publicidad
La economía de El Centro ha dependido históricamente de los trabajos de agricultores inmigrantes.

El Centro, la ciudad del desempleo y la desesperanza en EU

El Centro, la ciudad del desempleo y la desesperanza en EU

En El Centro, ciudad californiana, el desempleo y desesperanza son cosas de todos los días.

La economía de El Centro ha dependido históricamente de los trabajos de...
La economía de El Centro ha dependido históricamente de los trabajos de agricultores inmigrantes.

El peor lugar para el trabajo

EL CENTRO, EU - Dos años o un año sin encontrar un solo puesto de trabajo parece inimaginable en Estados Unidos, pero en El Centro, al sureste de California, ese plazo es común para los cerca de 50 mil habitantes de la ciudad con la mayor tasa de desempleo del país: 30.4 por ciento sufre de cesantía.

"Quisiera retomar mi trabajo de asistente de enfermería pero eso ya ni lo pienso, ya es un año y medio que no encuentro nada, busco lo que sea", dijo a Karen Marquardt, una mujer de 58 años, que actualizaba su curriculum en una de las diez computadoras de una oficina de capacitación laboral de El Centro, 365 km al sureste de Los Ángeles, frontera con la ciudad mexicana de Mexicali.

El último reporte oficial reveló que 13 ciudades estadounidenses, nueve de ellas en California, reportaron en septiembre tasas de desempleo de 15 por ciento o más, según un informe del Departamento del Trabajo.

publicidad

Pero en El Centro y en Yuma, Arizona, siguen portando el título de "Capitales de la Recesión", como las bautizó la gran prensa estadounidense, por sus índices de desempleo de 30.4 por ciento y 27.2 por ciento respectivamente.

Se trata de dos zonas colindantes cuya economía ha dependido históricamente de los trabajos de agricultores inmigrantes, el 'seasonal work', como llaman al empleo temporal del campo en estas zonas de temperaturas extremadamente altas en el verano boreal.

Estragos de la recesión

En El Centro la mayoría de los desempleados mayores de 45 años llevan hasta más de dos años desocupados, y entre los más jóvenes (menores de 30 años), hay quienes han alcanzado seis meses sin encontrar nada, pero toman puestos temporales en tiendas o en los campos.

"Yo soy soldador, perdí el trabajo en junio y pensé que encontraría enseguida pero no he podido, el sector de la construcción casi desapareció", dijo Michael Lopez, de 23 años, casado y con dos niños.

Lopez estuvo limpiando para una empresa privada hasta la semana pasada y acaba de asegurar un trabajo en "el field (campo) de Arizona, en la cosecha de lechugas, son cinco meses, pagan menos que en California, pero igual saco 9.70 la hora", contó el joven nacido en El Centro en el seno de una familia mexicana-estadounidense.

La recesión económica en Estados Unidos impactó a El Centro desde 2007 y de forma punzante. "Porque además nos perjudicó mucho la sequía para el trabajo agrícola", explicó una funcionaria en la Alcaldía.

publicidad

Mala fama

En esta ciudad ubicada a 20 km de Mexicali, capital del estado mexicano de Baja California, varios funcionarios públicos están disgustados con los reportes catastróficos que han realizado grandes diarios desde que se conoce su récord de cesantía.

"Solo cuentan lo malo, lo cual hace más difícil que vengan a invertir en nuestra ciudad", dijo la funcionaria pidiendo anonimato.

"El desempleo en El Centro siempre ha sido el peor del sur de California. Los dos dígitos son normales incluso en los buenos tiempos", explicó Cathy Kennerson, directora de la Cámara de Comercio de El Centro.

Kennerson explicó que "muchos de nuestros trabajadores temporales vienen de Mexicali y trabajan legalmente en nuestros campos y cuando no tienen que trabajar, por la dinámica propia del trabajo agrícola, cobran seguro de desempleo en apego a la ley laboral estadounidense", lo cual siempre ha hecho que este lugar tenga cifras promedios de hasta 17 por ciento en periodos normales.

Según el centro de Estudios Económicos de Mexicali, 30 mil mexicalenses trabajan legalmente en Imperial Valley, donde está El Centro.

Crisis hipotecaria

La directora de la Cámara de Comercio reconoce que esta crisis afectó más fuerte por la ola de casas nuevas que fueron hipotecadas por los bancos.

"A principios de la década llegaron constructores de todas partes, y creció mucho El Centro y el impacto de la explosión de la burbuja inmobiliaria hizo que fuera más aguda la crisis", dijo Kennerson.

publicidad

"En el año 2005 o 2006 recuerdo haber vendido tres casas de unos $200 mil cada una a personas que ni si quiera fueron a verlas. Fueron años muy buenos", contó Robert Villalobos, un agente de bienes raíces de la firma Five Star Realty.

Urbanizaciones de clase media trabajadora estadounidense crecieron como hongos en El Centro, con casas de cinco habitaciones, cuatro baños, y jardín impecable se vendían hasta en más de $350 mil.

"Pero en 2007 todo cambió; hoy aunque está algo mejor, apenas se puede vender un 40 por ciento más bajo que aquellos precios", contó Villalobos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad