publicidad

El fructífero negocio de la belleza masculina en Asia

El fructífero negocio de la belleza masculina en Asia

Un creciente número de hombres afianza el éxito de Asia debido gracias al cuidado de la piel masculina.

Rain, cantante coreano imagen de una marca de belleza masculina.
Rain, cantante coreano imagen de una marca de belleza masculina.

Aunque parezca inusual, un creciente número de hombres están afianzando el éxito de Asia debido a su rápido crecimiento en la categoría del cuidado de la piel masculina.

Según datos compilados por Euromonitor, una firma de investigación de mercado.a región suma un gasto de $2,100 millones de dólares, o 64% de los $3,300 que en 2013 se vendieron en todo el mundo en cremas para la piel, lociones y blanqueadores para hombres.

Opina sobre esta noticia en los foros de Univision.

Esa cantidad deja muy atrás a EEUU con sus $286.4 millones gastados por los hombres de América del Norte y los $682,9 millones que pagaron los hombres de Europa occidental en los mismos productos.

Con un gasto anual equivalente a $974.8 millones, China, incluyendo Hong Kong, es el mayor mercado para el cuidado de la piel masculina, y se prevé que aquella suma crezca a $1,200 millones este año.

publicidad

Aunque los hombres todavía están lejos de rivalizar con el mercado de productos para la piel femenina, que equivale a más de 30 veces el de los hombres, la venta de productos de cuidado para la piel de los hombres está creciendo a un ritmo mucho más rápido: 9.4% anual en comparación con 4.8% en el caso de los productos para mujeres.

Los países asiáticos ocupan cinco de los primeros diez lugares en la clasificación de consumo de estos productos por habitante.

“En muchos países hay una idea generalizada de que el cuidado de la piel es algo femenino, pero en Corea este no parece ser el caso”, dice Simon Duffy, cofundador de la marca británica Bulldog, que el año pasa­do comenzó a vender su línea en las tiendas de Corea.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad