publicidad

El sector turismo en México parece estar herido por la violencia que se vive en el país

El sector turismo en México parece estar herido por la violencia que se vive en el país

El sector turístico en México ha resultado muy afectado por la violencia derivada del combate al crimen organizado.

El sector turismo en México parece estar herido por la violencia que se...

Les cambió la vida

ACAPULCO, México - En plena avenida turística, donde se encuentra buen número de hoteles, alrededor de las 15:30 locales una balacera sorprendió a lugareños y turistas. Se trataba de un enfrentamiento entre policías y bandas narcotraficantes, que dejó como saldo siete personas muertas, una mujer y sus dos hijos menores entre ellos.

A poco más de un mes del enfrentamiento, en la avenida la vida turística ha vuelto casi a la normalidad. Sin embargo, una cruz en una esquina y un poste perforado por múltiples balazos de armas de grueso calibre, atraen las miradas de quienes cruzan por ahí y les recuerdan que la desgracia no respeta hora, lugar y definitivamente a nadie.

Aunque muchos pretenden que la vida sigue de forma normal en Acapulco, la verdad para buen número de comerciantes que viven del turismo no es la misma que dicen las autoridades.

publicidad

Jesús, un taxista del aeropuerto de Acapulco, asegura que el día de las lamentables muertes, a mediados de abril, todo era terror.

“La familia era dueña del hotel La Diana. La señora llevaba a sus dos hijos, de 12 y 8 años al hotel. Estaban a punto de dar la vuelta en u a bordo de su camioneta, a unos metros del hotel, cuando las balas les arrebataron la vida”, relató Jesús, mirando por el espejo retrovisor.

 “A la policía no le interesó poner en riesgo a los civiles y abrir el fuego cruzado –continuó Jesús—Dicen que por desesperación, un sicario en su intento de escapar, batió a tiros la unidad de la familia. Ahora nadie sabe dónde está Antelmo. Que le pregunten a él si la guerra contra el narco va bien, si está de acuerdo con lo que está haciendo (el presidente Felipe) Calderón”.

Minutos eternos

Antelmo, a decir del taxista, es el padre de los dos niños que murieron ese día, y el hombre que quedó viudo en un mismo hecho, por el único error de estar en la hora y lugar equivocados.

Alrededor del trágico crucero de la costera Miguel Alemán, se encuentran varios locales de comida. En uno de ellos trabaja un joven mesero que se niega a dar su nombre. Tiene mucho miedo, pues estaba presente el día de los hechos, y teme que le hagan algo por haber estado ahí.

“Pues claro que nos dio muchísimo miedo. De un momento a otro todo pasó de la normalidad al pánico. Se llenó la avenida de carros, luego se escuchaban unos balazos, un ruido muy fuerte, policías y hombres unos contra otros. Ya queríamos que se terminara”.

publicidad

Seguramente, esos casi diez minutos fueron eternos para todos los que estaban cerca. “Corrimos para atrás (del local) y nos quedamos por allá tirados, esperando que no nos pasara nada. Pensamos que cuando saliéramos esto iba a estar lleno de cuerpos, y sí había pero a como lo escuchamos, pensamos que serían muchísimos más”.

Pagan las consecuencias

Y claro que esto ha repercutido en las ventas, a decir del joven empleado, que al hablar de esto bajaba su voz, sin poder disimular el acento característico de la costa.

“Pues los primeros días no queríamos ni abrir y la gente solo se arrimaba a ver el poste, cómo había quedado por las balas. Ahora poco a poco la gente ha vuelto a venir, pero sí sentimos que hay algo de temor, y se refleja en las ventas” aseguró.

La vida para la gente normal en Acapulco, como en muchas otras partes del país, ha cambiado. Muchos como Jesús, que viven del turismo, han tenido que ver la violencia como un riesgo real ante la cual han tenido que implementar planes de emergencia.

“Ahora, mi familia tiene la instrucción de viajar en la parte de atrás (de la camioneta en la que trabaja). En cuanto escuchen algo, todos al suelo del auto y mi esposa se pondrá encima de mis niños, mientras yo sigo manejando buscando ponernos a salvo. No es justo tener que cambiar el nivel de vida de esa manera. Ahora, prefiero incluso no ver los noticieros, para no alarmar más a mis hijos. Yo creo que aquí habemos demasiados con miedo, que no estábamos acostumbrados a vivir las cosas que ahora están pasando”.

publicidad

Los artesanos

En Acapulco, muchas personas venden artesanías, que son más apreciadas por los turistas extranjeros que por los lugareños.

Magdalena Hilario Petra, quien fabrica y vende huipiles, blusas, servilletas, manteles, entre otros productos, coincidió en que la venta no es lo que antes era, y lo atribuye de alguna manera a la violencia que ha azotado al puerto.

“Pues yo digo que es por eso (por la violencia) porque no hay venta, nada de venta, ahorita no se vende mucho” dice la mujer mientras cuelga sus vestidos con la esperanza de que algún comprador le haga cambiar su suerte.

Al ser preguntada sobre qué le pediría a las autoridades para que mejoraran sus condiciones, Magdalena, quien seguía acomodando su mercancía, pidió “que nos instalen puestos, que nos den un lugar para vender, que den seguridad para que venga más gente, eso es lo que queremos nosotros. No recibimos nada de apoyo del gobierno, por eso lo que nosotros queremos es un lugar donde vender y que la gente se anime a venir”.

La industria hotelera

Sin embargo, más allá de los microempresarios, los grandes hoteleros hablaron también de una realidad que los está afectando, y ante la cual ellos también han tenido que implementar acciones y han sufrido importantes pérdidas.

Cuestionado sobre a cuánto ascienden las pérdidas que ha generado la imagen violenta que ha proyectado México hacia el exterior, Alejandro Zozaya, presidente de AM Resorts, aseguró que es difícil cuantificar las pérdidas. “Hemos tenido que castigar los precios, lo que es triste porque México es un destino maravilloso”, aseguró.

publicidad

“Tenemos clientes importantes de México, agencias de viajes mayoristas por ejemplo, que se dedican a vender México, que están muy preocupados porque ahora se les dificulta vender México porque el consumidor está preguntando, si mejor me voy a Jamaica, a un crucero o si mejor me quedo en Estados Unidos.

“Claro que hay temor del turista, porque esa es la percepción, porque todos los días prendes el noticiero y sale algo. Te estoy hablando de los principales medios. La inseguridad es un problema muy importante. Es una realidad. Tenemos un problema”, dijo Zozaya.

Un lugar competitivo

El funcionario de AM Resorts aseguró sin embargo, que hay otros destinos en los que no se libra una guerra contra el narco, y en los que también hay civiles que resultan muertos. No obstante, el caso de México ha cobrado mayor importancia, y por tanto la gente de pronto tiene dudas.

Por otra parte, algo que cabe rescatar de México, a su decir, es que cada vez hay mejores instalaciones a la altura de cualquier parte del mundo, más grandes y “sabemos que el gobierno está poniendo de su parte para proteger al turismo de las amenazas del crimen organizado”, destacó.

La parte oficial

En tanto, el alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, descalificó aquello que llamó “problema de percepción”.

Añorve destacó que después de la temporada vacacional de Semana Santa, en Acapulco se registró una ocupación hotelera del 80 por ciento, “esto contrasta mucho a veces con la percepción que se tiene afuera, porque el 80 por ciento es un número, después de los 15 días de vacaciones de semana santa y pascua, es un número extraordinario.

publicidad

“Nosotros estamos obviamente de pie y ante estas circunstancias que desgraciadamente no se presentan solo en Acapulco, sino en muchos municipios del país, nosotros lo que estamos ofertando es lo que tenemos, es el corazón en las manos para dárselos a los miles de visitantes nacionales y extranjeros.

“En cuanto a la seguridad, estamos en muy buena coordinación los tres niveles de gobierno”, concluyó.

El gobernador del estado de Guerrero, Zeferino Torreblanca, aseguró que la entidad “no ha escatimado en respaldar la lucha contra el narcotráfico” y dijo que este combate ha dado resultados. “El proceso toma tiempo porque exige cambios, particularmente de la sociedad (…) Requerimos apostarle a México en cualquier momento, el turismo es un sector noble que invariablemente se fortalece”, concluyó.

Ahora, en un paradisiaco clima, las calles están de nuevo llenas de gente que habla tanto español como inglés y algunos otros idiomas. Hasta las más pequeñas tiendas aceptan pago con dólares y algunas euros inclusive. En medio de esa avenida, con sus complejos hoteleros, sigue un poste perforado, una cruz con flores artificiales y casi un policía federal en cada esquina, con su arma de grueso calibre en el cinturón.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad