publicidad
.

El Banco Central Europeo lanza un millonario plan de compra de la deuda...

La sede del El Banco Central Europeo (BCE) en Frankfurt, Alemania.

El Banco Central Europeo lanza un millonario plan de compra de la deuda

El Banco Central Europeo lanza un millonario plan de compra de la deuda

El programa de compra de deuda pública y privada costará 60,000 millones de euros (unos $68 millones) al mes.

La sede del El Banco Central Europeo (BCE) en Frankfurt, Alemania.
La sede del El Banco Central Europeo (BCE) en Frankfurt, Alemania.

El Banco Central Europeo (BCE) anunció un programa de compra de deuda pública y privada por valor de 60,000 millones de euros (poco más de 68 millones de dólares) al mes, operación que empezará en marzo de este año y se prolongará hasta septiembre de 2016.

El presidente del BCE, Mario Draghi, justificó esta medida por el "persistente" nivel mínimo de la inflación, muy por debajo del objetivo aspirado por su entidad que, recordó, debería situarse "cerca" y "levemente por debajo" del 2%, informa la agencia Efe.

La operación se mantendrá "en cualquier caso hasta que veamos un ajuste sostenible en la senda de la inflación que se consistente con nuestro objetivo", recalcó Draghi.

publicidad

La compra combinada de deuda pública y privada se realizará según la cuota de capital de cada país en la entidad, a través de su banco central nacional.

En este sentido, Draghi advirtió que la inflación interanual continuará siendo "muy baja o negativa" durante los próximos meses y sólo repuntará "gradualmente" entre 2015 y 2016.

El Consejo Ejecutivo del BCE acordó, de acuerdo a lo previsto, mantener los tipos de interés en su nivel actual, el mínimo histórico del 0.05%, con el objetivo de apoyar la coyuntura económica y evitar una recesión.

La Agencia France Press añade que los bancos centrales de los 19 países de la zona euro se encargarán de las compras pero sólo asumirán colectivamente el riesgo del 20% de esos títulos, es decir, que las eventuales pérdidas que generen serán asumidas por todos los contribuyentes de la zona euro.

Para el 80% restante, cada banco central comprará sus títulos en su país y asumirá los riesgos.

Se trata de una versión moderna de la plancha de impresión de billetes.

Una decisión polémica

Los bancos centrales de Japón y Gran Bretaña y Estados Unidos ya han recurrido a este tipo de medidas que pretenden estimular el crédito e inyectar dinero en el circuito financiero.

Objeto de un gran debate, la decisión de llevar acabo "ahora" este programa de inyección de liquidez ha sido adoptada por "una amplia mayoría, pero no unánime" entre los gobernadores del BCE, precisó Draghi. Pero "al final hubo consenso para compartir los riesgos" sobre los activos comprados, agregó.

publicidad

"El BCE ha respondido a las expectativas pero no será la panacea", comentó Jonathan Loynes, economista de Capital Economics, estimando que la decisión de compartir riesgos podría reducir el beneficio del programa para los países europeos muy endeudados.

Draghi cree que la compra de las deudas va a contribuir a la subida de los precios, y la inflación debería "aumentar progresivamente más tarde en 2015 y después en 2016".

El presidente de la institución monetaria europea instó a los gobiernos de la zona euro y a la Comisión Europea a no dormirse en los laureles con la política monetaria y a que actúen para apoyar la economía.

"La política monetaria puede crear las bases para el crecimiento pero para que el crecimiento se fortalezca son necesarias las inversiones" y son las políticas las que deben favorecer las condiciones, estimó.

La eventual relajación de los esfuerzos de los gobiernos a la hora de poner en marcha reformas poco populares es de hecho una de las preocupaciones de Berlín, que finalmente ha aceptado a contradientes este programa del BCE en nombre de su independencia.

Las reacciones no se han hecho esperar

La canciller alemana, Angela Merkel, recordó desde Davos, donde participa en el Foro Económico Mundial, que la "decisión del BCE no debe hacernos desviar del camino" de las reformas necesarias para los gobiernos europeos.

publicidad

Algunos, en particular en Alemania, habrían preferido que el consejo de gobernadores esperara a ver los efectos de la vertiginosa caída de los precios del petróleo en la coyuntura económica y en la inflación.

Por su parte, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aplaudió la decisión del Banco Central Europeo como un paso para combatir la baja inflación en la zona euro.

"La expansión del balance del BCE ayudará a rebajar los costes del crédito en la zona euro, elevará las expectativas de inflación y reducirá el riesgo de un periodo prolongado de baja inflación", aseguró Lagarde en un comunicado, citó a su vez Efe.

"Asimismo", agregó, "estas medidas incrementarán de manera contundente las perspectivas de que el BCE alcance su mandato de estabilidad de precios".

No obstante, Lagarde recordó que "es esencial que la expansiva política monetaria sea respalda por un conjunto oportuno e integral de medidas en otras áreas", entre las que citó "las reformas estructurales para impulsar el crecimiento económico y asegurar un amplio apoyo para las políticas de gestión de demanda".

En sus últimas previsiones económicas globales, el FMI reiteró los riesgos de la baja inflación en la zona euro, para la que redujo sus previsiones de crecimiento en 2015 a un 1.2%, dos décimas menos que en octubre.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad