publicidad

El plan de rescate financiero

El plan de rescate financiero

El paquete económico firmado por Bush es un respiro para la economía y un nuevo agujero para el presupuesto.

Un plan que ha ido creciendo

WASHINGTON, D.C. - La Cámara Baja aprobó el viernes finalmente la versión ampliada del rescate financiero, un paquete que, con un coste de casi un billón de dólares, dará un respiro a la economía, pero también un nuevo mazazo al déficit presupuestario de EU.

El texto de la Ley de Estabilización Financiera aprobado el viernes y firmado inmediatamente por el presidente George W. Bush dista mucho de las tres exiguas páginas que presentó el Tesoro al Congreso hace dos semanas, en el que sólo pedía autorización para comprar la deuda "tóxica" a la banca por importe de $700 mil millones.

La propuesta, inaceptable para muchos por su carácter intervencionista y su monto desorbitado, puso a los legisladores a trabajar, en un intento de que alcanzara también al ciudadano medio, acosado por la crisis inmobiliaria y el desempleo.

En un primer borrador se añadieron al texto límites a los sueldos de los ejecutivos bancarios e intensas medidas de control sobre el paquete, pero no fue suficiente y la Cámara de Representantes lo rechazó el lunes, en una acción inesperada que derrumbó las bolsas.

El proyecto final

El proyecto final, con más de 451 páginas, es un compendio de medidas dispares, que hablan desde la cobertura de las enfermedades mentales hasta los incentivos para las energías renovables.

publicidad

A ello se suman proyectos de inversión que, más que favorecer al ciudadano medio, buscaba comprar el "sí" del congresista implicado.

El esfuerzo valió la pena y el proyecto de ley pasó el tamiz de los congresistas, muchos de los cuales habían votado antes en contra presionados por cientos de correos electrónicos y de llamadas de los airados votantes de sus distritos.

Un triunfo muy caro

Pero el triunfo no es gratuito. El coste del paquete de rescate superará con creces los $700 mil millones que había solicitado el secretario del Tesoro, Henry Paulson, el 20 de septiembre.

Sólo los alivios fiscales que el paquete promete a los pequeños empresarios y a la clase media trabajadora sumarán otros $100. mil millones, a los que se agregarán los otros cientos de medidas no cuantificadas.

Las quejas no se hicieron esperar, y los demócratas más conservadores desde el punto de vista fiscal, los conocidos como los "blue dogs" (perros azules), pusieron el grito en el cielo por un paquete que agrandará el déficit presupuestario del país.

El déficit se dispara

En el periodo fiscal que acabó el pasado 30 de septiembre, el Gobierno calcula que el déficit será de entre $400 mil y $410 mil millones, y para el actual ejercicio fiscal se estimaba, antes de aprobar este paquete, que iba a alcanzar la cifra sin precedentes de $490 mil millones.

publicidad

Pese a estos inconvenientes, los legisladores han apostado por un plan que, según confían, permitirá descongelar las concesiones de créditos y, por tanto, reactivar la economía, que parece abocada a la recesión, según advirtió este jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los créditos están ahora paralizados porque los bancos, cargados ya de deuda de mala calidad por la crisis hipotecaria, no quieren asumir más riesgos con sus clientes ni son capaces de endeudarse más en el mercado interbancario, en el que las entidades financieras se prestan dinero unas a otras.

Voces críticas

Pero el plan tiene muchos interrogantes y son numerosas las voces que aseguran que no es la medicina que necesita la primera economía del planeta.

"El plan de Paulson no tiene mucho sentido para mí", afirmaba esta semana a la CNN la directora de la gestora de fondos Oppenheimer, Meredith Whiney, quien aseguraba que el problema de los bancos "no son los activos de mala calidad que pretende comprar el Tesoro, sino simplemente la falta de confianza".

Por ello, apostaba por medidas que den tranquilidad a los ciudadanos, como aumentar los seguros de los depósitos, pero no "pedir un cheque en blanco a los contribuyentes para gastar $700 mil millones de dólares... Eso no tiene sentido para mí".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
publicidad