la degradación de su calificación de deuda soberana de haber aumentado más rápidamente el techo legal de la deuda, dijo el viernes a la cadena CNN el presidente de la comisión de calificaciones de Standard and Poor's, John Chambers.

publicidad

"La primera cosa que podría haber hecho era levantar el techo de la deuda de manera oportuna, por lo que se habría evitado el debate", dijo Chambers.

Temores generalizados

Por su parte, Moody's y la tercera gran agencia calificadora, Fitch, afirman que continuarán estudiando el plan del déficit para ver si mantienen a Estados Unidos entre las naciones con nota AAA.

Pero tanto Moody's como Fitch reafirmaron esa calificación poco después de que Obama firmara el martes la ley que eleva el techo de endeudamiento, reportó la Afp.

No obstante, a degradación de la nota supone una situación embarazosa para Estados Unidos, y podría aumentar el costo del crédito para el Gobierno estadounidense.

Al ser el dólar y los bonos del Tesoro centrales para el comercio y las finanzas globales, una rebaja en la calificación podría en teoría golpear a la economía mundial, añadiendo una nueva preocupación tras la crisis de la eurozona.

Incertidumbre "elevada"

"La incertidumbre respecto a los efectos que puede tener sobre el mercado es elevada", había afirmado recientemente el banco de inversión Goldman Sachs en un análisis de las potenciales consecuecias de una degradación, que, en efecto, podría empujar a los inversores a una reevaluación generalizada de los reisgos.

Pero otros analistas cuestionan el impacto que podría tener esta reducción sobre la demanda de la deuda estadounidense, al argumentar que las calificadoras tienen poca credibilidad, y dudan si los mercados las tomarán realmente en cuenta.

publicidad

Standard & Poor's es considerada la más influyente entre las tres grandes calificadoras y ha sido la más agresiva en su notación de la deuda estadounidense, cuya perspectiva ya había bajado de "estable" a "negativa" en abril pasado.

Actualmente hay 17 países y tres territorios (Hong Kong, Guernsey y la Isla de Man) cuya deuda está calificada como AAA por S&P.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad