publicidad

Encuentro exclusivo de ricos

Encuentro exclusivo de ricos

China celebró, por segundo año consecutivo, una feria exclusiva para vender productos y servicios extravagantes a personas acaudaladas.

Tres días de lujo y extravagancia

SHANGHAI, China - La segunda edición china de la Feria de los Millonarios, organizada en Shanghai por el grupo editorial holandés Gijrath Media Group (GMG), empieza a consolidarse como la gran cita de la industria del lujo en China, donde existe constancia de al menos 100 mil grandes fortunas.

Entre el 1 y el 3 de junio, decenas de magnates y grandes empresarios chinos de todo el mundo acudieron a la muestra, donde se presentaron desde grandes mansiones a automóviles futuristas, junto con yates, joyería, moda, teléfonos móviles con diamantes, muebles y antigüedades, sin olvidar porcelanas y jade chino.

"China es el mercado del lujo que más rápido está creciendo en el mundo en estos momentos, de manera que es muy importante para nosotros estar aquí", declaró Yves Girath, fundador de la Feria de los Millonarios en Amsterdam en 2003, que precisó que normalmente necesitan tres ediciones para consolidarse en un país.

La feria, que también se celebra en Courtrai (o Kortrijk, en flamenco, Bélgica), Cannes (Francia), Moscú (Rusia) y Dubai (Emiratos Árabes Unidos), responde a un mercado chino del lujo que aumenta entre un 10 y un 20 por ciento cada año, y que en 2010 se espera que cuente con 250 millones de consumidores potenciales.

"Para 2015 China será el segundo mayor consumidor de lujo del planeta, por encima de Japón y sólo por detrás de los Estados Unidos", aseguró el socio de Girath y presidente de la feria en China, Zhong Gang, durante un encuentro con la prensa.

publicidad

Según Zhong, que sueña con devolver a Shanghai el esplendor que tuvieron sus ambientes más exclusivos en los años treinta, hay tres tipos de millonarios en China, a los que se dirige la feria: fortunas entre $6.7 y $67 millones de dólares; de entre $67 y $134 millones de dólares; y de más $134 millones de dólares, que llamó "la elite".

"En nuestra base de datos tenemos constancia de unos 100 mil millonarios chinos, aunque pensamos que nuestra audiencia en realidad será de unos 300 mil", estimó, en un país donde 85 millones viven con menos de un dólar al día, entre ellos más de 25 millones en condiciones de pobreza extrema, muy por debajo de esos recursos.

Con todo, los millonarios chinos "tienen el derecho y el poder de personalizar su estilo de vida", defendió Zhong, cuya feria tiene la vocación de "educar a la alta sociedad" local y enseñarle a socializar según la costumbre internacional.

Amantes de las piedras preciosas

Zhong recordó que los millonarios chinos se parecen al resto de sus conciudadanos, ya que provienen del mismo contexto nacional y cultural, por lo que sus prioridades suelen ser habitar una gran residencia con un amplio terreno, y dotarse de un numeroso personal de servicio, a imagen y semejanza de una familia imperial a escala.

Las piedras preciosas no podían faltar entre los productos estrella de esta exclusiva feria, a la que sin invitación sólo se puede acceder pagando una entrada de entre $80 y $242 dólares, celebrada en un edificio de construcción soviética, que la semana pasada acogió el congreso anual del Partido Comunista local.

publicidad

"A los chinos les encantan los diamantes y enseñarlos", dijo Benno Leeser, presidente de la firma holandesa Gassan, el 15 por ciento de cuyas gemas pulidas ya se destina a China.

Sus diamantes sirven también para revestir los teléfonos móviles de la francesa Vertu, uno de cuyos modelos cuenta con 120 piedras y alcanza los $80 mil dólares.

Además las piezas de jade son muy apreciadas tradicionalmente para regalar de padres a hijos como un tesoro familiar, aseguró el hongkongués Kung Mingguan, de la firma Jadeite Collection, con colecciones que sobrepasan los $4 millones de dólares.

En productos más occidentales, como el cognac, "hay que educar al consumidor local para que aprenda a disfrutar y a valorar el licor", dijo Zhang Baojuan, de la marca Rémy Martin.

Lo mismo ocurre con la legendaria firma de pianos alemana Steninway: "Tenemos que educar al consumidor para que sepa cuidar el instrumento", aseguró su responsable de ventas en China, Chen Bei, que añadió que, mientras no afecte al sonido, es posible personalizarlo incluso con oro o diamantes.

"Muchos de nuestros clientes potenciales están buscando marcas de lujo y formando sus propias opiniones, así que la feria es un foro importante para que nos conozcan", aseguró Christopher Brown, director general de Jaguar en China, que decidió hacer allí la presentación asiática de su prototipo C-XF.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad